Sanidad
La lista de espera para operaciones quirúrgicas alcanza su récord en Madrid

Ascienden a 80.452 las personas enfermas que esperan para ser operadas en la Comunidad de Madrid, una cifra que no se había alcanzado nunca antes en la región.

, Madrid
23/02/16 · 11:53
Esperanza Aguirre en la inauguración del Hospital concertado de Torrejón de ardoz

Con la llegada de Cristina Cifuentes a la presidencia de la Comunidad de Madrid, se volvió al antiguo sistema de contabilidad de pacientes en lista de espera. Esto permitió a la capital regresar al cómputo estatal del Ministerio de Sanidad, del que había sido expulsada. La vuelta respondía a una cuestión de "transparencia", según la presidenta.

El regreso al formato tradicional refleja unas cifras mayores en las listas. En junio del año pasado había que esperar de media 11 días, mientras que con el nuevo formato, para diciembre del mismo año, la cifra alcanzó los 43 días de espera. Ese mes, el número de pacientes en espera se encontraba en torno a los 79.444. Con el retorno al anterior procedimiento, ascienden en el mes de enero a 80.452 pacientes.
 

Ese mismo mes, el consejero de Sanidad, Jesús Sánchez Martos, presentaba el Plan integral de mejora de listas de espera quirúrgica. En el programa se hacía autocrítica desde la Administración al afirmar que "la información de lista de espera de pruebas diagnósticas es parcial y de escasa calidad”, debido a la forma de citar, ya que "mientras unos centros realizan la citación por paciente, otros registran exploraciones, lo que conlleva que los datos de pacientes en lista de espera diagnóstica y la actividad realizada en los centros no sea comparable”, explicaba el documento.
 



En alusión a los tiempos de espera quirúrgica, el texto recoge una percepción de deterioro por parte de la ciudadanía, que "no está reflejado en los datos objetivos publicados, y ello se debe a que éstos sólo hacen referencia a pacientes incluidos en lista de espera estructural”.
 

En conversación con Diagonal, Antonio Gómez Liébana, integrante de la Coordinadora Anti-Privatización de la Sanidad (CAS)afirma que “el tema de las listas es un tema estructural. Todos los sistemas tienen listas de espera, pero en el Estado español es el más grande”.
 

“Nunca se ha querido crear un segundo turno de médicos para que los recursos de los que dispone la sanidad pública funcionen al 100%”

Para Gómez, el problema es que “nunca se ha querido crear un segundo turno de médicos para que los recursos de los que dispone la sanidad pública funcionen al 100%”. Según el integrante de CAS-Madrid, hay intereses cruzados “tanto por la clase política como por los profesionales sanitarios”las listas de espera se crean por una infrautilización de los recursos del sistema. “No hay un control y trasparencia de los sistemas sanitarios, los datos no son públicos, y los que lo son, son muy generales”, lamenta.
 

Además, considera que “hay médicos que se benefician del sistema con las lista de espera”debido a que éstas terminan por generar un escándalo que provoca que los partidos destinen “crédito extraordinario para reducirlas”. Pero, denuncia Gómez, para reducirlas “a los pacientes se les puede mandar a la privada o se pueden hacer peonadas”, que consisten en operaciones en horario de tarde, por las que los médicos cobran partidas que son añadidas a su sueldo. 
 

Precisamente, con el Plan Integral de Mejora de Listas de Espera Quirúrgica, según afirma el integrante de la Coordinadora, se trata de “destinar una cantidad millonaria para reducir las listas de espera mediante peonadas”. La solución, sin embargo, pasaría más bien por “una plantilla de turno fijo por las tardes, financiada con el dinero de esas peonadas, que podrían operar por las tardes como hacen los suecos o los daneses”. De esta forma, “trabajas con los pacientes sin tener que derivarlos a la privada, con un crecimiento de puestos de trabajo que permitiría atraer a jóvenes que se marchan al extranjero para poder trabajar”.

El "truco" de las listas de Aguirre

Durante la presidencia de Esperanza Aguirrelas listas de espera quirúrgicas fueron divididas en tres: la primera estructural, tomada como referencia para comparar entre comunidades autónomas, y que suponía un 47,66% de los pacientes; la segunda incluía a quienes rechazan la derivación a otros centros diferentes al suyo, un 42,51%, y una tercera en la que se engloba a los pacientes "transitoriamente no programables", el 9,81% restantes. Todo ello de un total de 79.444 pacientes registrados a diciembre del año pasado.
 

Esta última categoría fue el motivo para expulsar a la comunidad del cómputo general que mantiene el Ministerio de Sanidad, debido a que el paciente no se contabilizaba en las listas hasta que no hubiese superado el preoperatorio con el anestesista, pese a tener una fecha fijada de operación. Además, este método sólo computaba los días laborables. Se trata de “un truco contableque permitía sacar de la lista estructural parte de los pacientes que se negaban a ser operados en los privados”, sostiene Gómez
 

Además, desde CAS exigen que se derogue el artículo 90 de la Ley General de Sanidadque “permite derivar pacientes de la sanidad pública a la privada”, así como la derogación de la Ley 15/97, que “permite la privatización de la sanidad, algo por lo que entregamos millón y medio de firmas sin que nadie nos hiciese caso”.
 

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto