El precio de la energía hace que más gente se caliente con madera y desechos
Los griegos vuelven a quemar madera como calefacción

Según el autor, las políticas de austeridad propician en el país una transición energética hacia el pasado.

10/02/14 · 8:00
Humo sobre la plaza Syntagma en Atenas. / Yucatán

¿Cuál sería la relación de la transición energética con la actual crisis de la deuda y con las políticas de austeridad draconiana que se derivan de ella en toda Europa? En otros términos: ¿cómo se presenta la transición energética en la práctica, no en teoría, en esta Europa barrida por la crisis?

No es solo por ser griego por lo que ilustraré esta problemática basado en la experiencia concreta de mi país. Si viene a cuento el ejemplo griego es sobre todo porque Grecia ha sido la elegida por los de arriba para convertirse en laboratorio de las políticas neoliberales, de sus consecuencias sociales y también ecológicas. Resumiendo: lo que pasa en Grecia es emblemático de lo que puede pasar por todas partes.

Como ya no pueden comprar fuel, la mayoría de los griegos se ha replegado a la calefacción por maderaResulta que las medidas de austeridad impuestas por la Troika a los griegos se traducen, en el campo de la transición energética, en algo inédito, totalmente imprevisto: ¡en una transición hacia un pasado muy lejano! El pasado en que la gente se calentaba quemando todo lo que tenía a mano, no solo en sus chimeneas, sino en braseros improvisados. ¡Igual que lo hace la mayoría de griegos desde hace dos o tres años! Es porque carecen de acceso a los variados medios de calefacción de los tiempos modernos.

¿Cuál es la razón de esta situación que, al caer de la noche, transforma las principales ciudades griegas en verdaderas cámaras de gas, que recuerdan el antiguo Londres del smog? Hay que buscarla en la subida vertiginosa del precio del fuel impuesto por la Troika (y por su fiel servidor el Gobierno griego) a los usuarios cuyo poder de compra ya se había dividido el menos por dos. Como ya no pueden comprar fuel, la mayoría de los griegos se ha replegado a la calefacción por madera. Pero, atención, no cualquier madera, dado que la leña vendida en el mercado es también inabordable para la mayoría.

Por eso vemos a los habitantes de Atenas, y sobre todo de Salónica y otras ciudades griegas del norte, cómo queman en chimeneas o braseros… todo lo que puede arder: madera, periódicos, ramas de árbol, neumáticos, cajas y jaulas, puertas y ventanas arrancadas, muebles viejos, y hasta la basura de los contenedores. Pero esos materiales acostumbran a ser altamente tóxicos, embebidos de sustancias químicas, pintura, cola, etc.

Son dramáticas las consecuencias de esta clase de “transición energética” impuesta a todo un pueblo por las políticas neoliberales. Son decenas y decenas de griegos y griegas asfixiados por estos improvisados medios de calentamiento, o incluso quemados vivos en sus casas incendiadas. Pero sobre todo, según especialistas científicos, miles de miles de muertos en años futuros porque las finas partículas en suspensión que invaden el aire de las ciudades sobrepasan 3, 4, 5, incluso 6 veces los niveles de urgencia y dañan enormemente a la salud, insertas en los pulmones, pasando a la sangre y –según la Organización Mundial de la Salud– actuando como altamente cancerígenas. Tampoco olvidemos los “daños colaterales”, como la deforestación acelerada del país por los especuladores, o simplemente por los pobres desesperados que se precipitan sobre todo lo que puede aportarles leña gratuita o barata.

Pero, atención: la situación habría sido bastante peor si las temperaturas invernales no hubieran sido este año en Grecia totalmente excepcionales, las más suaves desde hace 60 años. Esto permite también al Gobierno Samaras el ahorrarse una revuelta popular, cuando él se limita a lanzar llamamientos a los ciudadanos que tiritan ¡para que no enciendan su chimenea!

En conclusión: esta “transición energética” a la griega en tiempo de barbarie neoliberal debería hacer reflexionar sobre todo a quienes todavía persisten en su fe en la pretendida “ineluctabilidad del progreso”. Porque en adelante desgraciadamente todo es posible, y sobre todo lo peor. ¡A nosotros nos toca encontrarle a gran velocidad un freno, que tendrá que ser ecosocialista!

Tags relacionados: energía Grecia polución
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

3

  • |
    buenos días
    |
    14/02/2014 - 10:53am
    Manuela, hay que leer el artículo. No queman cualquier madera, la madera de quemar es demasiado cara. Supongo que se refiere a muebles, etc, y esto es muy insano ya que al quemarlos se respiran los barnices y colas del aglomerado, el mueble barato por excelencia. Por otro lado, para que quemar madera "de verdad" sea tan sostenible como dices es necesario un uso adecuado de los bosques y para ello es necesario al menos una planificación, una infraestructura de viveros y personas que se dediquen a ello, o a largo plazo se acabó el bosque.
  • |
    Eco2
    |
    10/02/2014 - 8:26pm
    Tarde o temprano todos nos calentaremos quemando leña, que los combustibles fósiles no son eternos.
  • |
    Manuela
    |
    10/02/2014 - 5:31pm
    Total, parecido a España en su actitud. Los problemas los generan otros. La culpa es de los alemanes. La culpa es de los políticos. Nuestra, nunca. Tanto griegos como españoles somos responsables de lo que ocurre en nuestros países, nadie más. Incluso al que le roban es por que se deja. Otra cosa será que el reparto sea desigual y además no esté repartido de forma equitativa. eso es probable, siendo unos más responsables que otros, pero no culpen a cosas sobre las que no tienen capacidad para influir (eso que algunos que no han leído un libro de economía llaman neoliberales por que alguien se lo dijo) ni en personas cuya situación sea diferente, independientemente de cómo se dé esa situación. Mejor reflexionar y pensar que quemar madera es una opción renovable y autóctona y le sienta bien a la economía y siempre que se haga con medida, al medio ambiente. Otra cosa es que existan métodos más eficientes y limpios no lo discuto, pero ahora mismo no son las posibilidades reales para muchas personas. Insisto, si a alguien le parece esto mal, en lugar de ponerse a trabajar (moviendo conciencias, por ejemplo), puede hechar la culpa a los bancos, los ricos o los alemanes.