Ley de Racionalización del Sector Público
Del Ejército a la Administración Civil

Las Fuerzas Armadas suman un máximo de 48.000 altos mandos por ley, con retribuciones que alcanzan los 5.000 euros mensuales.

, Redacción
05/10/14 · 8:00
Edición impresa

Vía libre para que el personal militar de carrera pase a trabajar para la Administración. Ésta es una de las iniciativas incluidas en la Ley de racionalización del sector público y otras medidas de reforma administrativa, publicada en el BOE el 16 de septiembre, con la que se dan pasos para adelgazar el aparato militar, junto con la unificación de algunos organismos militares, como el Ser­vicio Militar de Construcciones, que pasaría ahora a formar parte del Instituto de Vivienda, Infraestructura y Equipamiento de la Defensa. La disposición adicional duodécima de la ley explica que el paso a la Admi­nistración civil se haría tras aprobar la correspondiente convocatoria pública y con las condiciones laborales del nuevo trabajo en cuanto a jornadas y vacaciones, manteniendo el sueldo base de su condición militar pero cambiando las retribuciones complementarias correspondientes al puesto de trabajo en la Admi­nistración civil.

La iniciativa “podría suponer cierta transferencia de una cultura más militarizada hacia lo civil”, explica Jordi Calvo, del Centro de Estudios para la Paz JM Delàs de Justícia i Pau. Pero, según este analista, es sobre todo una muestra de que “hay mucho personal ocioso en la administración militar en cuanto al número de efectivos”.

El grueso de personal de carrera, o mandos, dentro del personal militar supone actualmente una cifra cercana a los 48.000 efectivos, que es el máximo de personal de rango permitido por ley en el Ejército desde 2007. Son cerca de la tercera parte de los efectivos militares en total, una proporción que no ha dejado de crecer desde 1984, cuando la legislación comenzó a limitar el tamaño del Ejército. Cobran un sueldo base de poco más de mil euros pero, al sumar los distintos complementos militares, superan los 5.000 euros mensuales. Las primas, en caso de pase a reserva forzoso o con consentimiento, alcanzan los 5.500 euros en el caso de coroneles o capitanes de ­navíos, según detalla el Real Decreto 1314/2005, por el que se aprobó el Re­glamento de retribuciones del personal de las Fuerzas Armadas.
 

A la cabeza en efectivos

En 2011, el Estado español era el cuarto país de la Unión Europea en número de soldados, con 142.212 efectivos, según datos publicados por el International Institute of Stra­tegic Studies. Dos años más tarde, las cifras de efectivos se rebajaban a 136.000, lo que supone una tasa de 2,95 soldados por cada cien habitantes. “Es un secreto a voces que hay un informe en el cajón del ministro [de Defensa], Pedro Morenés, sobre una reducción de efectivos en el Ejército”, señala Jordi Calvo.

Entre 2007 y 2013 el número de efectivos del Ejército aumentó un 3%

En julio de 2012, El País informaba de la existencia de un documento clasificado denominado Vi­sión 2025, en el que se planteaba la reducción de 20.000 efectivos militares: 10.000 del Ejército de Tierra, 5.000 más entre la Armada y Ejército del Aire y otros 5.000 de personal civil. Ya en enero de este año, el ministro declaró que “más vale tener un 10% al 100% que un 100% al 10%”, en referencia a los efectivos del Ejército español. Bajo el argumento de la bajada de presupuesto en Defensa de un 38% desde 2008 –aunque el gasto militar final ha superado ampliamente en los últimos años el presupuesto asignado–, Morenés presentaba entonces un plan de Fuerza Con­junta, que tendría como objetivo concentrar los recursos militares en un núcleo con capacidad para dar una respuesta rápida. Para Calvo, el significado de la frase del ministro está claro: “Está diciendo que con 20.000 soldados es suficiente para cumplir con los compromisos internacionales”.

Sin embargo, y a pesar de la crisis económica, los datos publicados por el International Institute for Strategic Studies, y recogidos por el Instituto Delàs, muestran que entre 2007 y 2013 el número de efectivos del Ejército español aumentó un 3%, contando a soldados rasos, altos mandos y personal civil trabajando en la Administración militar; una tendencia que va en contra de las políticas aplicadas en la mayor parte de países miembros de la OTAN y de la Unión Europea, donde se mantuvo una bajada media de efectivos del 13%, con ejemplos como el de Alemania, donde se disminuyó hasta un 20% el número de efectivos militares, u Holanda, que bajó un 30% la cifra de soldados. En el Estado español sólo se ha empezado a dar cortos pasos en retirada a partir de 2009.

“La tendencia ahora puede ser la de reducir algunos tipos de perfiles que ya no son tan útiles en el ejército que se quiere construir, que está relacionado con los nuevos armamentos y la ciberdefensa”, concluye Calvo. 

Sube la apuesta por el I+D en armamento

Los programas de I+D militar en 2014 suman 506,84 millones de euros, una cifra que alcanza el 8,25% del presupuesto en I+D total para este año, según muestran los Presupuestos Generales del Estado. La cifra supone un aumento del 71% respecto al presupuesto en I+D militar del año anterior e irá destinada a investigación sobre sensores y guerra electrónica, satélites de observación, sistemas de comunicación, aviones, submarinos, carros de combate —junto a emrpesas privadas como Indra y Navantia— o misiles de corto alcance.
 

Tags relacionados: Número 230
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

1

  • |
    Cristian
    |
    11/11/2014 - 7:29am
    Y además que es eso de que el número de soldados ha aumentado? En todo caso a disminuido, otra cosa es de mandos, que claro que aumentó. A razón de 500 plazas/año de suboficiales durante 7 años. Lo de los 5k de han sobrado, ya que no son todos los CUMA. Son a partir de oficiales superiores y esos no son 48k. Y lo malo del límite de las FAS, es que sólo lo han restringido por la tropa, así que no son 2,95 soldados por cada cien hab. Si no que son militares, de los cuales casi la mitad CUMA, lo que quiere decir que por cada dos militares de tropa un mando, mucho jefe y poco indio. Si pusieran bien los números, estaríamos la misma tropa y mandos reducidos un tercio, lo cual nos deja un ejército de unos 93k militares, y encima con una reducción de gasto en nóminas brutal.
  • separador

    Tienda El Salto