Los ultrarricos de la capital
Madrid, el dorado de las grandes fortunas

La compraventa de suelo e inmuebles, las adjudicaciones y las rebajas fiscales, principales nichos de beneficio de los más ricos.

10/01/16 · 7:01
Edición impresa
En la fotografía, aparecen en el palco del Santiago Bernabéu: Manuela Carmena, Florentino Pérez, Ignacio González, Juan Carlos I, Jesús Posada, Fernando Fernández Tapias, José Sánchez Bernal, Pedro López Jiménez o Javier López del Hierro. / J. Luis Cuesta

Acaso intoxicado por los dulces navideños, el 2 de enero José Luis Sanchís Armelles, expresidente de la Asociación Mundial de Consultores Políticos, publicaba un artículo en El Mundo en el que proponía un Gobierno de concentración formado por algunos políticos populares y socialistas no elegidos el 20 de diciembre y una serie de banqueros y empresarios del Ibex 35. La idea de Sanchís no era nueva, el 25 de diciembre Expansión llevaba en sus páginas el sueño húmedo de un Gobierno presidido por César Alierta, presidente de Telefónica, con tres vicepresidentes: Pablo Isla (Inditex), Isidre Fainé (La Caixa) y Florentino Pérez (ACS), y una serie de ministros procedentes de El Corte Inglés, el Santander u OHL.

Todo se hubiese quedado en un chiste si no fuera porque algunas de esas fortunas ya tienen un peso indudable en las políticas llevadas a cabo por el Gobierno. La banca, que ha recibido más de 1,4 billones de euros en concepto de rescate, o las eléctricas, han marcado, especialmente desde el estallido de la crisis económica, las políticas de ministerios como Economía o Industria. Pero, ¿qué peso tienen las grandes empresas y las grandes fortunas sobre las políticas municipales y autonómicas?

Madrid se ha convertido en un oasis para las grandes fortunas a nivel fiscal

La entrada de Ahora Madrid en el Ayuntamiento de la capital ha estado acompañada, según Mauricio Valiente, tercer teniente de alcalde de la capital, de una “campaña de acoso y derribo” por parte de la prensa afín al Gobierno anterior. Anécdotas como las críticas por sustituir el palco VIP en la cabalgata de Reyes por una grada para personas con diversidad funcional o el affaire de los Belenes –la campaña mediática para denunciar la retirada de las natividades decorativas, una retirada que no se ha producido–, se han visto acompañadas de otras más ajustadas a las luchas entre clases en la ciudad. Entre estas últimas, Valiente recuerda la polémica en torno a la “tasa turística” planteada por el área de Hacienda para recaudar pequeñas cantidades por parte de las personas que pernoctan en hoteles de la capital.

Con esa idea de tasa turística, el área que dirige Carlos Sánchez Mato “tocaba” uno de los principales, si no el primero, nicho de negocio de la capital: el turismo. Eduardo Gutiérrez, portavoz de la Comisión de Presupuestos y Economía de Podemos en la Comunidad de Madrid, considera ese sector como la burbuja en la que permanece subida la economía madrileña. Para Gutiérrez, éste es un modelo que lleva “progresivamente a la desigualdad, a la concentración de la riqueza y de los recursos públicos en un grupo reducido de grandes empresas, y a la pauperización del modelo empresarial de la Comunidad de Madrid”.

El turismo y el suelo

“Está bien que haya un hotel bonito ahí”, decía Manuela Carmena en una entrevista en el programa de TV Siberia en referencia al proyecto del grupo Villar Mir en Canalejas. Ese bonito hotel, que regentará la canadiense Four Seasons, no es el único. Según señala José Leal, periodista de El Mundo experto en las grandes fortunas españolas, en los últimos años, “lo que más se está comprando y vendiendo en Madrid son hoteles”, y son varias las cadenas internacionales que le han echado el ojo a la ciudad, a la vista de las gangas inmobiliarias.

