Las 'manzanas podridas' del PP y Podemos

Las metáforas del poder enmascaran sus comportamientos delictivos.

, @JorgeArmesto
16/03/15 · 12:37

El poder se expresa con metáforas. Y, cuando consigue que las aceptemos, la ideología penetra en nosotros por la puerta de atrás, como algo natural, de un modo inmediato y sin reflexión. 

 
En general, el poder gusta de explicar la economía con metáforas meteorológicas o de desastres naturales: “perturbaciones en los mercados”, “inestabilidad en las bolsas”, “atmósfera de tensión”, “marejada”, “tormentas” o “seísmos”, todo este campo semántico nos remite a fenómenos que no tienen causa ni culpable, imprevisibles y contra los que no se puede luchar, sino únicamente guarecerse. Los mismos “mercados” son especuladores con nombre y apellidos. Sin embargo se muestran como una entidad sin rostro con el nombre de ese lugar, el mercado, que antes evocaba un espacio social amable de encuentro e intercambio. En la metáfora meteorológica, “los mercados” no son, por supuesto, los causantes de las catástrofes, sino también inocentes víctimas de esos inevitables desastres periódicos.
 
Si aceptamos la idea de que los mecanismos económicos son como fenómenos climáticos, entonces la ley no puede limitarlos ni someterlos. Si son catástrofes naturales, entonces la política no cuenta y no existen distintos modos de enfrentarse a ellos. O mejor dicho, sólo hay un único modo: el modo del poder. De esto nos persuade esta terminología metafórica: no podemos controlar ni humanizar la economía. Ni siquiera podemos regularla y no importa quién gobierne: son fuerzas que escapan a nuestro control. Las metáforas climáticas y de desastres colaboran con las ideas del capitalismo financiero salvaje: no regular, no controlar, no inmiscuirse y sólo soportar los esporádicos efectos dañinos del mismo modo resignado con que soportaríamos una borrasca.    Entre miles de casos de corrupción, ni una sola vez, ni una, la denuncia ha surgido de algún honrado militante que se haya escandalizado ante la inmoralidad de sus compañeros del PP  
 
Otra metáfora imprescindible para la pervivencia del status quo es la de “las manzanas podridas”. Citando a Lakoff, la metáfora de las manzanas podridas “suele referirse al comportamiento inmoral de un individuo, y no a una inmoralidad política, sistémica o cultural”. Las manzanas podridas nos hacen imaginar un mundo de árboles sanos donde, de cuando en cuando, sin más motivo que el devenir natural de las cosas, aparece un elemento aislado enfermo. Una vez eliminado vuelve la pureza al vergel. La metáfora de las manzanas podridas u ovejas descarriadas es la que utiliza la Iglesia cada vez que surge un nuevo caso de abusos sexuales a menores protagonizado por eclesiásticos. No importa cuán enorme sea su número: todos son casos aislados. Las propias estadísticas de la Iglesia reconocen un cálculo de hasta 20.000 sacerdotes. Aún dando este número por cierto, la cosa aún es peor. Los 20.000 no son los “casos”: son los abusadores. ¿Cuántos son los abusados? ¿Cientos de miles? 
 
Parece más razonable pensar que cifras de tal enormidad no pueden explicarse por causa de un increíble azar de millares de individuos dispersos que comparten casualmente los mismos placeres delictivos. Quizá deberíamos suponer que existe una organización, la Iglesia, que ampara y encubre la pedofilia. ¿Cuántos casos de estos miles los denunció alguien de esa misma organización? ¿Ninguno? El mismo hecho de tratar de engañarnos y auto-engañarse con la metáfora de las manzanas podridas y no reconocer un grave problema sistémico, da la medida de la sinceridad de sus promesas de regeneración. 
 
