AL JAZEERA // LA TELEVISIÓN QATARÍ DESAFÍA LA CENSURA DE ISRAEL
24 horas al día desde el corazón de Gaza

Pese a la prohibición israelí, medios árabes, activistas y
sitios de Internet informan desde el lugar donde caen
las bombas. La cadena qatarí Al Jazeera vuelve a
marcar el contrapunto a la versión oficial.

22/01/09 · 0:00
Edición impresa
JPG - 22.4 KB
AL JAZEERA. Un árabe israelí de San Juan de Acre contempla en Al Jazeera el inicio de la masacre, el 27 de diciembre

“Cuando la CNN muestra el misil
que se lanza desde un portaviones,
nosotros difundimos las imágenes
de dónde explota”. Así se expresaba
en 2005 el director de informativos
de Al Jazeera al describir el trabajo
de su cadena. Así había ocurrido
en octubre y noviembre de 2001,
cuando el entonces corresponsal de
Al Jazeera en Afganistán, Taysir
Alouni, entrevistaba por primera
vez a las familias que veían caer sobre
sus ciudades las bombas de la
operación ‘Libertad Duradera’. Y
así ocurrió de nuevo en 2003, cuando
la cadena empieza a contar con
emisiones en directo desde Bagdad
en las que ciudadanos iraquíes hablan
directamente al espectador
mientras la ciudad estalla.

En las últimas semanas, tras los
primeros bombardeos israelíes sobre
Gaza, Al Jazeera ha redoblado
los esfuerzos. La cadena con sede
en Qatar ha decidido dedicar sus
24 horas de información a lo que
sucede en la Franja. A menudo,
cuando el interés informativo
cambia de lugar, la pantalla se parte
en dos. A un lado, las deliberaciones
del Consejo de Seguridad
de la ONU o las negociaciones de
representantes europeos; al otro,
el plano permanece fijo sobre
Gaza. En ningún momento se pierde
de vista lo que ocurre en la
Franja. Y las diferencias con otras
emisoras son notables. La mayoría
de periodistas (más de 400, según
se han registrado) informan
desde Sderot, la ciudad israelí más
cercana a la Franja y donde el
Ministerio de Asuntos Exteriores
ha instalado su centro de prensa.
Mientras, Al Jazeera realiza conexiones
con periodistas que se encuentran
en hospitales donde no
dejan de entrar víctimas civiles.
Quienes consideren que los adelantos
tecnológicos en materia de
comunicación son materia exclusiva
de Occidente o Japón pueden
ir cambiando de idea. En un terreno
donde los obstáculos para llegar
a los puntos de información
son la norma, la cadena se nutre
también de mensajes de texto e informaciones
enviadas vía internet
por la propia población civil. La información
puede seguirse en directo
en la red, tanto en árabe como
en la edición inglesa. Para impulsar
su alcance, la cadena además
ha decidido ceder su material
de forma gratuita, renunciando al
cobro de derechos de autor.

“Tenemos un grupo muy importante
de corresponsales tanto en la
Franja de Gaza como en Cisjordania.
Intentamos llegar a todos los
puntos, y ponerle nombres y apellidos
a las víctimas”, asegura en una
entrevista con DIAGONAL el corresponsal
de Al Jazeera en Madrid,
Aiman Zoubir. Según explica,
el lema de la cadena consiste en
“mostrar una opinión, y la opinión
contraria”. Al Jazeera “enseña los
horrores que ha causado y que causa
la ocupación israelí, e intenta dar
voz a todas las partes implicadas,
incluida la voz de Israel. Siempre
se ha conocido la opinión de la parte
palestina o de la israelí. Cuando
en Al Jazeera mostramos la opinión
israelí eso también nos ha traído
muchos problemas y muchas críticas,
pero es importante conocer la
otra versión”.

Vuelco en el panorama

Surgida por iniciativa del emirato
de Qatar, que en 1996 decidió fichar
para la cadena a buena parte
del servicio en árabe de la BBC, Al
Jazeera ha supuesto en este tiempo
un vuelco en el panorama mediático.
Basta recordar cómo fue
la cobertura de la Guerra del Golfo
de 1991, monopolizada por medios
estadounidenses que transmitían
su señal al resto de cadenas.
“EE UU retransmitía al mundo
lo que retransmitía la CNN”,
enfatiza Zoubir, “y entonces llega
una cadena árabe y el conflicto te
lo da en primera persona. Damos
al mundo la imagen del conflicto
con unos ojos árabes”.

Pero esa mirada no siempre ha
sido bien recibida. Si bien el lanzamiento
de Al Jazeera recibió felicitaciones
por parte de EE UU en los
‘90, las cosas cambiaron a partir de
2001. Ese año, durante la invasión
de Afganistán, un misil estadounidense
cayó sobre la oficina de Al
Jazeera en Kabul, entonces vacía.
Dos años después, el mismo día que
un tanque disparaba sobre el Hotel
Palestina, el Ejército de EE UU también
bombardeó la corresponsalía
de Al Jazeera en Bagdad, acabando
con la vida del periodista Tareq
Ayoub. En 2005 la justicia española
condenaba al corresponsal Taysir
Alouni por supuestos vínculos con
el terrorismo. Y en abril de 2008, el
cámara sudanés Sami al Haj era liberado
tras pasar seis años en el
campo de detención de Guantánamo
sin que en ese tiempo se presentaran
cargos en su contra.

Aunque las críticas a Al Jazeera
no proceden sólo de los Gobiernos
occidentales. Desde sectores laicos
y progresistas del mundo árabe se
reprocha el excesivo protagonismo
de grupos fundamentalistas y los
sectores más intransigentes. “Desde
luego, Al Jazeera no es el niño
bueno del periodismo”, ha escrito
el corresponsal británico Robert
Fisk, quien señala cómo “sus programas
de análisis están a menudo
sobrecargados de acérrimos islamistas”.
“Pero es una voz libre en
Medio Oriente, por eso fue atacada
por los estadounidenses en Kabul y
Bagdad, y por poco en Qatar”, añade.
Por eso, también en Gaza, Al
Jazeera supone una seria molestia
para quienes desearían que los
bombardeos sólo pudieran verse
desde el punto de lanzamiento.


Al Jazeera en Internet

La cadena puede seguirse
en directo tanto en su edición
árabe (www.aljazeera.
net/channel/livestreaming)
como en inglés
(english.aljazeera.net/watc
h_now/). Para saber más
sobre el uso de sus vídeos,
sus términos de Creative
Commons se encuentran
en http://cc.aljazeera.net/


Gaza desde la red

Alternative Information
Centre (www.alternativenews.
org/) y Free Gaza
Movement (freegaza.org)
ofrecen información
actualizada. En el Estado
español también destacan
www.internacionalesporpalestina.
org, nodo50.org/palestina o
www.palestina.cat

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador