Sanidad | Las personas afectadas exigen soluciones de urgencia
Curar la hepatitis C: más cerca, pero a precios prohibitivos

El elevado precio de los nuevos tratamientos los hace inalcanzables para la mayoría. El sábado 10 de enero la Plataforma de Afectados por Hepatitis C de Madrid marchará desde el Hospital 12 de Octubre hasta La Moncloa a partir de las 9.45h para pedir que los nuevos tratamientos lleguen a todos los pacientes. Los nuevos tratamientos contra la hepatitis C tienen un índice de curación del 95%, pero su precio los hace inaccesibles para la mayoría

09/01/15 · 10:25
Edición impresa
Encierro en el hospital 12 de octubre. / Olmo González

“Estamos muy quemados, cada vez sabemos de más personas que ya tienen el tratamiento solicitado y aprobado y no lo están recibiendo”. En su décimoquinto día de encierro de la Plataforma de Afectados por Hepatitis C en el hospital madrileño 12 de Octubre, el 1 de enero, Elsa Tobeña pide que se facilite el acceso a los nuevos medicamentos contra la hepatitis C que cuestan 25.000 euros por tratamiento en el Estado español y tienen una efectividad de entre un 50% y 95%. “Estamos más cerca que nunca de la posibilidad de eliminar la hepatitis C gracias a unos tratamientos revolucionarios, pero por desgracia el precio es prohibitivo”, asegura Jennifer Cohn, coordinadora médica de la campaña Acceso al Medicamento de Médicos Sin Fronteras (MSF).

La efectividad de los nuevos tratamientos ha venido de la mano de unos precios que lo hacen inaccesible para la mayoría. El primer medicamento que entró en el juego, de la farmacéutica Gilead Sciences, lo hizo a un precio de 94.500 dólares por un tratamiento de doce semanas (en algunos genotipos el tratamiento recomendado es de 24 semanas, lo que duplica el coste) en EE UU, 41.000 euros en Francia o 25.000 euros en España.

“Hay al menos 35.000 cirróticos [los casos más graves, o fase IV] que lo necesitan ya, no mañana”

Con estas cuentas, a las que se suman costes de otros medicamentos con los que debe combinarse el tratamiento, los 125 millones de euros que el Ministerio de Sanidad ha anunciado para nuevos tratamientos de hepatitis C en 2015 no han servido para tranquilizar a quienes sufren esta enfermedad infecciosa que afecta principalmente al hígado y que se contagia mediante sangre contaminada −en el Estado español muchas de las infecciones tienen su origen en transfusiones de sangre realizadas en los años ochenta, cuando no existían los controles actuales−. “Con esa partida el Gobierno cubre sólo un 17% de los casos más graves; nosotros y los hepatólogos estamos diciendo que hay al menos 35.000 cirróticos [los casos más graves, o fase IV] que lo necesitan ya, no mañana”, dice Tobeña, que recuerda que hay 175.000 diagnosticados, pero que, al tratarse de una enfermedad asintomática en gran parte de su desarrollo, la cifra total de infectados en España se calcula en unas 800.000 personas. Por el momento, y pese a que el nuevo tratamiento con sofosbuvir (comercializado como Sovaldi) fue aprobado en España el 1 de enero de 2014, la medicina llega a los enfermos de forma irregular. La Plataforma asegura que en algunas comunidades se receta sólo de forma anecdótica, como en Asturias, mientras que sí llega, indican, en el País Vasco. En Andalucía, el Gobierno ha asegurado recientemente que garantizará el acceso a los nuevos tratamientos.

Doce muertes cada día

La Plataforma de Afectados por Hepatitis C señala al Gobierno, a quien culpa de unas muertes que considera evitables. En el hall del Hospital 12 de Octubre repiten que “no son muertes, son asesinatos”. Eso dice también Ramón Dorado, que participa en el encierro para pelear por el acceso al medicamento de su mujer, con hepatitis C en fase III, pero con graves complicaciones. Dorado recuerda que cada día mueren doce personas por esta enfermedad y pide que sean “los hepatólogos y sólo los hepatólogos” quienes puedan diagnosticar y recetar. También pide al Gobierno voluntad para negociar el precio de un medicamento cuyo coste de fabricación es de entre 62 y 134 dólares por el tratamiento de doce semanas, según un estudio del que se hizo eco Médicos sin Fronteras cuando en diciembre de 2013 apoyó a India en su oposición a reconocer la patente de sofosbuvir de Gilead Sciences en ese país.

En Andalucía, la Junta ha asegurado que garantizará el acceso a los nuevos tratamientos

Unos meses después, la farmacéutica anunció un acuerdo con siete empresas indias que podrán comercializar un tratamiento y distribuirlo en 91 países en vías de desarrollo. ¿El precio? Unos 10 dólares por cada pastilla, frente a los 1.000 (mil, sí) dólares por pastilla que cuesta en EE UU. MSF explica que la fabricación de genéricos y la entrada en juego de otras marcas provocará una reducción de los precios que hará accesible el medicamento. Cohn llama la atención sobre el hecho de que la mayoría de los Estados incluidos en el acuerdo indio son de países en desarrollo, mientras que los países de renta media, donde se encuentra el 73% de los casos diagnosticados de hepatitis C, por el momento quedan excluidos tanto de las “rebajas” de Gilead Sciences (con la excepción de Egipto, a quien la farmacéutica ofreció el tratamiento con un 99% de descuento sobre el precio de EE UU), como de los acuerdos de fabricación de genéricos.

“La competencia de los genéricos es la forma más potente de rebajar los precios, y ya hemos visto unas reducciones de un 99% en algunos casos”, dice Cohn. “Los gobiernos pueden ayudar a hacer que esta competencia llegue, y que lo haga lo antes posible”, asegura esta experta, que cree que en dos años los precios habrán bajado significativamente y que, mientras tanto, los gobiernos deben presionar para bajar los precios y poner por delante de las patentes la salud de la población.

Pero esperar no es una opción para quienes desesperan en el encierro del 12 de Octubre. “Yo tengo desde el 18 de diciembre solicitada la medicación. En mi informe pone que tengo alto riesgo de desarrollar un cáncer hepático o de que se descompense el hígado y se vaya al traste”, dice Elsa Tobeña, que ya ha pasado por los interferones (una medicación efectiva para algunos genotipos de la enfermedad, pero muy agresiva en algunos pacientes) y dice tener poco que hacer mientras no llegue el Sovaldi. “Si mi hígado acaba en cáncer ya no sólo necesitaría el trasplante, sino también más medicación, lo que supone un montón de gastos que se pueden evitar si se erradica la enfermedad”.

Marchas en varias ciudades

El sábado 10 de enero la Plataforma de Afectados por Hepatitis C de Madrid marchará desde el Hospital 12 de Octubre hasta La Moncloa a partir de las 9.45h para pedir que los nuevos tratamientos lleguen a todos los pacientes. También hay convocatorias de concentración en el Hospital Carlos Haya de Málaga y en el Puerta del Mar de Cádiz el mismo día a las 10h. A esa hora en Bilbao, la Plataforma de Afectados y Afectadas por Hepatitis C en Bizkaia ha convocado en la Plaza Circular. Las plataformas de Córdoba y Girona ya han desconvocado sendos encierros.

Tags relacionados: Número 237
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

1

  • |
    Plataforma Afectados Hepatitis C Granada
    |
    09/01/2015 - 6:27pm
    En Granada la Plataforma de Afectados por Hepatitis C de Granada también ha convocado concentración para mañana 10 a las 10 horas en la puerta principal del Hospital Virgen de las Nieves.