Abusos en el sector de la telefonía móvil
Conectando gente, evadiendo impuestos, ofreciendo miseria

Las consecuencias de la compra de la división de móviles de Nokia por parte de Microsoft recaen sobre los trabajadores indios. Los empleados de la compañía finlandesa en Vietnam no tienen mejor suerte.

03/09/14 · 8:00
Multinacional taiwanesa de productos electrónicos. / Steve Jurvetson (CC)

Corría el 2 de septiembre de 2013. Microsoft anunciaba su intención de comprar la división de dispositivos móviles y servicios de uno de los gigantes históricos del sector: la finlandesa Nokia. La empresa fundada por Bill Gates y Paul Allen se hacía el 25 de abril de 2014 con el control del área, cuya matriz acumulaba pérdidas y despidos desde hacía meses, por 5.440 millones de euros. Era el comienzo del fin de la relativa situación de comodidad que tenían los trabajadores de las plantas de la compañía en los países del sur, en comparación con las abusivas condiciones laborales que imponen históricamente las multinacionales del sector.

Sin embargo, no se trata de un 'gigante malo' que se come a uno 'bueno', sino de una estrategia win-win en la que ambas compañías salen ganando, tal como indican desde la web oneworld.nl y recogido por SOMO, una red de investigación independiente y sin ánimo de lucro dedicada a temas ecológicos, económicos y sociales relacionados con el desarrollo sostenible que investiga desde 1973 a las grandes corporaciones y las consecuencias de sus actividades.

Así, mientras Nokia sigue una estrategia para recomenzar en el mercado de la telefonía móvil ha publicado un importante número de ofertas de trabajo para técnicos, desarrolladores y diseñadores expertos en el área, son los trabajadores de sus factorías en el sur quienes sufren las consecuencias de los números negativos de la compañía.
 

Conflicto fiscal

Nokia lleva meses enfrascada en un conflicto con las autoridades indias con respecto al pago de impuestos, acusada de una millonaria evasión fiscal. En 2005 la compañía se benefició de subsidios y exenciones de impuestos a través de la regulación de las Zonas Económicas Especiales, en una de las cuales se encontraba el parque Nokia Telecom, en Sriperumbudur, Estado de Tamil Nadi. Allí se levantaron no sólo factorías de ensamblaje, sino también sedes y plantas de numerosos proveedores del gigante tales como Foxconn, Salcomp, Loight On Mobile, Laird o Wintek. Además, otros suministradores como Flextronics y Build Your Dreams se encontraban a las puertas del área.

Aproximadamente 500 millones de teléfonos se produjeron allí desde 2005, llegando a emplear el complejo a 25.000 trabajadores en su momento álgido. Hoy en día, apenas una década después, el panorama es bien distinto. Quedan 12.000, y por poco tiempo, ya que la empresa tiene planes de echar a la calle a 5.700 más. Desde numerosas partes del mundo le llueven críticas por los paquetes de “salida voluntaria” que la dirección ofrece a los empleados, ofertas basadas en la precariedad y que no compensan de forma adecuada los años de trabajo. Para más inri, Microsoft, que se ha hecho con la fábrica de la subsidiaria en la zona de Nokia Corporation, Nokia India Pvt. Limited, pretende cerrar el complejo en un año.
 

Vietnam: 145 dólares al mes

Un total de 145 dólares al mes es lo que cobran los trabajadores de la planta erigida por la tecnológica finlandesa en 2013 en Hanoi (Vietnam). La compañía se aprovecha de la abundante y barata mano de obra que permiten las autoridades del país asiático (en el que el sindicalismo es muy restringido, una situación que no pasa en India). Los salarios de los empleados de otros países del área tampoco son justos, pero sí mejores en muchos casos. Por ejemplo, en una situación similar, un trabajador triplica esa cifra en China, con 466 dólares. De esta forma, y previsiblemente, el grueso de la producción de Nokia en India va a ser trasladado a Vietnam.

Esta situación pone de manifiesto el poco interés de las corporaciones multinacionales en las condiciones de sus empleados. Para colmo, Nokia presenta su nueva planta en Hanoi como una oportunidad económica para el país, cuyas autoridades no hablan de los abusos a los trabajadores y no permiten la organización de éstos para la defensa de sus intereses. Así, la herramienta de comparación de sostenibilidad para consumidores, Rank a Brand, califica a Nokia con una puntuación de 13 puntos sobre 37, y a Microsoft con 4, debido a la “muy limitada información sobre su política de sostenibilidad”.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto