Jornadas “Juventud y exilio: la lucha por el derecho a volver”
Marea Granate defiende en Bruselas el derecho “real” a la libre circulación

El colectivo de emigrantes españoles denuncia en el Parlamento Europeo las expulsiones de ciudadanos comunitarios residentes en Bélgica.

, Bruselas (Bélgica)
10/04/15 · 8:00

En 2014, 112 españoles fueron expulsados de Bélgica, según los datos de la Oficina de Extranjería belga. Esta cifra, impersonal, ilustra buena parte de las dificultades de los miles de jóvenes –y no tan jóvenes– que se han visto obligados a abandonar España a causa de la crisis económica. El Gobierno belga, pero también el británico, alemán o francés, han empezado a retirar durante los últimos años el permiso de residencia a ciudadanos procedentes de otros países de la Unión Europea.

En el caso de Bélgica, se expulsa a los extranjeros que lleven más de tres meses en el país sin trabajar y que perciban algún tipo de ayuda pública. Más de 8.000 europeos tuvieron que abandonar el país por este motivo entre 2010 y 2014. Los españoles fueron el tercer colectivo más afectado, después de rumanos y búlgaros. Una realidad ignorada por buena parte de la sociedad belga: “Tenemos el principio de la libre circulación tan grabado en los sesos que resulta impensable”, denuncia Marta Mateos Revuelta, miembro de Marea Granate/15M Bruselas.

Los miembros de la Marea Granate denunciaron a finales de marzo en el Parlamento Europeo en Bruselas las expulsiones de ciudadanos comunitarios. Militantes procedentes de Londres, París, Berlín, Viena o Cambridge se desplazaron allí invitados por la eurodiputada de Izquierda Unida Marina Albiol, que organizó el 30 y 31 de marzo las jornadas “Juventud y exilio: la lucha por el derecho a volver”. “Si los partidos nos dan un altavoz, tenemos que aprovecharlo”, afirma Alberto Galán, miembro de Marea Granate en Dublín.

El colectivo internacional de emigrantes españoles, que lleva el nombre de granate por el color del pasaporte, aprovechó esta ocasión para reivindicar sus principales demandas: poder votar desde el extranjero sin las numerosas dificultades actuales, conservar el derecho a una sanidad universal, reducir la precariedad laboral entre los emigrantes y hacer de la libre circulación un “derecho real” en lugar de un “papel mojado”.

Una violación de los principios básicos de la UE

La exigencia de un verdadero derecho a la libre circulación tuvo un gran eco entre los eurodiputados presentes en las jornadas, como Ernest Urtasun (ICV), la portuguesa Marisa Matias (Bloco de Esquerda) o el griego Stelios Kouloglou (Syriza). Las expulsiones realizadas por el Gobierno belga son “una vulneración clara de los principios básicos de la UE”, denuncia Marina Albiol. Ella recuerda que “se vendió a los ciudadanos la libre circulación como una de las principales bondades de la UE”. Sin embargo, lamenta que ahora este derecho no lo respeten ni las propias instituciones comunitarias. De hecho, es una directiva europea, aprobada en 2004, la que permite retirar el permiso de residencia a los emigrantes que representen “una carga excesiva para el Estado”.

Esta cláusula recogida en la directiva 2004/38 permite que en Bélgica se expulse incluso a personas que tienen trabajo. El Gobierno belga considera también como una “carga excesiva” a los inmigrantes que se encuentran bajo un programa de reinserción laboral y que reciben un salario procedente de la Administración local. “Estamos frente a un modelo de migración –el de la Unión Europea– selectivo, basado en la discriminación por riqueza y con el que se quiere externalizar la pobreza”, denuncia Mateos.

El grupo de Marea Granate/15M Bruselas hizo en abril de 2014 una petición para que las expulsiones realizadas por el Gobierno belga fueran debatidas en el Parlamento Europeo. Un año después aún no les han informado sobre el avance de su demanda. Marina Albiol, que forma parte de la Comisión de Peticiones, lamenta que ésta todavía se encuentre en “los trámites previos”. Esto significa que aún debe ser aceptada por la comisión del Parlamento, luego tendría que ser aprobada por el comisario responsable de migración y finalmente podría ser debatida en la sesión plenaria en Estrasburgo. “Estamos discutiendo peticiones que se registraron hace un año o un año y medio”, explica Marina Albiol, recordando la lentitud generalizada de este proceso.

Dar visibilidad a las expulsiones

El colectivo de emigrantes españoles también intenta informar a los emigrantes amenazados de perder su permiso de residencia. La mayoría de ellos reciben con sorpresa la solicitud de expulsión. “No hay una información clara y transparente del Gobierno belga”, critica Mateos. Por este motivo, Marea Granate/15M Bruselas y otras asociaciones como el colectivo italiano la Comune del Belgio conformaron en junio de 2014 en Bruselas el grupo Europe4People, con el objetivo de dar a conocer y combatir el problema de las expulsiones.

“Tenemos que dar una mayor visibilidad a los emigrantes expulsados”, afirmó durante las jornadas Marisa Matias, eurodiputada por el Bloco de Esquerda. Este mismo partido ya incluyó en su lista para las elecciones europeas a Sofia Amaro, emigrante portuguesa que había perdido su permiso de residencia en Bélgica y que militaba asimismo por los derechos de los portugueses “exiliados” en Europa. Marisa Matias reconoció, sin embargo, que las iniciativas emprendidas por su partido respecto a esta cuestión “no han sido demasiado concretas”.

Marina Albiol, por su parte, se ha comprometido a interesarse sobre el estado actual de la petición y a hacer un mayor seguimiento de los cambios legislativos –cada vez más restrictivos con la libre circulación– que se están produciendo en Alemania y en el Reino Unido. “Hemos establecido un canal de comunicación que nos debe servir para trabajar de forma conjunta en las causas que compartimos”, explica Alberto Galán, satisfecho tras la conclusión de las jornadas. Pero desde Marea Granate reconocen que quieren obtener compromisos más claros. “Lo que realmente vamos a valorar es lo que va a pasar en el futuro. Si van a seguir implicados o no en defender los derechos de los emigrantes”, afirma Mateos.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

1

  • |
    ARKAITZ
    |
    13/04/2015 - 2:03pm
     EN UN MUNDO GLOBAL  CIVILIZADO  NINGUN CIUDADAN@ ES ILEGAL POR LA DECLARACION MUNDIAL DE LOS DD. HH UNIVERSALES O SEA ABOLICION DEL FASCISMO FINANCIERO PEPERO NEONAZI DEL OPUS DEI  POR LA DIGNIDAD HUMANA Y EL FUTURO DE BIENESTATR EN IGUALDAD DE TOD@S L@S CIUDADAN@S DE ESPAÑA EUROPA ..YES WE  CAN PLEASE 2015