Centros de Internamiento de Extranjeros
Fallos en el sistema de videovigilancia entorpecen la investigación de casos de tortura en los CIE

La organización Tanquem els CIE's presenta una queja ante los juzgados 1 y 30 de Barcelona en la que señala irregularidades graves que han dificultado la obtención de pruebas en casos de tortura.

15/10/14 · 14:20
Interior del CIE de Zona Franca, en Barcelona. / Albert García

La organización Tanquem els CIE's denuncia que el sistema de videovigilancia en el CIE de Barcelona presenta problemas técnicos que ponen en duda su eficacia a la hora de investigar las denuncias por vejaciones, agresiones y malos tratos.

“Queremos plantear la adaptación de los sistemas de control de videovigilancia y custodia a las recomendaciones emitidas por las Organizaciones Internacionales de Prevención de la Tortura y los Malos Tratos”, explica a Diagonal Andrés García Berrio, miembro de la Coordinadora para la Prevención y la Denuncia de la Tortura.

Desde Tanquem els CIE's han enviado hoy una queja a los juzgados 1 y 30 de Barcelona en la que señalan que durante el último año han tenido constancia de irregularidades graves. En concreto, el colectivo afirma que la policía ha dificultado la obtención de pruebas en procedimientos penales por malos tratos denunciados por internos del CIE.

El texto enviado al juzgado señala los fallos del sistema de videovigilancia que entorpecieron la investigación de la muerte de Alik, ciudadano de origen armenio que falleció en el CIE de Zona Franca el 3 de diciembre de 2013, por suicidio, según la versión policial. Los internos explicaron a Tanquem els CIE's que Alik tuvo un enfrentamiento con varios policías del centro, que entraron en su celda y se lo llevaron a la fuerza. Después oyeron sus gritos. La policía no presentó las imágenes de las cámaras situadas en el pasillo del módulo donde estaba la celda de Alik alegando problemas técnicos. 

La organización señala también en su queja que los dispositivos de grabación de las células de aislamiento, de la biblioteca del centro, de los accesos a las celdas, de los comedores y de la sala de televisión sólo tienen capacidad para almacenar las imágenes por un máximo de trece días.

El breve periodo de almacenamiento fue excusa para que la policía no presentara las grabaciones relacionadas con la denuncia de varios internos de agresiones por parte de la policía el 31 de diciembre de 2013, a pesar de que los letrados pidieron las imágenes el día siguiente a los hechos. “La demora en la solicitud del juzgado, la falta de diligencia de la dirección del centro en conservar las imágenes de una situación que, según conocían, estaba siendo investigada y el breve paso de almacenamiento de las imágenes impidieron tener acceso a ellas en dicho proceso y esclarecer los hechos”, afirma el escrito.

La baja calidad de las imágenes es otra queja subrayada por Tanquem els CIE's, que recuerdan que en un juicio por agresiones a un interno en febrero de este año, el juez señaló en la sentencia que, aunque existía una “notoria extralimitación” en la actuación de los agentes, las imágenes no permitían diferenciar si se trataba de “un simple empujón” o de “una patada”.

La organización Tanquem els CIE's recuerda que el relator especial de Naciones Unidas ya recomendó en su Informe 2004 la instalación de sistemas de vídeovigilancia en comisarías y centros de privación de libertad para poder investigar denuncias de tortura y el propio Gobierno español, en su Plan de Derechos Humanos de 2008, preveía como obligatoria la videovigilancia en estos establecimientos.

 

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0