Pero, en fin, por muy extendido que esté, podemos convenir que el fin de la Iglesia no es la práctica de abusos a menores. Existen organizaciones donde la unanimidad en la podredumbre es aún mayor. Hay un partido político en España, el Partido Popular, en el que todos sus tesoreros desde su fundación hasta el día de hoy han estado implicados de algún modo en tramas de financiación ilegal. La financiación ilegal (no “irregular” como dicen los periodistas amigos) está vinculada necesariamente al cohecho, al tráfico de influencias y la malversación de caudales públicos. Sin estos delitos hermanos no es posible. Pero, gracias a los efectos mágicos de la metáfora de las “manzanas podridas”, el hecho de que durante tres décadas todos sus responsables económicos hayan bautizado con su nombre casos de corrupción se debe, no a una estructura creada para delinquir ni a que los sucesivos empleados hagan lo que su jefe espera de ellos, sino a una desafortunada coincidencia. 
 

No hay ni una sola organización de delincuentes que haya sufrido ni una décima parte del número de detenciones entre sus cabecillas como el PP
El mismo partido allá donde gobierna tiene implicados, imputados, condenados y encarcelados a incontables cargos de máxima relevancia: desde ministros a presidentes autonómicos y alcaldes y concejales por cientos. En una sola comunidad autónoma presidente autonómico, vicepresidente, presidente del las cortes, consejeros, decenas de diputados, tesorero, secretario general, vicesecretario, presidentes de diputación, alcaldes de capitales, ciudades y pueblos, vicealcaldes, concejales, así hasta más de 150 cargos públicos. No hay ni una sola organización de delincuentes, véase la mafia rusa, la italiana o la del narcotráfico que haya sufrido ni una décima parte de este número de detenciones entre sus cabecillas. Sin embargo, este partido político no es considerado una organización para delinquir. Tal es el maravilloso efecto de la metáfora de las “manzanas podridas”. No importa cuan desmedidamente alto sea el número de delincuentes, incluso podrían serlo todos: siempre se considera una suma de malas elecciones personales. La metáfora también opera en el modo de explicar la inacabable concatenación de tramas idénticas que se suceden en todos los territorios. Basta que se detenga a dos o tres jefecillos de algún cártel para que los periódicos anuncien emocionados: “¡Golpe a la mafia rumana!” “Desarticulada una red de…”. ¡Vaya cosa! ¡Si sólo pescaron a unos cuantos segundones! ¿Qué tendrían que decir, siguiendo la misma lógica periodística, cuando detienen a los cargos públicos del PP en auténticas manadas? Y no a cuatro camellitos de tres al cuarto. No, no. A dirigentes con auténtico poder. Se repiten hasta la saciedad los mismos comportamientos delictivos perpetrados del mismo modo por la misma organización en prácticamente todas las provincias. Pero de nuevo las “manzanas podridas” vienen a explicarlo: no se trata de una red organizada para delinquir, faltaría más. Es mala suerte. Casualidades infaustas. Los matemáticos del PP dirían que una recta es en realidad un grupo infinito de puntos sin relación entre sí. Ah, cuánto envidiarían esta lógica argumentativa las mafias criminales que se dedican a otros asuntillos. Qué no darían los jefes de la Camorra por salir en la tele vertiendo lagrimones de cocodrilo y lamentando las conductas de sus lugartenientes, defendiendo la presunción de inocencia y terminando: “Si es corrupto, que pague”. Pero para ellos la metáfora no rige. 

 
Y no sería lo único que envidarían los jefes mafiosos. Al fin y al cabo, en sus organizaciones late el peligro de delatores o infiltrados. Siempre hay soplones que cantan y joden la marrana. Hasta en las pelis algún pringao de los malos se arrepiente al final, se chiva y fastidia la dominación del mundo. Pero no se conoce tal cosa en el PP. Entre miles de casos de corrupción, ni una sola vez, ni una, la denuncia ha surgido de algún honrado militante que se haya escandalizado ante la inmoralidad de sus compañeros de partido. Nunca. Fascinante. Esto sí que es omertá y lo demás son tonterías. Estoy seguro de que son la envidia de todas las organizaciones criminales del mundo. Ninguno lo sabía. Ninguno se dio cuenta. A todos les habían engañado esos traidorzuelos. 
 
La metáfora de las “manzanas podridas” respecto a la corrupción, como la de los fenómenos meteorológicos respecto a la economía, apela a una especie de ley natural. Cosas que pasan, inevitables en todo grupo humano. Tal es el devenir de la vida. De hecho, le podrían pasar “a cualquiera”. Y puesto que le podrían pasar a cualquiera se hace necesario que “le pasen a cualquiera”. De ahí la insistencia enloquecida del poder en tratar de encontrar “manzanas podridas” entre sus antagonistas.  No importa que la simetría de “los casos” sea absurda. El mensaje de los medios se ocupa de equipararlos. Las tarjetas black se contraponen a la “beca black”. La “trama Gurtel” a la “trama Sánchez”. El Caso Bárcenas por aquí, y el Caso Monedero por allá.  Una cínica visión de la ética lo vuelve todo idéntico. La posición ética de la que resultan frases como “somos iguales que ellos porque todos alguna vez hemos mangado folios en la oficina”. Una ética para nobles y millonarios, que pretende que no existe distancia moral entre mangar un boli y dejar en la miseria a centenares de miles de personas. “Al fin y al cabo todo es robar”, dicen. País de pícaros, dicen: unos roban lapiceros, otros roban provincias. ¿Son comportamientos equiparables? Sólo en el lenguaje. 
 
Las disconformidades que uno pueda tener sobre cómo se debe disfrutar de una beca de 1.800 euros no parece que puedan equiparse a que 86 personas lleven a la quiebra un banco, estafen a miles de sus clientes, desahucien a otros tantos, dejen un agujero de 50.000 millones de dinero público y sepamos después que despilfarraban a manos llenas más y más millones en juergas, cohíbas y masajes. Que una concejala olvide pedir que en el acta de una comisión de gobierno se haga constar su ausencia para adjudicar unos cursos de batería, no parece equiparable al saqueo de cientos de millones por una red criminal de alcaldes, vicepresidentes y consejeros del mismo partido. Pero si todos son únicamente “manzanas podridas”, entonces sí. Entonces todo es equiparable. 
 
Las metáforas tienen el efecto de tender un puente simbólico entre el emisor y el receptor. Así este no tiene que hacer el esfuerzo de desentrañar la trama discursiva.  Nos ahorran pensar. Nos ahorran preguntarnos cómo es posible que la economía de una organización legal esté 30 años conviviendo con el delito, o qué clase de cultura ética subyace en un partido integrado por cientos de miles de personas en el que ni una sola de ellas, ni el más humilde concejal del más pequeño pueblo, se haya sentido lo suficientemente avergonzado como para preferir convertirse en cómplice antes de denunciar los indignos comportamientos delictivos de sus camaradas. 
 
