Manuela Carmena, ¿una ola de Esperanza?

Nos están acostumbrado para que sigamos pensando que tenemos el poder de decir algo mientras nos quitan los derechos que permiten que lo hagamos.

, (@ecanrog), periodista
04/05/15 · 13:38

Esperanza Aguirre será la alcaldesa de Madrid, según las últimas encuestas. La socia de Granados, Rato y de los más de veinte cargos del PP imputados o encarcelados nombrados por la hoy candidata es el futuro que buena parte del electorado quiere para su ciudad. Los datos, cocinados, dicen que quien se alza como alternativa para impedirlo es Manuela Carmena, a menos claro que el “sentido común” no lo impidiera: el de Ciudadanos, que tendría los mismos concejales que el PSOE, 10.

Sobre estas líneas se presentaron hace un mes dos versiones sobre si votar a Carmena o no. Ambas bien argumentadas y con su respectiva dosis de verdad. Lo que aquí se plantea no aspira a ser un perfil de la candidata, ni mucho menos un intento de decirle al lector a quién tiene que otorgar su confianza, sino una exposición honesta, nunca objetiva, del contexto.
 
La política entendida como un canal unidireccional de comunicación con el único objetivo de señalar el camino a la oveja es el pan nuestro de cada día. Las innumerables operación cosmética que trata de vender con fuegos de artificio a diarios son buena muestra de ello. Nos están acostumbrado para que sigamos pensando que tenemos el poder de decir algo mientras nos quitan los derechos que permiten que lo hagamos.
 
Crear, implementar y desarrollar una campaña electoral parecía utópico a día de hoy, si por ello entendemos la formulación de un debate público argumentado y razonado en el que varias mentes brillantes se baten en duelo con su intelecto como arma por persuadir a su audiencia de su mayor valía como gobernante, o gobernanta como en este caso.  

Si quieren seguir viendo la política como un espectáculo por ver quién es el mayor bufón, sigan riendo las gracias del político de turno

 
Por ello, acojo con tremenda sorpresa y admiración el toque de lucidez que está impregnando a la pugna por la Alcadía de Madrid la única candidata que combate en el ámbito de la cordura aplicada al debate publico. Motivo por el que termine siendo alcaldesa o con asiento destacado en la oposición ya ha triunfado. Si hablamos, claro, de la victoria como el asentamiento de unos marcos nuevos en una ciudad aletargada, donde no impere la política del circo, sino la del Ágora y consenso público. Quizá nunca más veamos una forma de hacer política tan articulada en lo rural en la que gobernar pasa por persuadir para generar una sociedad más culta y no por hacerse con el mayor numero de papeles electorales con fecha de caducidad instantánea. 
 
En lo que debiera ser un espectáculo de filigranas retóricas y bien dispuestas para su razonamiento y posterior asimilación por parte del receptor, se ha inmiscuido un mensaje monótono y frívolo. Frente al intento por fomentar una participación crítica e informada en un marco de debate público ominoso, se planta un candidato cuya mayor baza electoral es la de llegar al público explotando minutos de televisión; o la de una candidata con el objetivo electoral de sacar rédito del vil escrache dialéctico del que menos tiene. ¿Se imaginan una ciudad seria con un alcalde que fuera a un programa de televisión a desafinar para obtener la simpatía del ciudadano, o una alcaldesa que tenga que criminalizar la pobreza para evitar hablar de ella? ¿Qué quiere Madrid, ganar Eurovisión, una ciudad donde el turismo prime a los derechos humanos o una ciudadanía culta que pueda elegir por si misma quien la saque de la deriva? 
 
Repito que mi intención no es ponerle una alfombra roja a Manuela Carmena, sino hacer ver que gestionar un Ayuntamiento no es tarea fácil, ni siquiera para las mentes más brillantes. Pero cualquiera entenderá que seguir con una gestión en la que los menos lúcidos se hacen cargo de los que sí lo son, es insostenible. Qué pasará, si seguimos por este camino cuando haya que decidir sobre un tema de relevancia pública. ¿Irá el líder de la oposición de turno corriendo a La Sexta Noche a colar tres titulares en un minuto y perder otros 30 en insultar al contrincante para que no pueda argumentar con seriedad y respeto?
 
