La plataforma ha recuperado para realojos sociales 9 bloques de Sareb, 5 de ellos en Cataluña
La PAH busca que la regularización de un bloque ocupado siente precedente

Miembros de la PAH Sabadell se reúnen con representantes de la Generalitat el viernes para concretar la regularización de 40 familias en un bloque ocupado del 'banco malo'.

, Redacción
02/10/14 · 8:00
Edición impresa
Vecinas del bloc Gràcia (Sabadell) celebran el anuncio de la Generalitat sobre el alquiler social de las familias realojadas por la PAH en el edificio. / Isidre García

En la segunda semana de septiembre los grupos stop desahucios y por el derecho a la vivienda consiguieron dos importantes cesiones de pisos en alquiler social por parte de dos entidades financieras. En Sabadell, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) consiguió que la Sareb, conocida popularmente como ‘banco malo’, acepte la regularización de 40 familias en el bloque que ocupan desde abril de 2013 en esta ciudad. En Madrid, 19 hogares de un bloque ocupado de La Caixa en el barrio de Ma­lasaña negocian con la entidad su realojo en otros pisos en régimen de alquiler social. Ambos bloques son parte de la campaña de Obra Social que impulsan la PAH y grupos stop desahucios, y que desde diciembre de 2011 ha supuesto la recuperación de 29 bloques vacíos en manos de las entidades financieras.

La cuestión que se abre es si la regularización de un bloque ocupado al banco malo abre un precedente

De estos 29 bloques, en total cinco –contando con los edificios ganados en septiembre– ya han conseguido acuerdos de realojo. Pero sólo el de Sabadell ha conseguido el realojo de todas las familias (146 personas, de las cuales 58 son menores de edad) en el mismo bloque. Hasta ahora, los precedentes de Manresa (La Caixa) y Terrassa (Catalunya Caixa-Sareb), a los que ahora se suma el bloque madrileño, conocido como La Ma­nuela, habían conseguido el realojo de las familias con alquiler social en otros pisos de la entidad propietaria. El movimiento ha celebrado sus dos últimas victorias como importantes logros, y la cuestión que ahora se abre es si los acuerdos suponen un precedente.

En el caso de Sareb la posibilidad surge sola: contando con el Bloc Gràcia de Sabadell, son nueve los bloques del banco malo que la campaña Obra Social de la PAH mantiene recuperados para alojar en ellos a personas sin acceso a una vivienda digna. La última de estas recuperaciones se hizo pública el 24 de septiembre en la localidad tarraconense de El Vendrell, y la PAH espera recuperar más edificios de Sareb en los próximos meses. Una portavoz de Sareb ha señalado a Diagonal que el acuerdo de Sabadell “no supone un precedente”, y destaca que las conversaciones y el traspaso han sido con la Generalitat y no con la PAH. La entidad anunció en julio que cedería 600 pisos al Gobierno catalán para que éste los pase a gestionar dentro de una bolsa de pisos sociales. La lucha de la PAH, que es a la vez una lucha por el derecho a la vivienda y por el reconocimiento como interlocutor por parte de las administraciones, se encuentra con este muro en su relación con Sareb.

Un búnker llamado Sareb

“La solución ha venido puenteando a la Sareb”, señala a Diagonal Pau Llonch, de PAH Sabadell. La plataforma tiene recuperados otros cuatro bloques de la entidad en Catalunya: dos en la localidad de Manresa, dos en Sabadell (contando el bloc Gràcia) a los que se ha sumado El Vendrell. Según Llonch, la negociación de los demás bloques pasa ahora por “hacer efectivo ese precedente ante la Gene­ralitat”. Bernat Sorinas, de PAH Manresa, cuenta a este periódico que el abogado de Sareb que lleva la denuncia contra uno de los dos inmuebles del banco malo que ocupado la pataforma en esta localidad les ha asegurado que éste no se encuentra entre los edificios traspasados a la Generalitat, algo que de ser cierto podría complicar un posible acuerdo.

Por su parte, una portavoz del departamento de Habitatge de la Generalitat ha asegurado a Dia­gonal que no disponen de un desglose de todos los pisos de Sareb que han sido cedidos al gobierno catalán. “Al principio, Carles Sala [regidor de Habi­tat­ge] nos decía que era imposible llegar a acuerdo alguno con Sareb”, recuerda Llonch, que insiste en la importancia de la presión social y el alto consenso ciudadano y político logrado por la PAH en Sabadell. La plataforma tiene una reunión pendiente con la Generalitat para el viernes 3 de octubre en la que se avanzarán detalles sobre la cuantía de los alquileres sociales y la denuncia contra varios habitantes del inmueble por parte de Sareb.

El resto de autonomías no han firmado todavía acuerdos análogos al del banco malo con la Generalitat, con lo que, de persistir la negativa de la entidad presidida por Belén Romana a reunirse sin intermediarios con la PAH, los procesos de regularización podrían alargarse o terminar con un desalojo de las familias. Sí hay conversaciones –en el bloque recuperado en Zaragoza y uno de los bloques de Madrid– a través de la empresa Diagonalgest, una intermediaria que también trabaja con otras entidades financieras que han ido absorbiendo activos inmobiliarios durante la crisis.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0