LUCHA LABORAL
Una marea de bomberos forestales recorre Madrid por la dignidad de su profesión

Exigen el reconocimiento de la categoría profesional de bombero forestal y unas condiciones dignas de trabajo.

02/03/15 · 20:31

La segunda Marea de Fuego recorrió la mañana del domingo las calles de Madrid para exigir el reconocimiento de la categoría profesional (5932) de bombero forestal y unas condiciones dignas de trabajo. Convocada por la Asociación Nacional de Bomberos Forestales (ANBF), la protesta comenzó a las 12 horas en la Cuesta de Moyano con un minuto de silencio por los compañeros fallecidos en servicio en los últimos años

Alrededor de una gran pancarta en la que se podía leer “5932 Bomberos Forestales”, miles de trabajadores del sector, acompañados de sus familiares y amigos, comenzaron a marchar en dirección a Nuevos Ministerios, donde estaba previsto su fin. Una numerosa batucada amenizó la manifestación, que tuvo que modificar su recorrido para no coincidir con la marcha a las Cortes de los afectados por la Hepatitis C.
 
“Queremos que nos contraten como bomberos, lo que supone reconocer la peligrosidad de nuestra profesión, las enfermedades laborales que conlleva y el derecho a una jubilación anticipada por las especiales condiciones de trabajo”, explicó Íñigo Hernández, portavoz de la Asociación Nacional de Bomberos Forestales y presidente de la Asociación de Bomberos Forestales de la Comunidad de Madrid.
 
“Hace un año conseguimos celebrar la primera Marea de fuego, tras haber creado la Asociación Nacional de Bomberos Forestales, algo que fue un importante avance, ya que permitió reunirnos a todos los bomberos forestales del Estado”, aseguraba Julio Yánez, de la sección sindical de CNT en Madrid. Uno de los mayores problemas que enfrenta este colectivo es la dispersión de sus miembros, ya que la competencia en materia de extinción de incendios forestales está transferida a las comunidades autónomas, lo que implica legislaciones diferentes y condiciones laborales completamente dispares.
 
“En algunas comunidades autónomas, como Castilla y León, los bomberos forestales trabajan entre tres y seis meses al año, y el resto del año tienen que vivir del paro o buscar otro trabajo”, explica Yánez. “Exigimos que se haga una política pública de gestión forestal que unifique en todo el Estado esta labor”, señalaba Hernández.
 
Además de reclamar el reconocimiento de su categoría profesional, la Asociación Nacional de Bomberos Forestales reclama el reconocimiento como “servicio de emergencia en el medio natural”. Dionís Montesinos, portavoz de la Asociación, afirmaba: “Queremos ser más eficientes y efectivos en la lucha contra los incendios forestales, y para eso es necesario dignificar y reconocer nuestra profesión”. Para él, lo ideal sería la creación de una “estructura única formada por trabajadores públicos de calidad, que evitara a las subcontratas parásito que se llevan hasta mil euros por hacer de intermediarias, mientras que al trabajador que se pone delante del fuego le pagan 800 euros”.  La manifestación concluía pasadas las 14 horas en Nuevos Ministerios con la lectura de un comunicado. 
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0