Aires tóxicos en el sur de Madrid
Demandan a un exfuncionario de Aguirre por la contaminación de Valdemingómez

José Trigueros Rodrigo (PP) ya había protagonizado un pelotazo en Fuerteventura en 2006 denunciado por Greenpeace.

25/11/15 · 14:42
La planta de Valdemingómez, en el suroeste de Madrid.

El pasado martes 24 de noviembre, familiares de fallecidos y afectados por la contaminación de la incineradora de Valdemingómez presentaron una denuncia contra el ex director general de Evaluación Ambiental de la Comunidad de Madrid, José Trigueros Rodrigo (PP), por emitir en 2008 una autorización ambiental para esta instalación del suroeste de Madrid sin contar con un estudio de impacto ambiental previo.

Las denuncias por los efectos nocivos de la incineradora sobre la salud se acumulan desde que esta infraestructura se puso en marcha en 1993. Desde entonces, 32 de las personas denunciantes afirman haber sufrido las emisiones, ya sea por su lugar de residencia como por su lugar de trabajo.

Nueve personas afectadas con cáncer de pulmón, cinco de próstata, cuatro de mama y el resto con diversas enfermedades graves como cáncer de colon, linfoma, cáncer en el cerebro, fibromialgia, cáncer de páncreas, piel, vejiga, útero, vaginal, lengua y leucemia...  Treinta y dos de los afectados denunciantes vivían a una distancia de entre 4,80 y 5,56 km de la incineradora y los cuatro restantes entre 6,42  y 7,5 km.
 

Las denuncias por los efectos nocivos de la incineradora sobre la salud se acumulan desde que se puso en marcha en 1993

La relación entre sus dolencias y la actividad de la incineradora se basa en el informe del Instituto de  Epidemiología de la Universidad Carlos III, en la que que se habla de “un incremento significativo del riesgo de muerte por cáncer en las localidades próximas a incineradoras”.

El colectivo de Afectadas por la Incineradora de Valdemingómez considera que todas estas enfermedades pudieron ser consecuencia de las emisiones tóxicas de la instalación.

Un historial comprometido

Los afectados acusan a José Trigueros Rodrigo de haber actuado de forma “arbitraria e injusta”, al conceder la autorización ambiental, sin prestar “atención a los efectos que sobre la salud de las personas y el medio ambiente tiene la concesión de la Autorización Ambiental Integrada”, según recoge la denuncia.

No es la primera vez que es cuestionada la actuación de este exfuncionario de Esperanza Aguirre a la hora de conceder autorizaciones ambientales a lucrativos proyectos. Durante el segundo Gobierno de Aznar, entre 2000 y 2004, Trigueros Rodrigo ocupó el puesto de director general de Costas, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente. En su mandato, fue el encargado de entregar durante 60 años una concesión de ocupación a un hotel construido sobre las dunas de Corralejo (Fuerteventura), declaradas Parque Natural, seis días antes de que se conociera la sentencia que declaraba ilegal el hotel.

“¿Por qué no esperó la Dirección General de Costas a tener una sentencia? Quizá el firmante de la concesión, José Trigueros Rodrigo, ex director general de Costas y actual viceconsejero de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, pueda explicarlo”, denunciaba en 2006 Greenpeace en su informe Destrucción a toda costa en julio de 2006. 

"La respuesta afirmativa de Costas sorprendió incluso a la Abogacía del Estado, que remitió un escrito al Ministerio de Medio Ambiente demandando explicaciones por su falta de coherencia", insistía el informe.

 

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto