¿Cómo reformar los barrios de Madrid desde una óptica socioambiental?

El autor propone una serie de medidas, como la contratación local o el apoyo a la economía social y cooperativa, como líneas maestras para rehabilitar viviendas en Madrid.

Texto de Iván Ramírez Barrios, El Salmón Contracorriente

28/08/15 · 11:08
Vista panorámica de Madrid.

Ya se cuentan dos derrumbes (Carabanchel y Tetuán) en breve período de tiempo, lo cual nos ha de llevar a pensar de forma estratégica cómo resolver/prevenir este tipo de desgracias en Madrid.

Es además importante señalar que los estándares de construcción española de vivienda son ineficientes en términos de consumo de energía, representando un alto coste para las familias y por ende, para la economía del Reino de España.

Ahora, dediquemos un par de minutos a ver qué nos proponen actores políticos de importancia en Madrid. Comencemos por Equo, partido integrante de Ahora Madrid (AM), quien presentó a finales del año 2014 su "Estrategia 15/20 para Madrid", en la que proponía, entre otras cosas "la creación de empleo mediante un Plan de Rehabilitación de Viviendas con criterios de ahorro energético".

También podríamos dar un vistazo al programa electoral de Ahora Madrid. En él se observa un par de líneas estratégicas asociadas al tema que nos ocupa aquí, y que más adelante relacionaremos :

1) Derechos Sociales y Equidad. En esta se lee como una de las prioridades la Rehabilitación de Viviendas. Las aportaciones de quienes participaron en la elección de dichas prioridades tienden a comentar el asunto de ahorro energético como variable clave en este Plan.

2) Economía Sostenible y Empleo de Calidad. En esta línea hay elementos asociados a un Plan de Rehabilitación, que fomentaría la generación de empleo estable y digno.

Como premisa, hay que contar con que el clásico sector de la construcción tiene rasgos muy oligopólicos, y, que el producto de sus actividades normalmente extrae valor para llevarlo fuera de las zonas donde desarrolla sus actividades, especialmente en términos económicos y fiscales.

Con estos mimbres, y teniendo en cuenta la vieja y corrupta costumbre de conceder las grandes obras a las mismas grandes empresas de siempre, Ahora Madrid podría proponer y/o desarrollar un ambicioso Plan, contemplando sus promesas electorales, sus capacidades legislativas y económicas, y su capacidad política para convencer a diversos actores relacionados con su iniciativa, tanto en la cámara municipal, como fuera de ella.

Para ello, y en línea con sus promesas electorales, debía primar:

a) La contratación de personas que vivan en el mismo distrito (o en el mismo edificio/manzana) como mano de obra en las reformas;

b) Que las empresas ejecutantes de las obras/reformas a acometer fuesen de carácter cooperativo y con raigambre local (hasta donde lleguen sus capacidades técnicas para acometer las dichas obras).

Estas directrices básicas incentivarían el desarrollo comunitario y el de la economía social, respectivamente, también en línea con los contenidos programáticos de Ahora Madrid.

La puesta en marcha de estas líneas estratégica aliviaría transitoriamente el desempleo. Pero si el efecto esperado es generar empleo estable bajo el paraguas del Plan, se debe tener perspectiva de largo plazo al cabo de las reformas, como por ejemplo, un Plan que incluya criterios de sostenibilidad de todo lo hecho hasta entonces, es decir, actividades de mantenimiento continuo, verificación de valores de consumo de energía, entre otras.

Internalizaría la creación de riqueza en los mismos barrios donde se han de acometer las obras, lo cual dinamizaría la economía local de un modo interesante y reanimaría el comatoso comercio tradicional de cercanía.

Generaría una distribución (menos acotada) de la riqueza basada en el producto del trabajo y no en las tradicionales, simples, precarias y asistencialistas transferencias directas de rentas a los/as ciudadanos/as.

Impactaría positivamente en términos ecológicos en el corto plazo. Por tomar solo un ejemplo: si la provisión de materiales para las obras se realizase (en la medida de lo posible) en el mismo distrito en que se ejecuten las obras, la disminución de la energía invertida en las reformas sería notable (además de la disminución del coste de transporte que implicaría).

En el medio y largo plazo, impactaría tanto para las economías familiares (vía ahorro en facturas de energía), como para el entorno ambiental actualmente contaminado de forma alarmante; añadiendo la menor dependencia energética a través de un menor consumo.

En este hipotético Plan, habría que definir los límites de dichas reformas, pues la vivienda no son sólo las cuatro paredes perimetrales de un hogar, ni las de un edificio; sino también su entorno: ornamentación pública, calidad del aire, ambiente libre de ruidos agresivos, eliminación de barreras arquitectónicas, accesibilidad a servicios públicos de cercanía, etc.

En resumen, con un Plan de Rehabilitación de Viviendas que contemple elementos clave como empleo digno y local, contratación de empresas del circuito de la economía social y con raigambre local, eficiencia energética y la consideración del entorno de los edificios a rehabilitar dentro del Plan; se podría ir modificando el modelo de ciudad insostenible, injusta y agresiva en la que actualmente vivimos.

Artículo publicado originalmente en El Salmón Contracorriente.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

1

  • | |
    29/08/2015 - 7:58am
    Para que el plan se afiance y no sea una rara avis o un cuerpo extraño que viene impuesto desde arriba (el ayuntamiento tendrá sus simpatías y antipatías y su duración) seria positiva la inclusión de esta forma de generar tejido y red económica desde el entramado empresarial generando participación sobre ello. Unos folletos explicativos hacia las comunidades de vecinos sobre como decidir sobre que caracterísitcas les podrian pedir a instaladores o empresas de servicios y como tomar un papel proactivo en la contratación, evitando además las ilegales y acostumbradas comisiones de los administradores de las fincas.
  • Tienda El Salto