Si Unamuno, Machado o cualquier de los escritores de la Generación del 98 que poblara nuestras tierras hace unos años con el sueño de ver una tierra sembrada de lucidez levantara la cabeza, sentiría más pena que cualquier romancero gitano de García Lorca. “Pero si alguien tiene por la noche exceso de musgo en las sienes, abrid los escotillones para que vea bajo la luna las copas falsas, el veneno y la calavera de los teatros”, decía el poeta en “Ciudad sin sueño”. ¿Es ese el Madrid que necesitamos? Narcotizado en la mediocridad de quien no puede articular un debate de calidad porque carece de destreza para llevarlo a cabo.
 
Ahora bien, si quieren seguir viendo la política como un espectáculo por ver quién es el mayor bufón, sigan riendo las gracias del político de turno convertido por una horas en cantante desafinado. Si prefieren ser una sociedad culta, informada y curtida en mil batallas donde la información primer al entretenimiento, involúcrese. No vote a una candidata si el Madrid que quiere no es por el que usted aboga, pero por lo menos tómese un segundo en decidir si quiere que su bienestar se decida en base a un debate de calidad o a un juego de dados, y actúe en consecuencia.
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

2

  • |
    AbraXas_Doe
    |
    Jue, 05/07/2015 - 18:41
    <p style="font-family: 'Helvetica Neue', Helvetica, sans-serif; margin: 0px 0px 0.8em; word-wrap: break-word; color: rgb(51, 51, 51); font-size: 13px; line-height: 20px; background-color: rgb(255, 255, 255);">Las encuestas solo sirven para guiar a los borregos a que hagan lo que&nbsp;<strong>creen&nbsp;</strong>que &ldquo;hacen las mayorías&rdquo;.</p> <p style="font-family: 'Helvetica Neue', Helvetica, sans-serif; margin: 0px 0px 0.8em; word-wrap: break-word; color: rgb(51, 51, 51); font-size: 13px; line-height: 20px; background-color: rgb(255, 255, 255);"><a href="https://www.youtube.com/watch?v=qA-gbpt7Ts8" style="font-family: inherit; color: rgb(42, 156, 235); text-decoration: none;" target="_blank">https://www.youtube.com/watch?v=qA-gbpt7Ts8</a></p> <p style="font-family: 'Helvetica Neue', Helvetica, sans-serif; margin: 0px 0px 0.8em; word-wrap: break-word; color: rgb(51, 51, 51); font-size: 13px; line-height: 20px; background-color: rgb(255, 255, 255);">&nbsp;</p> <blockquote style="font-family: 'Helvetica Neue', Helvetica, sans-serif; padding: 0px 0px 0px 15px; margin: 0px 0px 20px; border-left-width: 5px; border-left-style: solid; border-left-color: rgb(238, 238, 238); word-wrap: break-word; color: rgb(51, 51, 51); font-size: 13px; line-height: 20px; background-color: rgb(255, 255, 255);"> <p style="margin: 0px; word-wrap: break-word;">&ldquo;Si una situación es definida como real, esa situación tiene efectos reales.&rdquo; William I. Thomas.</p> </blockquote> <p style="font-family: 'Helvetica Neue', Helvetica, sans-serif; margin: 0px; word-wrap: break-word; color: rgb(51, 51, 51); font-size: 13px; line-height: 20px; background-color: rgb(255, 255, 255);">Profecía autocumplida</p>
  • |
    gustavo
    |
    Mar, 05/05/2015 - 12:35
    Si al menos Manuela Carmena fuera de izquierda me parecería medio razonable. Pero lamentablemente parte de la caverna del PSOE, aka Fundación Alternativas. Osea, por poco bufon que sea es salir de la sarten para tirarse al fuego.
  • Tienda El Salto