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

13

  • |
    Pedrin
    |
    Vie, 03/20/2015 - 19:59
    Dice el artículo que "... No hay ni una sola organización de delincuentes, véase la mafia rusa, la italiana o la del narcotráfico que haya sufrido ni una décima parte de este número de detenciones entre sus cabecillas. ...", pues en Andalucía, donde lleva el PSOE un montón de años en el poder, hay unos 1000 imputados y la cifra del fraude alcanza los 6.000 millones de euros. Más adelante habla el artículo de la beca de los 1800 euros, ¿ se refieren a un tal Errejón de Podemos ?, y ya hay que hablar de Monedero, de Tania con cifras ya bastante mayores, por no entrar en esos dineros que vienen de Venezuela o Irán para financiar, supuestamente de forma ilegal, partidos políticos. Pero ya no es cuestión de cantidades, aun siendo descomunales, la cuestión es que los dirigentes de Podemos ya están manchados por sus mentiras, por el socialismo de amiguetes, por estar más cerca de los etarras que de los españoles asesinados y por su pretensión de aplicarnos un "leninismo suave", es decir, aplicarnos un terror suave.
  • |
    iman Alfonso
    |
    Mié, 03/18/2015 - 18:33
    Podemos no consigue adeptos mintiendo y prometiendo algo que no se cumplirá . PP es una caca que apesta a mentira y promesas rotas.... Podemos huele a esperanza y honestidad. 
  • |
    fel
    |
    Mar, 03/17/2015 - 09:15
    PP = MAFIA
  • |
    Obrero
    |
    Lun, 03/16/2015 - 21:45
    El español medio tiene la sumisión y el miedo inconsciente al poder grabada en su código genético. 40 años de fusilar a portadores del &quot;gen rebelde&quot; ha costado, pura eugenesia a base de plomo. Muchos de los que están todo el día atribuyendo a Podemos una presunta cara oculta totalitarista, luego son los que dicen con cualquier cosa &quot;hace falta alguien con mano dura&quot; o mejor, &quot;esto con Franco no pasaba, podías tener la puerta de casa abierta que nadie te <em>enrrobaba, </em>etc&quot;. Ellos van de defensores de la DEMOCRACIA<sup>tm</sup><sup> &nbsp;</sup>y realmente le quieren a ÉL. Ese miedo aprendido que hacía rebuznar &quot;Gallardón es el progre del PP, lo quiero de presi&quot; vuelve en forma de &quot;Ciudadanos, el partido de <em>centro. </em>IU y Podemos son comunistas<em>&quot;.</em> Por supuesto que el partido que gobierne tendrá &quot;manzanas podridas&quot; en su seno, la corruptela es condición humana y no política. Las dos principales razones para el cambio son que ninguno de los partidos tradicionales aporta ni tan siquiera propone <strong>mecanismos efectivos</strong> para expulsar a los corruptos de sus filas, mas bien los protegen o recolocan. Y lo mas importante, se han convertido en partidos marginales en cuanto a las nuevas generaciones: no nos sentimos identificados con ellos. De esto va el tema: no queremos propuestas tibias ni estatutos de oropel, cuando nuestra Constitución está violada por la banca alemana, sino certezas absolutas; y relevo generacional, el PPSOE se unirá a todos los partidos desaparecidos en el mar de la Historia. Nos resultan tan carcas como los chamanes o druidas. Realmente creo que estamos a las puertas no de un cambio total como esperamos algunos, sino de un nuevo bipartidismo en España de la mano de Podemos en lugar de PSOE y Ciudadanos en lugar de PP. Al menos es una buena patada en la boca al poder establecido que nos han plantado, cogiditos de la mano, un ley de &quot;patada en boca&quot;
  • |
    jero
    |
    Lun, 03/16/2015 - 21:32
    Creo que sí , un concejal de un remoto pueblo de Madrid cantó y destapó la Gürtel en Madrid. Claro que ese concejal esta también imputado y va ha ser juzgado junto a los restantes 39. Tiene pinta que era el eslabón débil y cuando la pasta dejo de bombear o le dejaron de lado perdiendo influencia y con ello poder , pues cantó.
  • |
    Jorge Armesto
    |
    Lun, 03/16/2015 - 21:29
