Vídeo I pensamiento feminista
Brigitte Vasallo: "El pensamiento monógamo genera identidades cerradas que operan con violencia"

Entrevista a la pensadora feminista Brigitte Vasallo, autora de 'PornoBurka'.

10/02/16 · 13:22

Brigitte Vasallo se considera una escritora a trompicones, periodista a ratos, feminista anti-racista (ambas perspectivas necesariamente juntas), con especial obsesión por la islamofobia de género, y especial querencia por las relaciones no-monógamas e inclusivas como forma de resistencia política.

Ha escrito la novela PornoBurka, prologada por Juan Goytisolo, y realiza los talleres #OccupyLove, para replantearnos la monogamia sin dejarnos el pellejo (ni el feminismo) en el intento y "Islamofobia e islamofobia de género. Herramientas para descolonizar la mirada".

Ha vivido buena parte de su vida en Marruecos, lo cuál le hizo consciente de haber sido construida en el etnocentrismo, la colonialidad y la arrogancia cultural. Intenta que su trabajo y activismo cruce luchas y resistencias desde un lugar de enunciación situado, con especial obsesión por la islamofobia como forma de racismo, el género y la construcción de alteridad a través de las relaciones sexo-afectivas disidentes.

En la entrevista, Brigitte, nos hablará de todos esos temas en los que trabaja actualmente, por lo que en la entrevista vamos a levantar las limitaciones para dejarla cabalgar y ver dónde nos lleva.

Pieza original publicada en La entrevista del mes

Tags relacionados: feminismo machismos patriarcado
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

2

  • |
    andorko
    |
    11/02/2016 - 6:26pm
    Hola, JZaara. Creo que estás dejando pasar la parte más importante de la crítica que esta señora hace a la monogamia. Ella ve la monogamia como una manera de pensar más que como una práctica. No creo que su crítica sea tanto contra la gente que quiere tener una relación monógama, sino contra una serie de valores implícitos que, ella entiende, hay que desmontar. Por ejemplo, tu sensación de seguridad y confianza dentro de esa pareja está directamente relacionada con tu capacidad de monopolizar una serie de recursos que tu pareja tiene (dinero, tiempo, energía emocional...), y de los que todas las demás personas son necesariamente excluidas. La sexualdiad o el cariño adquieren valor no en sí mismos, sino a base de crear carestía artificial mediante una reducción de la oferta. Suena bastante capitalista, ¿no? Es más, ser el egoísta que el capitalismo te exige ser solo es posible si vives en la ilusión de que, cuando llegas a casa y cierras la puerta, estás a salvo del capitalismo. Creo que ella va más bien por ahí. No le está diciendo a nadie que tenga más relaciones sexuales de las que ya tiene, ni nada de eso. No veo ese imperativo. De hecho, ella hace referencia a esa exclusividad también en relación con el Estado nacional ("estos son mis recursos como español y no pueden ser de nadie que no sea miembro de esta relación nación-Estado") y advierte de que ella no está pidiendo que se destruyan los lazos valiosos que ya tenemos. Creo que ella va más por el camino de deconstruir (es decir, entender, criticar y redefinir) más que de prohibirle a nadie en concreto que tenga una relación monógama. ¿Cómo lo ves? Me pregunto qué pensarán los demás lectores.
  • |
    JZaara
    |
    11/02/2016 - 7:05am
    Todo muy bien hasta el min 13. Su teoría se cae... Habla de que no le sirve un feminismo capitalista ni un feminismo opresor y el título de la entrevista no puede ser más autoritario e "imperativista": ¿qué tiene que ver la monogamia con la opresión? ¿ahora ser libre pasa por ser polígamo o por las relaciones abiertas? Este pensamiento me parece otra forma de dominio encubierto. La libertad también es poder elegir una pareja y querer estar con ella. La monogamia no tiene porqué ser un sistema cerrado: las personas libres que eligen estar en compañía de otra, sólo una, ¿por qué no? Creo que la libertad no puede jugar con imperativos, ni de un extremo ni del otro. Para mí su teoría es un imperativo excluyente. La libertad pasa por elegir tener relaciones de amor (sean polígamas, monógamas o como se quiera que sean) y de amistad. La entrevistada cae en una simplificación dualista de las relaciones, como si ser monógamo fuera un extremo malo y conservador. Hay parejas felices que eligen estar sólo con una persona y esto no quiere decir que estén ciegos a la posibilidad de cambio, o a la aparición de otra persona que pueda cambiar su situación actual. También existe esta gama de grises, de personas con los pies en la tierra que viven en monogamia feliz y elegida. La teoría de Brigitte en mi opinión se cae porque se aparta del pensamiento monógamo y se deja deslumbrar por otro pensamiento imperativo: el del consumo. Creo que el sistema consumista ha provocado esta moda de hacer a las relaciones abiertas abanderadas de la libertad, cuando para mí están cayendo sólo en una concepción hedonista, efímera y consumista de la vida. El problema es que como son personas nuestro objeto de deseo y placer parece que nada tiene que ver con el consumo. Pero al final, se trata de lo mismo. Habla del capitalismo como el sistema opresor y en mi opinión está omitiendo el gran monstruo al que nos enfrentamos hoy en día: el sistema neoliberal que opera su poder de forma mucho más sutil cuya eficacia es el hacernos ver que no nos está oprimiendo. Su discurso resuena al imperialismo del consumo. ¿Por qué desmontar un sentimiento afectivo que nos une a otra persona? Para mí es otro ejemplo de crítica al sistema dentro del sistema.