Subvenciones y ayudas a los toros
Lenta agonía de la tauromaquia

El Gobierno popular favorece a una práctica en una crisis terminal de seguidores y apoyo social.

08/11/15 · 7:30
Edición impresa
Cada vez hay más muestras de oposición ciudadana a la tauromaquia, en este caso, contra el Toro de la Vega. / Adolfo Luján / Diso Press

La tauromaquia no es rentable. Ni en España ni en el resto de los países europeos y latinoamericanos en los que es legal. Sólo algunas ganaderías y profesionales escapan de la sostenibilidad ficticia de esta industria, cuya supervivencia depende de las diversas ayudas y subvenciones públicas. Ésta es la tesis del informe publicado en julio por la Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia y del Maltrato Animal (Avatma). Su objetivo es desmontar uno de los argumentos habituales de los defensores del toreo: la creación de puestos de trabajo y de riqueza económica. Creen, por el contrario, que el sector está conectado a respiración artificial.

Avatma constata una contradicción en las cifras: mientras que el número de profesionales registrados creció en 2.800 personas desde 2007 a 2014, (hasta situarse en 10.194), el número de festejos ha descendido un 51,16%: de 3.651 a 1.858 en el mismo periodo. Para esta asociación, este crecimiento es imposible en una actividad en decadencia. Este declive es también demográfico: el 68,7% de los novilleros tiene más de 30 años. Un dato importante si tenemos en cuenta que el paso de novillero a diestro requiere haber completado 25 novilladas con picadores.

El Gobierno buscó incluir la tauromaquia como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

Las plazas reflejan estadísticas parecidas. Pese al costoso mantenimiento que requieren, sufragado por ayuntamientos, diputaciones, comunidades autónomas y por los Fondos Europeos de Desarrollo Regional hasta su prohibición en octubre, sólo 447 de las 1.721 plazas ofrecieron festejos en 2014. 358 de ellas no ofrecieron más de dos en todo el año.

En las ganaderías de lidia la situación es parecida. Sólo el 23% de ellas contó con un animal suyo en algún festejo, es decir, 311 de 1.339. Y de éstas, sólo la mitad (155) vendió más de diez para este propósito. Según el informe, la sostenibilidad de estos negocios solo es posible si se deriva de otros usos comerciales. Alguno de ellos puede hallarse en los 15.848 festejos populares celebrados en 2014. Avatma recoge, sin embargo, que para este tipo de eventos los astados son baratos y de baja calidad Por ello, en abril de 2011, el entonces Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino emprendió un “programa de mejora de la raza bovina de lidia”, con un coste desconocido para los contribuyentes.

Patrimonio cultural

Al Gobierno, desde luego, le preocupa la tauromaquia. En 2013 la convirtió, por ley, en patrimonio cultural. Según la propia norma, “esto trae como consecuencia, en un marco de colaboración entre las distintas Administraciones Públicas, un deber general de protección y, a su vez, unas medidas de fomento y protección en el ámbito de la Administración General del Estado”. De hecho, entre sus objetivos está solicitar su inclusión de ésta como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en la lista de la Unesco.

Para el cumplimiento de tales propósitos se desarrolló el plan Pentauro, dependiente de la subsecretaría de Tauromaquia del Ministerio de Cultura. El exministro José Ignacio Wert declaró que este plan cuesta “cero euros”.

Donostia tendrá una consulta ciudadana para decidir sobre la cesión de espacios y subvenciones a los toros

Sin embargo, antes de irse, el actual Gobierno va a atender una de las demandas más deseadas del sector: la creación de un título de Formación Profesional básica en “tauromaquia y actividades auxiliares ganaderas”. Según Abc, “entre los contenidos específicamente taurinos, destacan la lidia y liturgia taurina, las suertes del toreo o la reglamentación y el Derecho taurino”.