Ya durante 2014, un informe de la consultora Irea cifraba en más de 1.000 millones el monto de las operaciones cerradas en torno al mercado hotelero en España, “el mejor dato en 20 años”. El Grupo Hotusa, con Amancio López a la cabeza, compró a principios de diciembre el Hotel Sheraton Mirasierra. Con él ya acumula 145 hoteles en todo el mundo bajo sus marcas Eurostars y Exo Hotels, cinco de ellos en la ciudad de Madrid. Blas Herrero, dueño de Kiss FM, también se ha lanzado a la compra de hoteles asesorado por el marido de María Dolores de Cospedal, Ignacio López del Hierro. A principios de 2014 adquirió dos hoteles cerca de la estación de Chamartín y de Plaza de Castilla.

 

Pero, para hablar de quien manda en Madrid, también hay que echar un vistazo a los nombres que tienen la ciudad en propiedad. “Por una parte están los viejos propietarios, por otra, los fondos de inversión son los nuevos propietarios, lo están copando todo, tanto edificios de viviendas como locales comerciales o de oficinas”, explica José Leal. “Ahora mismo, en Madrid y Barcelona, está todo tan barato que interesa invertir la pasta en el ladrillo, y hay muchísimo dinero de EE UU que necesita colocarse”.

El fondo de inversión estadounidense Rialto Capital y, sobre todo, el Grupo Wanda desde China –edificio España, operación Campamento– son algunos de los fondos que se han lanzado a la compra de inmuebles y suelo. Junto a ellos aún quedan grandes propietarios ya conocidos entre el alto standing madrileño.

Leal señala como algunos de los principales propietarios de la ciudad al jefazo de Inditex, Amancio Ortega, al Consejo de la Abogacía y a Mutua Madrileña. Como bien presume en su propia web, la Mutua es “propietaria de uno de los patrimonios inmobiliarios más relevantes de España”: 23 edificios que ocupan una superficie de 208.000 metros cuadrados. La cartera del Consejo de la Abogacía es aún mayor: 42 inmuebles, 26 de ellos en Madrid, entre los que se cuentan un edificio de oficinas en Agustín de Foxá, otro en Gran Vía y uno más en Recoletos. Pero, como no podía ser menos para el cuarto hombre más rico del mundo, la cartera de inmuebles de Amancio Ortega en Madrid es la que guarda más joyas: Gran Vía, Paseo de la Castellana y la Torre Picasso –comprada por 400 millones de euros en 2011–, entre otras.

El Caso Bankia ha sido el que ha producido mayor trastorno en la fuerza de las grandes fortunas: “Aunque muchos de sus miembros se han recolocado en otros puestos, es evidente que algunos nombres han dejado de tener el poder que tenían, en parte gracias a la presión y las críticas sociales”, afirma Eva Belmonte. 

Son muchos más los nombres que se reparten las arterias madrileñas, algunos de ellos conocidos también por la tajada que se llevan de los contratos públicos, como Villar Mir (OHL), que acapara en su cartera el edificio Torre Espacio, el Centro Canalejas, Velázquez y el Espacio Torrijos, en el barrio de Salamanca. Otros son menos conocidos, como la Orden Tercera de San Francisco de Asís, que además de propietaria del hospital en activo más antiguo de España, lo es también de unos 70 edificios en el centro madrileño, sobre todo en el barrio de Lavapiés y cerca de la Plaza Mayor, todos bendecidos por la exención del pago del impuesto sobre bienes inmuebles del que disfruta la iglesia. También Marco Colomer Barrigón, quien, a través de Pryconsa, ha construido o está en fase de construir 25 complejos urbanísticos en toda la comunidad de Madrid que sumarán más de 1.500 viviendas. O Ignacio Mencos, familia de Esperanza Aguirre y representante de Lazora, “el mayor grupo español de capital privado dedicado a la vivienda protegida en alquiler”, según dice su web. Sólo en Madrid acumula hasta 32 edificios que suman cientos de viviendas listas para alquilar a las que se suman otros cientos de viviendas, con inquilinos incluidos, compradas al IVIMA.

