Ecuador I el gobierno ecuatoriano firma un tlc con la UE
El interminable viaje a la derecha de Rafael Correa

Las últimas medidas adoptadas en materia económica por el Gobierno de Ecuador abren un debate sobre el cambio de rumbo del proyecto político de Rafael Correa.

, Quito / Ecuador
08/10/14 · 15:00
Rafael Correa saluda desde el Palacio de Carondelet, en 2012 / Edu León

Rafael Correa triunfó en las elecciones de 2006 con un proyecto político basado en un proceso constituyente inspirado en la refundación del Estado, el arrinconamiento de los grupos económicos que históricamente habían dominado el país a través de una corrupta y deslegitimada “partidocracia”, y en darle la puntilla al sistema económico neoliberal, hasta entonces vigente.

Bajo esta lógica política, los conflictos entre el Gobierno y las instituciones de Bretton Woods han sido permanentes, por lo menos hasta hace poco. Apenas tres meses después de que iniciara su mandato, Rafael Correa expulsó y declaró “persona no grata” al representante del Banco Mundial (BM) en el país. En aquel momento, el mandatario ecua­to­riano declaró: “Aquí tenemos un país altivo, soberano y digno, y no vamos a aceptar chantajes de ninguna burocracia internacional”.

 “Aquí tenemos un país altivo, y no vamos a aceptar chantajes de ninguna burocracia internacional”, dijo Correa poco después de asumir

Coherentes con esta posición, las delegaciones del Gobierno ecuatoriano en los diversos foros internacionales donde han tenido presencia, se han caracterizado por un cuestionamiento permanente al Fondo Monetario Internacional (FMI) y al BM. “Remendar el sistema Bretton Woods, que no controlamos, no tiene sentido para los países en desarrollo”, diría el propio presidente Correa en la Cumbre de la ONU, en junio de 2009, sugiriendo la abolición de ambas entidades financieras internacionales.

Unos meses antes, en noviembre de 2008, a través de una auditoría independiente, Ecuador documentaba centenares de irregularidades e ilegalidades en contratos de deuda con prestamistas internacionales. De esta manera, el Gobierno declaraba el cese de pagos del 70% de la deuda externa en bonos. Meses después, alcanzaba un acuerdo con la mayoría de sus acreedores para readquirir esta deuda.

Con esta operación y la inversión de 800 millones de dólares, el país logró liberarse de 3.000 millones de deuda externa, lo que le supuso un ahorro de unos 7.000 millones de dólares. Sin embargo, esta medida supuso una mayor dificultad para conseguir nuevos préstamos en los mercados financieros, lo que convirtió a China –con un tipo de interés mucho más elevado– en la tabla de salvación de la economía ecuatoriana.

Según Alberto Acosta, cofundador de Alianza País y presidente de la Asamblea Constituyente, “esto supuso un monto global entre créditos y ventas anticipadas de petróleo superior a 10.000 millones de dólares con los chinos”, de los cuales –según datos del Minis­terio de Fi­nanzas– quedaba un saldo de 6.300 millones de dólares.

El último incidente notable del jefe de Estado ecuatoriano con el Banco Mundial tuvo lugar en Asun­ción, en octubre de 2011. Allí, Co­rrea abandonó la sala donde se desarrollaba la Cumbre Iberoame­ricana ante la intervención de la vicepresidenta del Banco Mundial, Pamela Cox, tras acusarla de haber “chantajeado” a su país en el pasado. “Al menos que empiece pidiendo disculpas por el daño que le ha hecho a América Latina y al resto de países del planeta”, manifestó el mandatario visiblemente molesto por la presencia de la funcionaria internacional.

Reencuentro con el BM y FMI

Pese a todos los discursos y gestos, en julio de 2013 el Banco Mundial otorgaba un crédito al Estado ecuatoriano por 205 millones de dólares para la realización del metro de Quito y, un mes después, otros 100 millones para mejorar los servicios de agua, sanidad y transporte en la municipalidad de Man­ta. Este cambio conllevó la eliminación en el discurso oficialista de las críticas contra la institución presidida por Jim Yong Kim.

