Reacciones a los atentados de Charlie Hebdo
Históricas manifestaciones en una Francia en estado de shock

La presencia de dignatarios extranjeros en la conmemoración de los atentados de Charlie Hebdo ha sido criticada por la organización Reporteros sin Fronteras, que recuerda el historial en materia de Derechos Humanos de países como Egipto o Rusia.

, París
12/01/15 · 10:59
Miles de personas salieron en París para rendir homenaje a Charlie Hebdo. / Anne Mariétan

En una jornada sin precedentes en la historia de Francia, cuatro millones de personas se han manifestado en repulsa a los dos atentados acaecidos durante la pasada semana y en defensa de la libertad de expresión. En la denominada “Marcha Republicana”, que incluso ha superado ampliamente las concentraciones que se dieron en 1945 tras la Liberación se encontraban entre otros los presidentes y primeros ministros de Italia, España, Alemania y Reino Unido así como de Palestina (Mahmoud Abbas) e Israel (Benjamin Netanyahu).

2,5 millones en París

La amplia afluencia de manifestantes para el desfile que en un principio estaba previsto recorriera el trayecto entre las plazas de República y Nación ha obligado a crear al menos otras dos marchas paralelas simultáneas que permitiesen albergar el flujo constante de participantes que seguían llegando incluso horas después del inicio de la misma. Cabe destacar, sobre todo, la ausencia de incidentes en todo el país y particularmente en su capital, donde se han superado todas las previsiones.

Se han presenciado imágenes inauditas tales como banderas israelíes y palestinas ondeando conjuntamente y ha sido remarcable una importante presencia de la comunidad musulmana tanto el domingo como a lo largo de todos los actos que se han ido desarrollando a lo largo de la semana. No hay que olvidar que entre las víctimas mortales se encuentran Mustapha Ourrad, corrector de Charlie Hebdo y emigrante de origen argelino y el policía Ahmed Merabet, de 41 años, padre de familia y musulmán practicante.

A su vez, diversas marchas organizadas en el resto de Francia han registrado cifras de 60.000 asistentes en Marsella, 300.000 en Lyon, 140.000 en Burdeos o 110.000 en Grenoble. Sin embargo, los preparativos de la manifestación no han estados exentos de polémica. El Frente de Izquierda francés (coalición de partidos entre los que se encuentra el PCF) han declarado “no querer participar en la recuperación política organizada por (François) Hollande, la UE, la Troika y la OTAN”, rechazando el concepto de “unión nacional” lanzado desde el gobierno y desfilando “por separado, con sus propios lemas”.

Por su parte, el ultraderechista Frente Nacional se ha dividido en dos tendencias. Marine Le Pen, candidata a la presidencia y a la cabeza en las encuestas de intención de voto h-a llamado a manifestarse en todo el país salvo en París, debido a lo que ella misma ha calificado como operación de “chantaje y manipulación” del gobierno en las reivindicaciones oficiales. A su vez, su padre, Jean-Marie Le Pen y presidente honorífico del partido no ha dudado en calificar de “Charlots” a todos aquellos que se manifiestan por Charlie Hebdo y ha declarado "yo no soy Chalie". Desde el FN se ha propuesto un referéndum para reincorporar la pena de muerte en el código penal francés por delitos “tanto de terrorismo como de orden militar”.

A lo largo de la jornada centenares de personas se han acercado a depositar flores en las inmediaciones del mercado Kasher de Porte de Vincennes (sur-este de París) donde el secuestro de clientes perpetrado por el supuesto colaborador de los hermanos Kouachi se saldó con cinco víctimas mortales.

La Gran Sinagoga de París, en las inmediaciones de la Plaza de la Nación, ha sido el escenario del acto religioso en memoria de las víctimas del atentado de Vincennes. En el acto han estado presentes miembros de las comunidades católicas y musulmana, así como el presidente del gobierno y el ministro Manuel Valls. Roger Cukierman, representante del Consejo Representativo de las Comunidades Judías en Francia (CRUIF) se ha referido al hecho de que Francia ha sido el país de mayor afluencia migratoria hacia Israel durante el año 2014, por lo que ha llamado a su comunidad a “aceptar Francia no como un lugar de paso hacia Israel, si no como nuestro país”. Con 480.000 miembros, la de Francia es la comunidad judía mas numerosa de Europa.

Tampoco se han pasado por alto la presencia de ciertos representantes políticos procedentes de países como Rusia, Turquía o Algeria en una marcha que se suponía reivindicaba, entre otras cosas, la libertad de expresión, Así, la organización Reporteros sin Fronteras ha llamado la atención sobre la participación de, por ejemplo, Sameh Choukkry, ministro egipcio de Asuntos Exteriores, país con el puesto nº 156 de 180 en el ránking de estados con menor libertad de prensa o de Hungría, representada por el primer ministro Viktor Orban y con el puesto 64, Rusia (148), Gabon (98).

La tensión sigue presente en las calles

A pesar de la ausencia de incidentes en todas las marchas y concentraciones sigue existiendo un fuerte sentimiento de amenaza sobre el país y más concretamente sobre su capital. A lo largo de la jornada del sábado la policía intervino en lo que resultaron ser tres falsas alarmas en dos sinagogas y en una farmacia regentada por judíos en el distrito XIX de París, barrio en el que ésta comunidad mantiene una fuerte presencia y que, paradójicamente, era el lugar de reclutamiento de grupos islamistas.

Por su parte, fuentes policiales estudian la posible relación entre el arma utilizada por el secuestrador del supermercado de Porte de Vincennes y una herida de bala que habría recibido un deportista en un parque de las inmediaciones sin motivo aparente horas antes del inicio del secuestro.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0