¿Cuáles y cómo son, entonces, las subvenciones que recibe? Según la web ¿Dónde van mis impuestos?, el Gobierno dedicará 30.000 euros al premio nacional de la Tauromaquia en 2016. La opacidad y la dificultad de encontrar números fiables es altísima en este caso. Si tenemos en cuenta las estimaciones más conservadoras, hablamos de 33% de subvención del coste de los eventos, es decir, nunca menos de 550 millones de euros. El Pacma elevó, en 2011, la cifra hasta los 600 millones. Es difícil, no obstante, que no sea más. Ejemplo de ello son los más de nueve millones de euros gastados por TVE en la cobertura y producción de contenidos taurinos entre 2007 y 2011, y los más de dos millones de euros que Esperanza Aguirre admitió haber gastado en 2012 para su patrocinio.

Otra de las fuentes públicas de recepción son los 129,6 millones de euros de la Unión Europea que hasta ahora han recibido los ganaderos dedicados a estas lides. Estos fondos provinieron de la Política Agraria Común. Sin embargo, el 28 de octubre se aprobó en el Parlamento Europeo una iniciativa del grupo de Los Verdes para poner fin a estas subvenciones, con el voto a favor de 438 eurodiputados, 199 en contra y 50 abstenciones. Cabe señalar que sólo contó con dos votos a favor y dos abstenciones de los representantes del PSOE, cuya mayoría se posicionó en contra de la propuesta.

Ciudades sin corridas

La supresión de las ayudas y del fomento de la tauromaquia es uno de los compromisos más asumidos por los gobiernos de unidad popular en los municipios. El Ayuntamiento de Madrid ha anunciado la retirada de los 61.200 euros que destinó en 2015 a la escuela Marcial Landa. En Coruña, el Consistorio encabezado por Marea Atlántica canceló una corrida planteada para agosto. La indemnización que tendrán que afrontar es de 10.000 euros, frente a los 60.000 que eran necesarios para acondicionar la maestranza.

Siguiendo esta misma línea, el Ayuntamiento de Donostia (PNV) va a promover la primera consulta ciudadana realizada en todo el Estado para decidir sobre el alquiler y la cesión de espacios y equipamientos de titularidad municipal. También se consultará el otorgamiento de subvenciones para la realización de corridas de toros.

De los museos taurinos tampoco hay noticias mejores: según Diario Sur, la Diputación de Málaga desconoce la cantidad de visitantes que recibió el Centro de Arte de la Tauromaquia, inaugurado en febrero. La compra del edificio que lo alberga supuso 5,2 millones de euros a los malagueños, y el contrato del alquiler firmado con la Colección Juan Barco prevé que ésta sólo retribuirá un 20% del beneficio neto a la Diputación si sobrepasa las 80.000 visitas. Por su parte, el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha insistido en que cerrará el Museo del Toro de la ciudad pucelana porque “es un coste que no se puede justificar” al no tener “rentabilidad económica, cultural o social”.

9%
Sólo uno de cada cien profesionales taurinos intervinieron en un festejo en 2014. En concreto, el 23,08 % de los toreros, el 14,1% de los rejoneadores y el 4,18% de los novilleros. Es decir, 369 de 4.225.  
85K

En sólo tres días, el portal change.org registró 85.000 firmas contra la FP de “Tauromaquia y Actividades Auxiliares Ganaderas”, la última propuesta del Gobierno de Rajoy para favorecer esta práctica. 

Tags relacionados: número 257
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

3

  • |
    Pasabaporaquí
    |
    12/11/2015 - 7:22pm
    Lo que tiene q
  • |
    xipote
    |
    11/11/2015 - 12:00am
    El del comentario de arriba se ha colaado
  • |
    Ex concejal
    |
    08/11/2015 - 5:58pm
    Lo que tiene que hacer el gobeno es apoyar mas los toros leñe que no puede ser que esten dejando que los jovenes no conozcan la fiesta . Tienen que poner mas propaganda y que hechen mas corridas en la tele . Lo de poner bachillerato de tauromaquia a sido una buena medida pero hace falta mas impulso a la fiesta de los toros .
  • Tienda El Salto