Confluencia Municipal
Una segunda oportunidad para Guanyem València

Una primera asamblea que suscitó muchas dudas da paso a un cierto optimismo limitado por los tiempos.

27/10/14 · 8:37

La primera asamblea de Guanyem València, el 23 de septiembre, tuvo un éxito de público indiscutible. Sin embargo, el proceso generó reticencias por el miedo a que se tratara de un intento de apropiación de unas siglas para formar una marca blanca de un determinado partido político. Tras esta primera asamblea, movimientos sociales, colectivos, partidos políticos y ciudadanos a nivel individual se han puesto a trabajar de forma frenética para que efectivamente Guanyem se constituya en el espacio de confluencia de la ciudad. El gran reto: configurarse como lugar de encuentro de la izquierda en un tiempo limitado por las elecciones locales en mayo de 2015.

Diagonal València se ha reunido con varias personas que a título personal participan o están en contacto con esta apuesta para que nos relaten cómo se está desarrollando y expliquen sus impresiones.

“Se dio mala imagen, a bote pronto dio la sensación de que EUPV se apropiaba de la marca Guanyem”,
apunta Rosa

“Tal y como se presentó Guanyem no podía cubrir las expectativas de una apuesta municipalista de confluencia”, señala Jaime Paulino, de Podem València. En referencia a una primera asamblea en la que el discurso se resintió por un excesivo protagonismo de gente muy conocida de Esquerra Unida del País Valencià (EUPV). No es el único en pensar de esta manera, le siguen Natxo Calatayud, de Alternativa per València-CUP; Raúl Blanco, ciudadano que participa a nivel individual; o, Rosa Gonzálbez, de Perifèries y Podem.

Desde el principio había dudas; no se parecía en nada al proceso iniciado en Barcelona “no se ha consultado con los movimientos sociales”, explica Rosa. Ella se enteró del proyecto de concurrencia por unos amigos que le dijeron que se acercara a firmar un manifiesto ya redactado. En el mismo sentido se expresa Natxo, “No se habla con nosotros, nos enteramos por un correo electrónico que nos rebotan (…) y la manera que nos llega crea incertidumbre porque sus destinatarios son representantes de EUPV”. La sorpresa tiene su explicación en que en el resto del Estado los diferentes Guanyem no tienen una vinculación clara con partidos políticos.

La primera asamblea dejó a todos un sabor agridulce, fue un éxito de participación ciudadana, pero el llamamiento tuvo éxito sólo en una determinada cultura política, “la media de edad de la gente fue muy elevada (…) y cuando la gente empezó a hablar vi que era gente de un perfil muy determinado (…) de EUPV y del Frente Cívico Somos Mayoría (FCSM)”, explica Natxo. “Se dio mala imagen, a bote pronto dio la sensación de que EUPV se apropiaba de la marca Guanyem”, apunta Rosa.

“Esto no es una tapadera de EUPV para presentarse con otro nombre (...) o nos unimos contra el  PP y echamos al gobierno”

Marco Fornés, militante de EUPV, reconoce “que pudo ser un error (…) hubiera sido más útil hacerlo de otra manera”, pero en todo caso deja claro que no era una asamblea organizada por EUPV, aunque sí por algunos militantes de la organización, pero no los únicos. Añade, que se intentó conjugar una máxima participación con la elaboración de algo que tuviera posibilidades de futuro “el tiempo se nos echa encima, las elecciones son en mayo y contra eso, estamos jugando todos en cierta manera”. Marco no formó parte de las reuniones previas a la primera asamblea de Guanyem València pero sí participa en la comisión de programa.

Dinámicas en las comisiones

Rosa decidió ir a las comisiones de trabajo, “desde los movimientos sociales hay cosas que decir y que era oportuno dado que nadie nos había preguntado, tuviésemos esa oportunidad de juntarnos y pensar colectivamente qué podemos aportar y que podemos esperar de este Guanyem”. Ella aprecia que las comisiones de trabajo están abiertas y con vocación barrial, critica que la forma de convocarla no es la más adecuada porque no todo el mundo dispone de la información, pero “en fin, lo cierto que es un espacio abierto y puede ir cualquiera”. En sentido similar opina Raúl, “la gente se quedó con mal sabor de boca en la primera asamblea, pero ahora es un proyecto ilusionante donde de verdad se está tratando de construir un espacio ciudadano (…) se va a presentar una estructura organizativa que será la más horizontal de todas”.