Para Eduardo Gutiérrez, el regreso a la fiebre del ladrillo no trae buenas noticias: “Es una inversión de cartera, no va a aumentar el patrimonio fiscal de la Comunidad”, explica. En la Asamblea de Madrid se conocen bien este tipo de cambios de mano del patrimonio: en noviembre, el exconsejero de Vivienda de la Comunidad compareció ante la comisión anticorrupción del Gobierno regional para explicar la venta de 2.935 viviendas públicas a Azora, un fondo de Goldman Sachs.
 

Desde el Ayuntamiento, Mauricio Valiente apuesta por un “blindaje de la vivienda social” en aquello que dependa del equipo municipal “nada de venta a fondos buitres”. Además, desde Ahora Madrid se asegura que se hará “todo lo posible” por revertir los procesos de venta de vivienda pública abiertos por el anterior equipo.

 

Aguirre y los ‘grados Bacon’

La prolífica carrera del actor estadounidense Kevin Bacon ha dado lugar en Estados Unidos a la creación de un índice Bacon y de un juego con su nombre basado en la teoría de los grados de separación –por el que es posible establecer en sólo seis pasos una relación entre dos personas cualquiera–. Para Eva Belmonte, periodista de, entre otros, el proyecto Quién Manda, Esperanza Aguirre es la “Kevin Bacon” del poder madrileño. Para Belmonte, no es arriesgado decir que, igual que dijo Macià Alavedra sobre las 400 familias que controlan Catalunya, “existen esos pocos nombres que se repiten en todos los actos, fundaciones, contratos públicos… y en buena parte están vinculados con el PP madrileño, puesto que ha gobernado muchísimos años en Ayuntamiento y Comunidad. Más aún: de forma directa o indirecta, la mayoría está vinculado de una u otra manera a Esperanza Aguirre”, comenta esta periodista.

La web Quién Manda es un modo entretenido de pasar la tarde y, más allá de eso, un modo de enlazar las carreras y las vidas de quienes tienen el poder en el Estado español. En Madrid, Belmonte identifica algunos nodos en los que se dejan ver juntas algunas de estas personas. Las aulas del colegio de El Pilar, en el distrito de Salamanca –una escuela de formación de mandamases– o del ICADE son los lugares desde donde entrar por derecho propio en algunos de los centros de poder de la capital. Los negocios urdidos en el palco del Santiago Bernabéu son famosos desde la época de José María Aznar e, incluso, han sido tema de las campañas electorales. Los pasillos del think tank conservador Real Instituto El Cano o las salas de reuniones del Museo del Prado son otros aglutinantes de las fortunas.

Pero Belmonte destaca dos espacios menos conocidos en los que se reproducen estas fortunas: “El primero es el Club de Madrid, que reúne a expresidentes de diferentes países y convoca a buena parte de la élite económica y política madrileña a cada uno de sus actos”. En segundo lugar, Belmonte destaca un organismo no oficial, el llamado Puente Aéreo. Un foro itinerante en el que “los empresarios más importantes de Madrid y Barcelona se reúnen cada cierto tiempo e invitan a sus fiestas privadas a los personajes más relevantes de la política. No es una asociación de empresarios oficial como la CEOE, no sabemos de qué hablan…”. Entre los miembros de ese grupo están algunos de los “ministrables” incluidos en las quinielas de El Mundo y Expansión: Villar Mir, Juan Rosell, Florentino Pérez o Antonio Brufau. También han asistido a las reuniones, algunas de las cuales han contado con la presencia de altos cargos del PP, dos proscritos como son el expresidente del Barça, Sandro Rosell, o Rodrigo Rato.

Mauricio Valiente cree que desde el Ayuntamiento se han comenzado a cambiar “las reglas del juego” pero reconoce que los procesos de privatización de los servicios públicos para interés privado “van cuesta abajo” mientras la remunicipalización encuentra una resistencia organizada por lo que antes se llamaban los poderes fácticos de la capital. “No nos hemos encontrado nada que no supiéramos, sabíamos que iba a ser difícil por la resistencia del poder económico”, pero, sin embargo, Valiente cree que la mayor dificultad ha sido “respetar las expectativas del conjunto de trabajadores” en los procesos de remunicipalización.

