Christina Kourkoula
socióloga y miembro del consejo editorial del periódico feminista 'Mov'
"Vivimos este momento con dignidad y entusiasmo"

Hablamos de Grecia, Syriza, la Troika y los feminismos con Christina Kourkoula, socióloga y miembro del consejo editorial del periódico feminista 'Mov' (literalmente morado), un publicación on line que surgió hace un año formada por feministas de distintos partidos políticos de la izquierda, incluido el del nuevo gobierno. Desde 'Mov' se definen como autónomas, pacifistas y antirracistas y trabajan mano a mano con organizaciones de mujeres migrantes en Grecia.

06/02/15 · 8:11
Edición impresa

La elección de un Consejo de Ministros formado mayoritariamente por hombres no ha sido una sorpresa para las feministas griegas, de hecho antes de las elecciones ya publicasteis un editorial sobre las políticas de género en el programa de Tsipras. ¿Cuáles son los pasos a dar ahora?

El gobierno aún está a tiempo de rectificar, y esperamos que con las distintas reacciones nacionales e internacionales y la presión adecuada se dé un cambio. Se ha formado el Consejo de Ministros pero quedan muchos cargos públicos muy relevantes sobre los que aún no se ha tomado ninguna decisión. Desde dentro del propio partido se está presionando mucho para que se incluya a todas esas mujeres preparadas para ocuparlos. Por otro lado, la ausencia de mujeres ha tenido repercusión hasta en los propios medios griegos. Eso hay que valorarlo como muy positivo porque significa que algo está cambiando en nuestra sociedad.

En Grecia ha habido iniciativas feministas en lo electoral relevantes como Mujeres por otra Europa, que se creó para las europeas de 2004 o la Red Panhelénica de Mujeres de la Coalición de Izquierdas de 2008, ¿la creación de Syriza en 2012 ha capitalizado todos esos movimientos?

Muchas de esas iniciativas feministas forman parte de Syriza y se han ido adaptando a los cambios en el contexto y las prioridades del partido. Hay feministas muy potentes en la estructura y una muestra muy clara es que la Oficina de Derechos de la Mujer se ha renombrado como Departamento de Política Feminista, con las implicaciones que este término conlleva.

Uno de los argumentos centrales para reivindicar la representación de las mujeres, al menos en muchos de los análisis hechos desde España, se centran en defender sus aportaciones a la sociedad, su relevancia cuantitativa pero también cualitativa. ¿No es agotador tener que estar siempre justificando el derecho a estar y participar de las mujeres?

Desde Mov pensamos que las mujeres, desde nuestra diversidad y por el hecho de ser la mitad de la población, tenemos el mismo derecho a acceder a los puestos de toma de decisiones que los hombres. Sin embargo, no podemos obviar que vivimos en una sociedad patriarcal y que hay que luchar. El pensamiento mayoritario es muy tradicional, incluso entre las mujeres griegas. Por ello es necesario recordar cómo las políticas de austeridad y el patriarcado tienen mayor impacto en las mujeres. Pero también cómo las mujeres han sido las que más han participado en las iniciativas locales y solidarias como madres, hijas, mujeres, abuelas o voluntarias. Somos un gran sostén social. Hemos sustituido a un estado del bienestar completamente colapsado. Por ello no sólo queremos un trato igualitario en un gobierno de izquierdas sino con los hombres en general en todas las esferas de la vida.

"Es necesario recordar cómo las políticas de austeridad y el patriarcado tienen mayor impacto en las mujeres"

¿Qué agenda feminista consideráis que debería ser incluida en el Plan de Rescate Nacional de los 100 primeros días del nuevo gobierno?

Aún no conocemos el contenido completo de este plan, pero como feministas sí que tenemos una gran agenda de demandas que exigir y negociar. Por nombrar algunas destacaría la igualdad de oportunidades en el mercado laboral y la garantía de igualdad salarial, algo que actualmente es papel mojado, también la sanidad universal, medidas legales contra el tráfico sexual y la igualdad de derechos para todas las mujeres independientemente de su opción sexual, el respeto a los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, así como los derechos LGTB.

Se estima que 20.000 personas viven en la calle, muchas de ellas mujeres, y que el número de divorcios y separaciones ha disminuido debido a la precariedad económica. ¿Esas situaciones han incrementado la violencia de género?

El porcentaje de mujeres que vive en la calle representa un 17,8% del total. Es más bajo que el de los hombres porque en general las mujeres desarrollan mejores relaciones con los miembros de su familia extensa y su entorno y, por lo tanto, tienen más redes. La violencia de género, sin embargo, se ha disparado en los últimos 4 años. Según datos del 2014, los centros de atención a las víctimas de violencia han recibido un total de 10.176 llamadas de mujeres pidiendo ayuda, un 48% de las cuales estaban casadas o tenían pareja. Las violaciones también se han incrementado con el inicio de las políticas de austeridad: un 53,9% en 2011 y un 22,2% en 2012. Lamentablemente sobre los asesinatos machistas no tenemos datos ya que la policía no proporciona cifras claras. Otra consecuencia de los ajustes de la Troika es el cierre de muchos centros públicos de acogida para mujeres.

¿La prostitución ha supuesto una salida económica importante para las mujeres en estos años?

El Centro Griego para la Investigación Social (EKKE, por sus siglas en griego) afirma que desde 2009 la prostitución ha aumentado en un 150%, pero son cifras difíciles de saber. Para muchas mujeres es una manera de obtener dinero, pero lo hacen a espaldas de sus familiares por el estigma social que puede suponer. El verdadero problema es el incremento del tráfico sexual, que además está muy vinculado con mujeres migrantes jóvenes. Sobre este asunto no existen cifras. El gobierno anterior no han hecho nada para combatirlo, tan sólo culpar a las mujeres. Una de nuestras tareas principales, como movimiento feminista, es trabajar de la mano de organizaciones de mujeres migrantes y con las trabajadoras del sexo en este tema.

Parece que uno de los acuerdos del gobierno de Tsipras para el gobierno de coalición con el partido nacionalista de derechas, ANEL, es no tocar el pacto entre Estado e Iglesia.

Si hay un acuerdo así, aún no se ha hecho público. Pero respecto al papel de la Iglesia y el estado sí te puedo decir que las feministas griegas, de manera histórica, reclamamos que sólo sean oficiales y válidos los matrimonios civiles y las parejas de hecho, también para personas del mismo sexo. La Iglesia Ortodoxa Griega no tiene la misma influencia que en España la jerarquía católica. Mucha gente está a favor de la separación entre el estado y la iglesia, sobre todo porque esta última se financia a través de nuestros impuestos, pero es una medida complicada, ya que hay mucha gente a favor de esta unión y desde la política se tiene miedo a las reacciones de la gente. Es un proceso a largo plazo.

Grecia tiene un gasto militar desorbitado, ¿hay propuestas desde los movimientos sociales para presionar a Syriza y que haya recortes drásticos en este sector? ¿Será posible con un ministro de defensa del ANEL?

Efectivamente el gasto militar de Grecia en 2013, según SIPRI ascendía a un 2,5% del Producto Nacional Bruto, el más alto de Europa. Y esto cuando ya se habían ejecutado los primeros recortes. Todo el movimiento antimilitarista y de objeción de conciencia así como grupos feministas estamos a favor de la reducción drástica de este gasto y será una demanda constante al nuevo gobierno. La existencia de un ministro del interior de derechas es un asunto muy serio y por esos mismo las presiones deben ser mayores.

Los recortes sanitarios también han tenido un grave impacto sobre los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, sin embargo, parece que la eliminación de las tasas por consulta puede empezar a revertir esa situación.

El mayor problema lo han tenido las mujeres migrantes y desempleadas. El coste de los partos y los abortos se ha duplicado para ellas. Mucha gente no va al médico, no se pueden permitir pagar una tasa de 5 euros por consulta. Imagínate lo que supone para una pensión de 300 euros. El precio de los medicamentos también ha aumentado mucho y la cobertura estatal cada vez es menor. Afortunadamente el gobierno, como parte de sus promesas, ya ha eliminado esa tasa.

Otra de las promesas anunciadas que también se ha cumplido es la readmisión de las 595 trabajadoras de la limpieza que llevaban más de 18 meses en huelga.

Sí, creemos que ha sido un gesto muy importante. Estas mujeres son un ejemplo de lucha para toda la sociedad.

¿Qué balance hacéis del auge de partidos de derechas?

Estamos experimentando un sentimiento de dignidad y entusiasmo por la actitud de Syriza ante las demandas del gobierno alemán, es una respuesta completamente diferente al anterior gobierno. El pueblo griego ha sido muy castigado injustamente por la Troika y en este momento incluso la gente que no votó a Syriza está muy orgullosa. La influencia de partidos como Amanecer Dorado es mínima y si ahora hubiera elecciones, Syriza tendría más del 60% de los votos. El 17 de febrero se ha convocado una protesta panhelénica coincidiendo con el encuentro de líderes europeos en Bruselas. Se van a tomar las calles en las principales ciudades griegas para decirles a todos esos dirigentes que el pueblo griego apoya a su gobierno.

¿Crees que los movimientos sociales en Grecia cada vez son más fuertes?

Antes de la crisis los movimientos sociales en Grecia no eran muy activos, pero ahora no es así, es lo único positivo de la crisis. La gente ha salido a las calles, mujeres, gente joven, participan en movimientos sociales, de solidaridad, personas que nunca se habían planteado la protesta.

Grecia ha abierto el año electoral y en muchos aspectos para España es un espejo. El triunfo de Syriza puede representar un cambio de ciclo y su primer año de gobierno puede ser central para la política española.

Efectivamente abre camino y, si funciona, otros países lo seguirán. Es una gran apuesta para todas, estamos muy entusiasmadas. La preocupación viene sobre todo de las reacciones que puedan tener países como Francia o Alemania. No creo que haya mucha solidaridad en Europa, sobre todo de los países más poderosos. Por eso es importante que la gente salga a la calle y proteste, como en España y Grecia. En Europa han visto que la gente, que los movimientos sociales tienen mucho poder. Los gobiernos y los mercados tienen miedo.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Inicie sesión para comentar