Gran parte de los montes de la cornisa cantábrica han sido arrasados
Incendios que prenden en invierno

Agentes forestales denuncian que el 90% de los fuegos que han sufrido en diciembre Cantabria y Asturias, han sido provocados por ganaderos para cobrar la PAC.

06/01/16 · 7:50
Incendio en Sopelana, Bizkaia. / Javier Mendia García

Más de 453 incendios han asolado Asturias en la última quincena de diciembre, más de 200 Cantabria y un número menor ha afectado también a Galicia, País Vasco y Navarra. Han sido cientos de fuegos y, en la mayoría de los casos, cada incendio ha ido acompañado de un elevado número de focos que se iniciaban simultáneamente.

Las llamas han calcinado zonas de gran valor ambiental y paisajístico de la cornisa cantábrica. Áreas de parques naturales y espacios valiosos de la Red Natura 2000 han quedado arrasados. Las altas temperaturas, el persistente viento del sur, seco, y las quemas de los ganaderos para conseguir pastos mejores en primavera están detrás de esta ola de incendios provocados. Pero no sólo; los expertos apuntan más causas.

Cuidar el monte todo el año

“El monte está abandonado, y esto lo demuestra que los incendios son del 1 de enero al 31 de diciembre. No sólo en verano. En la cornisa cantábrica han tenido las mismas condiciones que tenemos en Levante: viento del sur y terreno muy seco. En la Comunidad Valenciana estamos en alerta [4 de enero] y ya se ha producido un incendio”, dice Jaime Senabre, bombero forestal del Simposio Nacional de Incendios Forestales.

Por su extensión, Cantabria ha sido la comunidad más afectada. Cuen­ta con 500.000 hectáreas, de las cuales han ardido dos terceras partes, según el presidente de la Asociación Cántabra de Agentes del Medio Natural, José Antonio García. El agente afirma que es pronto para saber con exactitud las cifras: “Es necesario medir, pero las 2.000 hectáreas quemadas que se han adelantado me parece una previsión muy optimista”. García señala que los incendios han llegado a ser más de 400 en esta comunidad (grandes y pequeños) y lamenta que, a pesar de todo, “no existe ninguna denuncia administrativa”. Recuerda que, en Cantabria, la mayoría son montes de utilidad pública, “cuentan con una protección especial y regulan, por ejemplo, la economía muchos de los pueblos”.
 

"Sabemos quiénes son, sólo nos falta pillarles y probarlo”, explica José Antonio García

Sin ambages, señala que “no pretendo atacar a los ganaderos, pero el 90% de los incendios los han provocado ganaderos incendiarios, ganaderos delincuentes”, afirma. García apunta también que “tanto mis compañeros como yo los conocemos, son muchos años recorriendo los montes. Sabemos quiénes son, sólo nos falta pillarles y probarlo”, explica.

“Pedimos más vigilancia preventiva, más medios materiales y humanos, pero cada año tenemos menos retenes, menos personal y más recortes”, denuncia García. E insiste en que se vede al pastoreo el bosque quemado y se eliminen las subvenciones: “Entonces los propios ganaderos van a denunciar a quienes han sido”.

En Asturias, el fuego tampoco ha dado tregua. Las llamas han destruido los montes de más de 40 municipios. Según datos del Principado de Asturias, los incendios han calcinado más de 10.000 hectáreas. El entorno de Llanes, Ribadesella y Cangas de Onís, entre otros, ha quedado calcinado. El incendio más grave se produjo en El Franco el pasado 19 de diciembre y afectó a un total de 3.500 hectáreas, de las cuales 2.000 han quedado destruidas. “Llevo 23 años como agente forestal aquí y nunca he visto nada igual”, dice, afectado, Manuel Fernández Fabián, presidente de la Asociación de Guardas del Medio Natural del Principado de Asturias.

“En Asturias no se concibe eso de que tires una colilla desde un coche y se prenda fuego, la humedad de la vegetación lo impide”, aclara Fernández Fabián, y explica a Diagonal que “sin una mecha y sin esperar a que se encienda no arde el monte en Asturias”, aunque reconoce que esta vez han sido muchos días con viento del sur y sin lluvias. Sobre la autoría de los incendios no cree que alguien queme el monte para construir, como permite desde el año pasado la Ley de Montes que aprobó el PP: “Los terrenos donde se han producido los incendios tienen tanta pendiente y son tan abruptos que no se permitiría construir”, afirma.

“Terroristas ambientales”

El agente mantiene que no es un “descuido” de los ganaderos porque “el monte es su patrimonio. En zonas muy aisladas, a las tres y cuatro de la madrugada, se han producido hasta 20 focos a la vez. Son incendios intencionados”, y añade con rabia que “los que han prendido el fuego son terroristas ambientales”.
 