Pese al empeño por cambiar las reglas del juego, Vicente Pérez Quintana, de la Federación de Asociaciones de Vecinos, reconoce que el Ayuntamiento tiene poco margen. Tampoco para favorecer a las pequeñas y medianas empresas: “No hay un marco legal para que participemos en la adjudicación de contratos públicos ni para dar preferencia a empresas de la propia zona”, pese a ello, las asociaciones de vecinos buscan un modelo de adjudicaciones “en el que tengan preferencia las cooperativas y empresas no muy lucrativas”.

Sólo entre noviembre de 2014 y marzo de 2015, ACS sumó 35 millones más con 20 contratos de la Comunidad de Madrid, a través de sus marcas Clece, Cobra, API Movilidad o Socamex, relacionados con el Canal de Isabel II o la gestión de los teatros del Canal.

Las adjudicaciones

El nuevo Gobierno local se lo ha encontrado todo hecho, con la mayoría de las contrataciones gordas ya dadas, y es muy difícil que las pueda tocar”, explica Pérez. “Ahora el Ayuntamiento está corrigiendo cosas para que estos contratos no sean sólo una subasta, sino que respondan también a una calidad en el servicio”, añade.

Sacyr, empresa presidida por Manuel Manrique Cecilia –también alto mando de Repsol– y participada por la distribuidora petrolífera Disa, su representante Demetrio Carceller –al frente de la cervecera Damm– y José Manuel Loureda –que también se ha metido en Repsol– es la que se ha llevado el mayor trozo del pastel de los contratos integrales en Madrid: 680,8 millones de euros por dos lotes de las contratas de limpieza. Sacyr se reparte asimismo 316,3 millones, con Ferrovial, ACS y empresas relacionadas con el cada vez mayor negocio del aparcamiento, por los contratos para la gestión de la planta de biometanización de Valdemingómez y de movilidad. En total, unos 756 millones de euros.

ACS, del madrileño por excelencia Florentino Pérez, se ha llevado cerca de 179,8 millones por los contratos de movilidad y gestión de la planta de biometanización. A ellos se suman 250 millones más, a través de Dragados –firma adquirida en 2002–, por el contrato de gestión de infraestructuras viarias firmado en 2014.

FCC, el grupo de Esther Koplowitz, es otra de las empresas que más dinero se ha llevado con los contratos integrales firmados en 2013, con Ana Botella como alcaldesa: 352,8 millones de euros por uno de los lotes del contrato de limpieza. A ellos se suman al menos 25,5 millones más en contratas con el Canal de Isabel II firmadas entre enero y marzo de 2015. Le siguen de cerca Ferrovial –Rafael del Pino Calvo-Sotelo–, con otros 346 millones (limpieza y la planta de biometanización ya citada) y OHL –Grupo Villar Mir– con 321,8 millones por otro lote del contrato de limpieza y, al menos, 9,3 millones más por contratos de la Comunidad relacionados con el Canal de Isabel II entre septiembre de 2014 y febrero de 2015.

Deuda e impuestos

La historia de Madrid en el siglo XXI es también la historia de su deuda. El soterramiento de un sector de la M30 y el proyecto olímpico de Alberto Ruiz Gallardón generaron un nivel de endeudamiento que supone que uno de cada tres euros del presupuesto de la ciudad se dedica a pagar a los acreedores. La ciudad destinó en 2014 casi 1.500 millones al llamado servicio de la deuda, esto es, al pago de intereses y de vencimientos de los créditos adquiridos durante las vacas gordas del gallardonismo.

La deuda ha sido un problema para el municipio desde el comienzo del sueño olímpico, no así para la Comunidad, cuyo nivel de endeudamiento no alcanza el 13% del PIB de la región, muy lejos del 40% que supone para el País Valenciano o el 33% en el que se sitúa la deuda catalana. No obstante, Eduardo Gutiérrez, de Podemos, teme que las élites de la región hayan encontrado en la deuda un nuevo filón “diseñado al servicio de los bancos y en contra de la mayoría de la Comunidad de Madrid”.

