“El Gobierno no reconoce el hecho diferencial indígena”

Además de profesional de la docencia, Aida Suárez es presidenta de la Organización Indígena de Antioquia (OIA) y directiva de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC). Considera que los planes de desarrollo que impulsa el gobierno de Santos no singularizan el hecho diferencial indígena, a lo que se agrega que la concepción de “desarrollo” es muy diferente. La líder del pueblo Senú ha participado en Valencia en dos actos, organizados por la Coordinación Valenciana de Solidaridad con Colombia y la asociación Perifèries.

, Valencia
10/04/14 · 18:32
¿Cómo describirías la situación de los derechos humanos en el departamento de Antioquia?

Nos continúa afectando la vulneración de los derechos humanos. Son constantes los desplazamientos, amenazas, y múltiples formas de atropello. Diría que la situación se mantiene más o menos estable desde hace tres o cuatro años. Esto, realmente, es algo “complejo” y difícil de explicar, que se esté en la Mesa de Diálogo y, mientras, no se logre “humanizar” el conflicto interno. Es decir, se negocia en medio del conflicto y los combates permanentes. ¿Cifras? En 2011 murieron asesinados 26 compañeros en Antioquia, y unos 40 desde 2011 hasta la actualidad. Y todo es producto del modo en que los grupos armados pretenden controlar el territorio.

¿Consideras que el panorama descrito es exclusivo de Antioquia, o puede generalizarse a todo el territorio colombiano?

Diría que la situación es bastante general. Ahora bien, con una salvedad. El 70% de las tierras indígenas en Antioquia están entregadas en concesión minera. El Gobierno del departamento, de hecho, ha tenido competencias para otorgar concesiones a las compañías dedicadas a la minería.

¿Cuáles son las principales reivindicaciones del movimiento indígena ante el gobierno?

Una de nuestras mayores dificultades es el incumplimiento permanente, por parte del gobierno nacional, de las políticas de desarrollo que afectan a las comunidades indígenas. Además, se trata de planes que no recogen una propuesta diferencial, es decir, no singularizan el “hecho” indígena. Y eso, cuando llegan a implementarse, porque la mayoría de las veces ni siquiera hay recursos para nuestras poblaciones. Por otra parte, hay un distanciamiento de las organizaciones indígenas respecto a las propuestas de “desarrollo” gubernamentales.

¿En qué sentido?

No entendemos lo mismo por “desarrollo”. Hay siempre un enfoque diferente y contradicciones. Nosotros elaboramos documentos (“pliego de petición”) en los que se recogen las principales demandas (en materia de salud, educación, territorio, gobierno propio) para negociar en los espacios de concertación con el gobierno. Otro de los objetivos es que se cumpla una sentencia de la Corte Constitucional que obliga al ejecutivo a un “programa de garantía” para los pueblos indígenas; y dentro de esta sentencia, un plan de salvaguarda para 34 pueblos indígenas que en todo el territorio colombiano se hallan en vías de extinción. Así, el verdadero problema consiste en hacer la vida mejor en nuestro territorio. Y entender los hechos diferenciales. Entre el 70 y el 80% de las tierras de Antioquia son forestales (selva, recursos naturales, montaña, fuentes hídricas, etcétera), por lo que son poco aptas para la agricultura.

¿Cuál es tu opinión sobre las conversaciones de La Habana?

Considero que representan una esperanza para todos los colombianos (y nos incluimos los pueblos indígenas). Pero nos preocupa que no podamos estar representados, con nuestra propia voz, los campesinos, los afrocolombianos y las comunidades indígenas. Y eso, a pesar de que somos quienes hemos vivido la batalla, el conflicto, y sufrido la peor parte. Además, existe mucha preocupación por el post-conflicto, ya que no conocemos la propuesta del gobierno respecto a la gente que vaya a desmovilizarse. Es más, hay una preocupación permanente porque la cosa pueda acabar en un enfrentamiento entre sectores sociales.

Como líder indígena, del pueblo Senú, ¿cuáles son vuestras principales acciones como movimiento?

El movimiento indígena ha estructurado plataformas de lucha y acciones para reivindicar derechos. Son muchas. Por ejemplo, tomas de tierra, instalaciones e iglesias, corte de carreteras, denuncias a escala nacional e internacional, pero también la constitución de algunas mesas de trabajo o concertación con el gobierno.

¿Cómo caracterizarías al pueblo senú?

Es uno de los pueblos que sufrió con más rigor la conquista y el exterminio de los españoles. Por ejemplo, se perdió la lengua materna en su totalidad. Pero tratamos de conservar todas las expresiones artísticas, culturales, el pensamiento o la indumentaria. También hacemos parte de la Organización Indígena de Antioquia, que agrupa a las cinco que existen en el departamento. Cada pueblo cuenta con su estructura de gobierno. El pueblo Senú dispone de su junta de gobierno, su cacique y su consejo de justicia.

¿Consideras que existe una buena coordinación entre las organizaciones que forman el movimiento indígena?

Se dan acuerdos políticos entre todos los pueblos indígenas de Antioquía, y luego también a nivel nacional, en la Organización Nacional Indígena de Colombia. Existen, además, organizaciones regionales, en cada departamento, y locales (en Antioquia, por ejemplo, hay 169 comunidades indígenas). Se da una buena coordinación. Es más, hay una puesta en común, una lucha conjunta, entre indígenas, campesinos y afrocolombianos frente a la explotación de la minería, que nos afecta a todos.

Por último, ¿cuál es el impacto de la presencia de grupos armados en vuestro territorio?

Todos los grupos armados mantienen estrategias propias. Sus mecanismos de intimidar a las comunidades y controlar los territorios. Uno de ellos consiste en reclutar a las poblaciones indígenas (la mayoría jóvenes), otro en la siembra de minas antipersona, también se producen hostigamientos, confinamientos de la población en las comunidades, etcétera. Nuestro territorio es “corredor de tránsito” para estos grupos. Su presencia es permanente.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Aida Suárez / Enric Llopis
separador