Movimento passe livre
Un nuevo ciclo de lucha por el transporte

Tras las multitudinarias marchas de 2013, el movimiento contra la subida de las tarifas revive en São Paulo.

, São Paulo (Brasil)
30/03/15 · 8:24
Edición impresa
Manifestación contra la subida de la tarifa del transporte el pasado enero.

El acceso al transporte público es una cuestión fundamental en una ciudad como São Paulo, con múltiples barrios distribuidos por una gran extensión de terreno y un alto índice de desigualdad. Los autobuses, como en buena parte del país, acostumbran a ir llenos y a ofrecer un servicio precario. Son impuntuales, viejos y –las líneas y sus recorridos– resultan difíciles de entender, también para los locales. Pero además son caros.

En junio del año 2013 varios miles de personas salieron a la calle para protestar contra el aumento de las tarifas en algunas de las grandes capitales del país. De un día para otro, y después de una salvaje represión policial, los manifestantes pasaron a ser cientos de miles y un relámpago de movilizaciones masivas sacudió de arriba abajo Brasil, como no había ocurrido desde hacía décadas. El Movimiento Passe Livre volvió a movilizar a miles de personas después de una nueva subida del transporteLa masificación de las protestas sólo ocurrió gracias a la incorporación de un conjunto muy heterogéneo de personas, con reivindicaciones diferentes y de perfiles políticos muy variados –desde la izquierda más reformista hasta la derecha más retrógrada–, unidos por un sentimiento de indignación compartido, pero también difuso. Una de las pocas conquistas inmediatas de aquellas semanas históricas fue la anulación de la subida del billete en la mayoría del país.  
 
En enero de este año, la Alcaldía de São Paulo –en manos del PT– impuso un nuevo aumento de la tarifa –hasta los 3,50 reales brasileños, 1,20 euros–, que de nuevo movilizó a miles de personas, articuladas bajo el Movimento Passe Livre (MPL), una organización no vinculada a los partidos o sindicatos tradicionales, pero con una extensa red de grupos por todo Brasil y un recorrido de más de diez años.
 

De nuevo en las calles
 

Durante una de las marchas que recorrieron el centro de São Paulo el pasado enero, Luiza Tavares, una joven activista de 18 años del MPL, explicaba cómo “cada vez que sube el precio, aumenta la cantidad de personas que no pueden hacer efectivos derechos como la sanidad y la educación”. 
 
En este nuevo ciclo de movilizaciones, el MPL, cuya base la integran sobre todo estudiantes y profesionales del sector de la educación, está centrando su labor en extender las protestas por barrios de la periferia paulista, como Campo Limpo, São Mateus y Lapa, entre otros. Los lugares donde la población –todavía escasamente movilizada– sufre de manera más directa las consecuencias de un servicio deficiente y en manos de cuatro empresas privadas.
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Inicie sesión para comentar