De las 2.603 SICAV registradas en la CNMV, 2.429 tienen su domicilio en la Comunidad de Madrid. Este tipo de sociedades permiten una tributación de sólo el 1% sobre sus beneficios.

Gutiérrez señala que “en los próximos cuatro años, la Comunidad tiene que devolver más de 11.000 millones, eso significa una asfixia del copón bendito, cuando tal y como están los mercados, se podía acudir a los mercados y conseguir financiar a 15 o 20 años, cambiar la curva de vencimientos y, como consecuencia de eso, disponer de recursos para meter dinero en gasto público”. Para este diputado autonómico, el motivo de esta tendencia al endeudamiento es que cuando los diputados “salgan de aquí pueden ir a los consejos de administración bien de esas entidades bancarias o de empresas filiales de esas entidades”, denuncia.

Es sólo uno de los chollos que el sector financiero ha encontrado en la Comunidad, un destino para la “piratería fiscal”, según Gutiérrez. Para este diputado, Madrid se ha convertido en un oasis para las grandes fortunas, que están exentas de pagar el impuesto de patrimonio: “En 2013, a 16.153 contribuyentes madrileños, que son de los que están arriba en la distribución de la renta, se les regalaron 612 millones”, indica Gutiérrez.

Además, la Comunidad se ha convertido en un destino para las grandes fortunas en el otoño de sus vidas. Como se subrayó en el caso de la Duquesa de Alba, el empadronamiento en Madrid es un plus para los herederos del 1%, que no pagan impuestos de sucesiones y donaciones. Junto a deducciones en el IRPF como las que se aplican a la educación privada o las actividades en los mercados bursátiles alternativos, al bajo nivel de tasas al juego al uso de hidrocarburos y al relajamiento de la persecución del fraude fiscal, cada año se evaporan de los presupuestos de la Comunidad un total de 8.000 millones de euros de impuestos, “procedentes en su mayor parte de las grandes fortunas”, calcula este diputado autonómico.

Madrid: vivero de grandes fortunas

No parece que la desigualdad sea un gran problema para quienes están en la parte de arriba de la pirámide. El número de millonarios ha crecido en un 40% desde el comienzo de la crisis, y Madrid ya ha adelantado a Barcelona como vivero de multimillonarios: 1.135 personas con un patrimonio acumulado de 38.500 millones de euros viven en la capital. Junto a los negocios del sector servicios, dirigidos en gran parte al turismo, los monocultivos de fortunas dentro de las fronteras de la Comunidad de Madrid son otros tres: la banca y el sector financiero, las concesiones de servicios y el omnipresente ladrillo.

 
Tags relacionados: Número 261
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

3

  • |
    quique
    |
    11/01/2016 - 2:52pm
    http://elpais.com/diario/2003/10/10/opinion/1065736806_850215.html Este tipo de "paparruchas" de "ese tipo de gente" como diria la señora Aguirre, son lo que debemos mostrar a aquell@s que siguen viendo mas importante un puto (perdon pero es que es lo que pega aqui) traje de rey mago, que exigir a sus politicos manos quietas con las arcas publicas. Son cada vez mas los que dicen en voz alta que prefieren a uno que les robe a "toda esta mierda que llega ahora nueva".
  • |
    quique
    |
    11/01/2016 - 2:43pm
    Paparruchas todo esto, yo lo que quiero es que alguien le explique a mi hijo, el porque Manuela Carmena se ha cargado la Navidad. Con Esperanza todo era diferente, la gente reia por las calles, los coches no contaminaban, los contratos de limpieza no transcendian a la prensa... y ahora de repente todo es malo, incluso me entero de que estaremos pagando la M30 un monton de años, pero si la dejo pagada y se invito a unos cuantos pisos de proteccion oficial es señor Gallardon, que desproposito, eso sera que alguien de los de ahora esta robando el dinero,seguro... ya avise yo de que si ganaban los soviets pasaria esto.
  • |
    jose manuel martin moreno
    |
    10/01/2016 - 11:20pm
    Lo único que me sorprende de este articulo es lo que no se nombra, a ningún banco
  • Boletín