“Los procesos que han tenido lugar dentro de las comisiones de trabajo para solucionar esa salida en falso del Guanyem han sido muy satisfactorios, se ha hecho autocrítica (…) ahora hay muy buen ambiente”, explica Marco. Él añade que si bien hay puntos de fricción, el debate está siendo muy constructivo, no se está cayendo ni en el insulto ni en la descalificación a pesar de que los debates a veces son duros. Además, añade, que si en este Guanyem no entramos todos, el proceso no tiene sentido: “esto no es una tapadera de EUPV para presentarse con otro nombre (…) o nos unimos contra el  PP y echamos al gobierno” o, dice Marco, tenemos PP-PSOE o PP-PSOE-UPyD durante otros 20 años más. "Una primera asamblea no del todo bien llevada es algo que se puede sobrellevar, una segunda asamblea podría herir de muerte el proyecto de Guanyem, y eso es algo que nadie queremos", concluye Marco.

La voz más crítica es la de Natxo, “hemos visto una estrategia de gente de EUPV y FCSM de pasar el rodillo y que esta iniciativa les sirva para salvar los muebles de la situación interna de la que se encuentran, además de una forma bárbara, ir todos, mucha gente, arrinconar las ideas críticas”. No obstante, valora que se han encontrado con mucha gente con ganas de hacer cosas, con ideas, y nuevas formas de hacer política con voluntad de que esto se abra y que sea participativo. Pero a pesar de su “optimismo entre comillas” explica que hasta la asamblea del martes 28 no se podrá ver si esa voluntad es mayoritaria o si es tragada por las maquinarias de los partidos. Finalmente añade, “Seria inteligente que EUPV se diera cuenta de que no puede encabezar un movimiento así y que ha de ponerse a un lado y que la gente tome el protagonismo, esto no quiere decir en ningún momento que estén fuera que no tengan que participar, hay gente de las bases que es valiosísima que están luchando y están en las calles y que son compañeros de lucha pero han de entender que las direcciones de esos partidos están bloqueando la participación de la gente.”

Dos culturas diferentes de entender la política

Para Jaime Paulino el problema de fondo es que hay dos actores que tienen que confluir en un mismo espacio ciudadano: una asume la estructura horizontal del 15M frente a otra cultura sujeta a objetivos y por tanto a espacios programáticos. “Si Guanyem quiere ser ese espacio tendrá que haber un consenso entre las dos formas de ver la política, sino sólo será una opción política con determinadas características”

Raúl Blanco lo enmarca en un debate generacional. Por un lado, la gente de más edad, con una larga historia de lucha y esperanza, pero también con resistencia al cambio; por otro lado, los más jóvenes, con ganas de hacer nueva política y abrir los procesos a la mayor cantidad posible de gente. Blanco, que se identifica con el segundo grupo, aconseja “empaparse y escuchar” a la gente más mayor.

Compromís y Podem en Guanyem

En declaraciones a Diagonal València, Giuseppe Grezzi, asesor del grupo municipal de Compromís por València, explica que el tema se ha tratado en la ejecutiva de Compromís y se ha dicho que “no vamos a participar directamente, de momento, porque queremos ver como evoluciona y por un cierto respeto a los movimientos sociales”. Grezzi, expone que desde Compromís se ha querido mantener un respeto máximo, porque entiende que Guanyem en València debe de vivir un proceso parecido al que se ha vivido en Barcelona, es decir, ha de venir de los movimientos sociales. No obstante, entiende que es un proceso que todavía se está elaborando y no sabemos muy bien hacia donde está yendo. También, hace referencia a sus propios procesos internos, “El tiempo apremia, en mayo son las elecciones y nosotros no podemos acabar nuestro proceso de primarias antes de finalizar el año porque debe de haber tiempo suficiente para que la gente se apunte, para generar un debate abierto, y que la gente se movilice.”

Respecto a Podemos, Jaime Paulino explica que si atendemos a las inercias propias de la metodología de este partido le preocupa que el espacio local de no se constituya con tanta rapidez como el de País Valencià, porque a fin de cuentas la formación no va a presentarse como tal en las elecciones locales, y parece que es bastante probable que sí en las elecciones autonómicas. Algo que puede retrasar futuras convergencias con Guanyem València. La II asamblea de Guanyem tendrá lugar en el Río debajo del puente de La Peineta el 28 de Octubre a las 19h.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

2

  • |
    Agustín Morales
    |
    27/10/2014 - 9:15pm
    ¿Alguien puede decirnos que historial de lucha en movimientos sociales tienen las personas entrevistadas en este artículo? Comparados, por ejemplo, con las personas que promovieron en Guanyem - entre las que se encuentran los que promovieron y levantaron la PAH en Valencia.
  • |
    Paquito el Chocolatero
    |
    27/10/2014 - 9:12pm
    Un artículo en que se expresa la opinión de tres personas de Podemos que son muy conocidos en su casa a la hora de comer (y cuya postura acaba de ser aplastada en la Asamblea de Vistalegre), y el portavoz de las CUP, que, como todos sabemos, es una opción política superconocida en la Ciudad de Valencia, a pesar de no reunir ni 4 votos. Gran pluralidad de opiniones que representan a los movimientos sociales, si.
  • Tienda El Salto