Pese a todos los discursos, en 2013 el Banco Mundial otorgaba un crédito a Ecuador por 205 millones de dólares

Según señala Jorge León, analista político ecuatoriano, “Correa promueve en el Gobierno desde hace algún tiempo a un sector político cercano a tradiciones de la Iglesia católica en detrimento de la izquierda; de hecho, en la cúspide del poder apenas quedan personas alineadas a esa tendencia ideológica”.

En abril de este año, el Banco Mundial duplicaba la línea de crédito a este país andino. Y, dos meses después, Ecuador aceptaba el monitoreo por parte del FMI de su economía, lo que permitió la emisión de 2.000 millones de dólares en bonos del Estado. Según Acosta, “esta operación se hizo a un interés del 7,95%, es decir, incluso superior al de los préstamos chinos”.

De igual manera, el pasado junio el país transfería más de la mitad de sus reservas de oro al poderoso grupo de inversión Goldman Sachs para asegurarse liquidez. En paralelo, se cerraba un acuerdo comercial con la Unión Europea.

En paralelo se cerraba un acuerdo comercial con la UE. Para Paul-Emile Dupret, asesor para asuntos de comercio internacional del grupo Izquierda Unitaria del Parlamento Europeo, “desafortunadamente es una simple y acelerada adhesión al leonino acuerdo de libre comercio de última generación ya firmado con Colombia y Perú”. Según señala este asesor belga, la Comisión Europea no accedió de ninguna manera a negociar un acuerdo comercial para el desarrollo, como pedía Ecuador al principio.

A pesar de esto, el ministro de Comercio Exterior, Francisco Riva­deneira, quien con anterioridad ejerciera como gerente del banco Citi­bank, niega que se haya firmado un acuerdo asimétrico y contraproducente para el desarrollo endógeno del país, indicando que se han diseñado estrategias para “tratar de compensar a los grupos afectados”.

Según Óscar Ugarteche, coordinador del Observatorio Económico de América Latina, estamos asistiendo a un discreto viraje político. “El Gobier­no está adoptando medidas de carácter ortodoxo que rechazó durante mucho tiempo. ¿Hay algo más ortodoxo que planear la eliminación de subsidios y la reestructuración de subvenciones? Es lo que siempre pide el FMI”, afirma este reconocido académico peruano.

En todo caso queda para la reflexión una frase utilizada por el presidente Correa: “Básicamente estamos haciendo mejor las cosas con el mismo modelo de acumulación, antes que cambiarlo, porque no es nuestro deseo perjudicar a los ricos, pero sí es nuestra intención tener una sociedad más justa y equitativa”.
 

Reducción de la pobreza y desigualdades

Las 500 mayores empresas que operan en Ecuador registraron ingresos de más de 78.000 millones de dólares, lo que supone un crecimiento del 7% en relación a 2012. El salario básico pasó de 292 dólares en 2012 a 340 dólares en el presente año.

Con respecto a la reducción de la pobreza, Ecuador es uno de los países con mejores resultados en América Latina. En 2006, la pobreza afectaba al 37,6%. En la actualidad, al 25,6%. El desempleo se sitúa en el 7,31%, aunque según datos de la OIT la economía informal en el país es del 52,2%.

Las desigualdades persistentes en el país se notan especialmente en la posesión de la tierra: unas 6.000 familias ligadas a la agroindustria concentran más del 70% de las parcelas cultivables, mientras que 700.000 familias de pequeños productores apenas tienen acceso al 20%. Ecuador es considerado como uno de los países con mayor desigualdad de acceso a la tierra del subcontienente.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

1

  • |
    jazz
    |
    08/10/2014 - 6:13pm
    Pues para mí ese debate al que se alude en el subtítulo se abrió con sus declaraciones y actuaciones antiabortistas y abiertamente antifeministas. Por favor, recordemos como chantajeó a su partido con la amenaza de su dimisión si sus diputados votaban a favor de promulgar una ley que permitiera el aborto en casos de violación.