    Sobre el componente ético de este tema me hubiese gustado extenderme más, pero no era posible. Yo no creo esa frase, que se escucha hasta la saciedad en según qué círculos, que viene a decir que los que no han robado es &quot;porque no han podido&quot;. De hecho creo que quien piensa así... quizá es que él si lo haría. Yo no soy ningún tío especial y los que me rodean, mis amigos, mi familia, mi pareja son personas decentes. No perfectas pero dcentes. Como imagino que le pasa a casi todo el mundo. En algún sitio todos nosotros establecemos límites éticos, más o menos variables. Por poner un ejemplo, un trabajador puede decidir que, si tiene su trabajo al día y no causa ningún perjuicio a nadie, bien puede incumplir un poco su jornada laboral. Desde un punto de vista estricto está faltando a su deber pero en su lógica moral, puede absolverse si piensa que tal falta no causa perjuicios. Puedo entender así el Caso Errejón. Quizá pensó, &quot;yo hago el trabajo, presento lo que me han pedido en plazo, cumplo con el mandato y lo hago lo mejor que sé y....qué más dará si estoy aquí o allá&quot;. Esto es pura especulación, claro. &iquest;Que puede ser esto incorrecto? Puede. Pero esta frontera ética la traspasamos todos, todos los días. Y esto no nos convierte a ninguno en delincuentes. Todo es una cuestión de graduación. Porque si pensamos lo contrario, entonces del primero al último somos unos miserables y es lo mismo no pedirle la factura al dentista que dejar sin vivienda a miles de personas. Muchos de nosotros quizá no pediríamos esa factura pero quiero creer que la mayoría de nosotros no aceptaría enriquecerse sobre el dolor y la penuria de tantos otros.&nbsp; De hecho, cada día vemos ejemplos contrarios, personas que destinan su tiempo y su dinero a los demás, que donan, que trabajan, que hacen cosas por los otros, gente que lleva la generosidad y el sacrificio por los demás a extremos admirables. Gente con principios. &iquest;Cuántos son? &iquest;Cientos de miles? &iquest;Millones? Quiero creer que son la mayoría. &iquest;O también estos aceptarían corromperse si pudieran?&nbsp; Estos partidos no son un espejo de la sociedad. Al revés, extraen de ella lo peor. Los peores, con los peores atributos.&nbsp;
  • |
    aj
    |
    Lun, 03/16/2015 - 21:01
    Si que ha habido casos de personas, militantes del PP, que se revelaron contra la corrupción y el crímen de los dirigentes de su partido o compañeros. El PP persigue y castiga a (son una máfia y actúan como una máfia) estas personas. De hecho el origen del caso Gurtel son unas grabaciones que hizo un militante del PP). Y otra concejal denunció también parte de la trama. También ocurre que en aquella época los jueces no hacían tanto caso de estas denuncias (el PP había suprimido el cargo de &quot;Fiscal Anticorrupción&quot;), a saber cuantas personas denunciaron y pagaron por ello un precio silenciosamente.... EL PP ES UNA MAFIA.
  • |
    Antonio
    |
    Lun, 03/16/2015 - 20:57
    Ya lo has dicho todo... lo único que lo de la Gürtel lo denunció un concejal de Majadahonda, Jose Luis Peña. A lo mejor es que me quiero agarrar a que en algún momento gente como él dejen el miedo por la dignidad, tanto con esta mafia como con algunos dueños de bares que pretenden que trabajemos por 2 euros la hora.... Un abrazo
  • |
    Lestat
    |
    Lun, 03/16/2015 - 19:13
    No suelo comentar noticias, pero quería que el autor supiera que, independientemente de que este de acuerdo o no, es un artículo impecable.
  • |
    remigio III
    |
    Lun, 03/16/2015 - 18:18
    Ciertamente cuando la corrupción viene dada por un genocidio tienen muchas ventajas. El franquismo institucionalizó la podredumbre que hoy nos agovía. Sus herederos, los partidos venidos deste terrorismo, han estado durante los 70 años de la paz de los cementerios sintiéndose&nbsp; fuertes y fuera del alcance de la justicia.Por ese camino hemos llegado a este destino. Una màfia nos gobierna. Una (in)justicia nos condena y una secta bendice nuestro asesinato.
  • |
    pepe
    |
    Lun, 03/16/2015 - 17:27
    de toda la vida de españa, robar una barra de pan es mas grave que robar 1 millon de euros
  • |
    Vic
    |
    Lun, 03/16/2015 - 17:25
    Son equiparables en el sentido de que cada uno roba lo que puede, obviamente no van a tener tanta corrupcion los nuevos partidos simplemente porque no les ha dado tiempo ni han tenido poder suficiente para cometer fechorias equiparables a pp o psoe. Pero desde luego son peligrosos indicios de que no son más que un &quot;quitate tu pa ponerme yo&quot;. Por otro lado ni siquiera lo de &quot;no llevar imputados en las listas&quot; me parece convincente ya que luego donde dije digo digo Diego, quiza más creible en el caso de Ciudadanos porque lo llevan en sus estatutos. Para muchos la unica razón para votar a estos nuevos partidos seria para tener politicos&nbsp;que no fueran corruptos, pero si ya se ve que intentan robar o eludir pagar lo que pueden... para que cambiar.
  • |
    miguel portillo
    |
    Lun, 03/16/2015 - 17:01
    Fantástico. No por estar más que sabido deja de ser fascinante. Un país de cobardes que permitimos que toda esa purria siga ahí.
  • Tienda El Salto