"En zonas muy aisladas, a las tres y cuatro de la madrugada, se han producido hasta 20 focos a la vez"

Las investigaciones coinciden en que algunos ganaderos han aprovechado el uso del fuego que hacen tradicionalmente en la cornisa cantábrica en estas fechas, en zonas de matorral, para conseguir mejores pastos en primavera para el ganado, y de paso prender el monte.

Desde la Fundación Naturaleza y Hombre, con sede en Cantabria, se señala: “Con un origen mayoritariamente ganadero, para la obtención de pastos tiernos, cada año se recurre a esta técnica insostenible de quemar de forma incontrolada los montes, con una práctica ya asumida como tradicional, pero completamente insostenible, ilegal y de la que cualquier gestión moderna debe huir”. En cuanto a los autores, esta fundación, cuya actividad es la conservación del patrimonio natural y la defensa de los montes, los califica como “salvajes pirómanos que atentan con auténtica impunidad ante la falta de medios para perseguir a estos delincuentes”.

Además, muchos propietarios de ganado cobran sustanciosas subvenciones. Juan Manuel Pérez de Ana, biólogo que trabaja como agente forestal, detalla en su blog que al menos dos ganaderos fueron perceptores en 2014 de “ayudas superiores a lo que cobra el presidente del Gobierno”.

Subvenciones sustanciosas

El caso de las subvenciones afecta por ejemplo a José Antonio G. Á., de Cangas de Onís, que cobró en 2014 hasta 127.338 euros, procedentes de la Política Agraria Común (PAC), por superficie de pasto en los montes de su propiedad. Muchos ganaderos queman el matorral de sus montes para ampliar la superficie de pasto y cobrar más subvenciones. Ese mismo ganadero declaró a un medio local: “Si pudiera derogaría el parque nacional, a los ganaderos sólo nos trae problemas” y “en los Picos de Europa no debería haber ningún lobo, porque esa especie es totalmente incompatible con la actividad ganadera”, según el blog de Pérez de Ana.

“Aunque tradicionalmente se hacen quemas, eso no quiere decir que sean legales”, dice a Diagonal Rubén Cabrero, presidente de la Asociación Española de Agentes Forestales y Medioambientales de España. “Que­mar el monte no es legal, es un delito tipificado en el Código Penal”. Y explica que lo de quemar los pastos “tiene truco”, porque se prende fuego sabiendo que van a arder los árboles. “Así van a tener hierba nueva y las subvenciones de la PAC”, continúa. Cabrero aclara que “los que han provocado esos incendios son incendiarios, tienen una intención de conseguir más pastos y cobrar. No son pirómanos, enfermos que no saben lo que puede ocurrir”, matiza.
 

Muchos ganaderos queman el matorral de sus montes para ampliar la superficie de pasto y cobrar más subvenciones

El portavoz de los agentes forestales y medioambientales del Estado español también recuerda que “gracias a la lucha de los agentes forestales se consiguió modificar el proyecto de Ley de Montes del PP que pretendía dejarles sin atribuciones. “La ley nos quitaba la figura de policía judicial e impedía que investigáramos delitos ambientales, como los incendios. Finalmente, en el trámite de la ley en el Senado, en el periodo de alegaciones conseguimos mantenernos como policías judiciales”, pero se enfrentan a los recortes y falta de medios. Por ello pide a las comunidades autónomas que “potencien la investigación de los incendios a través de los agentes ambientales” como conocedores del campo.

En la lucha contra los incendios muchos se juegan la vida. El pasado 23 de diciembre murió un piloto de helicóptero, José Antonio Rodríguez, en la extinción de un incendio en el municipio asturiano de Parres. El helicóptero chocó debido a la falta de visibilidad por el humo. Ese día había en Asturias 14 incendios provocados tres días antes con 147 focos ardiendo a la vez. Desde la Fundación Hombre y Naturaleza se pide también “castigar ejemplarmente a los incendiarios, entre otras razones para motivar y por respeto a las brigadas que arriesgan la vida en los incendios”.

Pero no es sólo el fuego. “Ya está lloviendo y nevando en algunos sitios, y ahora la erosión de los terrenos va a ser brutal”, reconoce Fernández Fabián. El agua arrastra los suelos antes sujetos por la vegetación. Por ello desde la Coordinadora Ecoloxista solicitan que se prohíba el ganado en las zonas quemadas para evitar que aumente más la pérdida de suelo y vegetación y “se acote el pastoreo en todas las zonas incenciadas”.

