Alemania
La presión de la prensa alemana sobre el gobierno de Syriza

La prensa germana responde como gato panza arriba al desafío del nuevo gobierno griego a la Troika.

, Berlín
18/02/15 · 8:00
Edición impresa
El ministro de Economía, Yanis Varoufakis, el "Bruce Willis" griego para los alemanes.

Alexis Tsipras, primer ministro griego, juega al póker con la ciudadanía europea, en colaboración con su ministro de Economía. La metáfora del “póker griego” se repite en la prensa alemana: Der Spiegel, Die Welt, Neues Deutsc­hland, Tagesspiegel... A muchos medios el juego les vale para explicar los movimientos del nuevo Gobierno griego. Ahí tenemos al Stern, que cuenta que Tsipras quiere “gastar dinero a manos llenas” para aumentar las pensiones y los salarios (¡locurón!) en un texto que titula “Así malgasta Tsipras los miles de millones futuros”. Para jugar (jugársela) tiene como compañero de partida a Yanis Varoufakis, “el jugador” . Este “Bruce Willis griego” conoce sus cartas, pero su plan no es transparente, dice el Stern. Y este “póker permanente” podría costar “miles de millones a los ahorradores alemanes y a los contribuyentes”, dice la revista Focus que, como otros medios alemanes, habla en sus textos más editoriales de la posibilidad de una “solución sucia” (la dirty Grexit).

Era de esperar que a la prensa alemana no le gustara el triunfo electoral de Syriza y su reacción haya sido recurrir al poco original argumento del miedo. Para presentar una posible salida de Grecia del euro (la citada Grexit) como una amenaza personal, un peligro para la ciudadanía alemana, la prensa ha tenido ayuda: según publica (y difunden luego varios medios) Bild, que cita un informe de la International Labour Orga­nization, la temida Grexit se traduciría en un aumento del desempleo en Alemania: Grecia podría destruir 80.000 puestos de trabajo alemanes en 2016, y alcanzar la cifra de 150.000 en 2017, aumentando el paro del actual 4,7 al 5,5% en 2018. Semejante amenaza ha hecho a algún columnista salirse de sus casillas. La revista Focus asegura que “incluso” [¡incluso!] España e Italia están hasta el moño de las “indignantes demandas, los insultos y los trucos” de Tsipras.

Pese a la desconfianza, la prensa alemana intenta mantener más o menos el tipo (las formas, al menos) siempre y cuando no se ponga el dedo en la llaga alemana. Tsipras lo hizo al reclamar compensaciones para Grecia por la Segunda Guerra Mundial y con ello se llevó un rapapolvo de Die Zeit, que calificó al primer ministro griego de “falso y primitivo”. Con esa reclamación, mantiene, “Tsipras vuelve a la lógica de posguerra, la de la satisfacción mediante la revancha” y “socava los cimientos de la integración euro­pea”. La caricatura de Wolfgang Schäubleen un medio cercano a Syriza vestido con uniforme nazi ha dado también que hablar en los medios alemanes: “La caricatura es asquerosa y su autor debería avergonzarse”, dijo el portavoz del ministro de Finanzas alemán.

Y es que aquí con los nazis no se juega, y cualquier alusión a ese pasado es una clara transgresión de los límites del humor. Los saben en Grecia, donde representar a la canciller Angela Merkel con bigote hitleriano es habitual en las manifestaciones. Tal vez por eso en el Bild creen que Grecia odia a los alemanes. Tal es la preocupación que este medio hizo salir a uno de sus reporteros a las calles de Atenas a preguntar: ¿Por qué nos odiáis a los alemanes? Pese a que ninguna de las personas encuestadas dice “odiar” a los alemanes, entre las reacciones con las que los lectores pueden valorar esta ¿noticia? del Bild –risa, llanto, ira, asombro o “wow”–, la favorita es la ira. Pero, a ver, para ser sinceras, puede que no haya odio pero sí una falta de entendimiento. El Bild parece no dar crédito a que mientras en Bruselas se debate qué va a pasar con Grecia y sus crisis... ¡en Atenas se celebra el Carnaval! “¿Crisis? ¿Qué crisis?”, dice el texto en su comienzo, que puntualiza luego en un pie de foto: “Mientras unos celebran el carnaval, otros buscan cosas en la basura”.

Sí, vale, es el sensacionalista Bild, ese diario que hace no tanto exhortaba a Grecia a vender sus islas (y, de paso, la Acrópolis) y que ha apoyado alegremente al lado más oscuro de Alemania: el Pegida (los “Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente”). Pero también el diario de mayor tirada en Europa.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0