Otro factor de riesgo es la falta de mantenimiento y vigilancia de los montes. El agente denuncia que “no existen en Asturias patrullas de vigilancia: “Si tú quieres prender fuego al monte, los agentes forestales no te van a sorprender”, dice Fernández Fabián. Senabre coincide con él y manifiesta que “los montes están como están. No se puede tener cuadrillas de gente contratada unos meses y con total precariedad, por cuatro perras, pero cuando hay un incendio los van a buscar a su casa y levántate de tu cama y juégate la vida”.

El fenómeno de El Niño

Los incendios en la cornisa cantábrica han contado no sólo con la mano del hombre, también con una climatología favorable. Muchos hablan de cambio climático. Sin embargo, para Jorge Olcina, catedrático de Análisis Geográfico y responsable del Instituto de Climatología de la Universidad de Alicante, “no se puede hablar en este caso de cambio climático, porque éste es un proceso a medio y largo plazo. Lo que sí estamos notando del cambio climático es la subida de temperaturas”.

Esas temperaturas suaves y la ausencia de lluvia de este invierno tienen que ver, según Olcina, con El Niño, un fenómeno natural que va ligado al calentamiento de las aguas del Pacífico: “Lo que está ocurriendo en el Pacífico con el fenómeno de El Niño es que ha alterado toda la circulación atmosférica de Europa. Ha provocado la instalación de un potente anticiclón en noviembre y diciembre”. El climatólogo señala que esa situación es “la causante directa de la sequedad ambiental del terreno” y ha impedido que llueva. “Se han creado las condiciones necesarias en la cornisa cantábrica para que cualquier pequeño incendio cobrara una significación importante”, explica Olcina, y advierte también de que ésa va ser también la tónica de los incendios en todo el territorio peninsular para este año.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

4

  • |
    Manuel Fernández Fabián
    |
    07/01/2016 - 6:12pm
    Anselmo García Magdalena. Doy por hecho que para hablar con la ligereza que lo haces no has perdido a ningúna persona cercana luchando contra el fuego, o ninguna haya resultado herida, ni has temido que se quemara tu casa o tus bienes en una noche interminable. Claro que el abandono de los montes propicia los grandes incendios, pero si estos son provocados, la única responsabilidad es de quien lo ha hecho. Y en cuanto a quien es más útil a la sociedad quien desde luego no es quien se permite destruir el patrimonio de todos.
  • |
    durruti
    |
    07/01/2016 - 1:00pm
    Lo que dice este artículo es que saca en subvenciones/ayudas más dinero que el sueldo anual del presidente del gobierno. ABSOLUTAMENTE INDECENTE!!! sea ganadero, banquero o lo que sea. Te recuerdo que hay gentes que no tienen posibilidad de cubrir sus necesidades básicas a las que se les niega las ayudas que les corresponden (de acuerdo a vuestra constitución todo ciudadano español tiene derecho a una vida digna), y tú parece que estas de acuerdo con que le pagemos a escote un dineral a gente que luego se las da de empresario y de que tienen los ingresos que tienen por su "esfuerzo" y "trabajo". NO discuto que entre todos los ganaderos haya gente decente y legal, pero hay un porcentaje importante que se dedica a hinchar a antibioticos a sus animales y a hacer todo tipo de practicas de dudosa legalidad/ética para sacar más beneficios. ¿O me vas a negar que se rigen unicamente por la filosofía neoliberal de maximizar los beneficios a costa de lo que haga falta?
  • |
    Rakel
    |
    07/01/2016 - 11:25am
    Es muy grave lo que ha pasado. Los incendios han dejado un paisaje desolador y tienen un impacto muy grave sobre el medio ambiente. La Política Agraria Común, PAC, es muy dañina, pan para hoy y hambre para mañana. Si a eso añadimos a algunos ganaderos que son, como dice el artículo "terroristas ambientales", el medio natural está en peligro, en sus manos. Además las administraciones no toman medidas, supongo que porque les interesa el voto de esos ganaderos...Que encima de quemar el monte cobren miles de euros es un delito y si además recortamos el mantenimiento de los montes y si quitamos a los agentes forestales sus atribuciones para que no exista vigilancia, todo el campo es de estos incendiarios.... Se sabe, como afirma un agente forestal, que los incendios han sido provocados 100% por estos ganaderos. Pero parece que aquí no pasa nada. Salud.
  • |
    Anselmo García Magdalena
    |
    07/01/2016 - 8:35am
    "Terroristas ambientales" son los que con normativas absurdas impiden la ordenación territorial y ambiental para que la ganadería tradicional en Asturias y Cantabria pueda subsistir. Ni se hacen quemas controladas para evitar las descontroladas ni desbroces racionalmente programados. Eso es lo facilita los incendios de grandes dimensiones. ¿Un ganadero no puede obtener más ingresos que el presidente del gobierno? ¿Cuánto obtiene un banquero? ¿Quién es más útil a la sociedad?