Los encuentros de jóvenes de las favelas adoptan un carácter político
Los rolêzinhos sacan a la luz el racismo latente en Brasil

Se prohíben convocatorias multitudinarias en los centros comerciales y Rousseff pide a sus ministros que intervengan.

, Río de Janeiro (Brasil)
04/02/14 · 8:00
Edición impresa
Miles de manifestantes acudieron a un rolezinho convocado el 18 de diciembre para denunciar el racismo y la represión. / Midia Ninja

Desde hace más de un mes, en Brasil se habla mucho de un fenómeno nuevo, protagonizado por la juventud de Sao Paulo. Son los llamados “rolêzinhos”, encuentros de jóvenes que se reúnen en centros comerciales. A primera vista, no tendría nada de especial relevancia si no fuera porque sus protagonistas son jóvenes pobres de la periferia, en su mayoría negros, y la reacción contra éstos ha sido reprimir policialmente esos encuentros con dureza, aunque no existe una ley que los prohíba.

“Dar una vuelta”

Los rolêzinhos –literalmente “dar unas vueltas”– surgieron en pleno período de compras de Navidad, organizados a través de las redes sociales por un grupo de adolescentes, como un encuentro en uno de los centros comerciales de Sâo Paulo para, según sus palabras, “dar unos besos y pasarlo bien”, “hacerse ver” o “subir por las escaleras de bajar”.Los rolêzinhos son encuentros para dar una vuelta para “dar unos besos y pasarlo bien” o “hacerse ver”

Desde entonces, los encuentros se han multiplicado y han tomado un cariz político como reacción a la represión policial y al discurso racista que se ha empleado contra ellos. El primer episodio de los rolêzinhos se dio el 7 de diciembre, cuando unos 6.000 jóvenes se reunieron en el párking del centro comercial Metrô Itaquera. Ese día fueron duramente reprimidos por la Policía, que utilizó sprays de pimienta, pelotas de goma y detuvo a varios jóvenes. Pocos días después, el siguiente rolêzinho fue convocado dentro del centro comercial. De nuevo, la respuesta fue la represión policial. El centro comercial cerró las puertas y las fuerzas de seguridad detuvieron a 23 jóvenes, puestos en libertad poco después.

Música funk

El fenómeno de los rolêzinhos surge en el contexto de la cultura del funk ostentación, un estilo musical que ha nacido y se ha popularizado en la periferia de Sâo Paulo, juntando influencias del funk carioca y del gangsta rap estadounidense. Las letras de esta música hablan de dinero, coches, ropas caras y, en general, de lo que la sociedad de consumo define como símbolos del éxito. Su sintonía con los valores de la sociedad consumista ya había conseguido captar las simpatías de los grandes medios de comunicación, que identificaron al funk ostentación con un estilo más bien ‘tolerado’, distinto del funk de Río de Janeiro –cuya temática trata sobre crímenes, drogas y sexo– y cuya música solamente se comercializa de forma clandestina.

Pero, ¿qué ocurre cuando a la nueva generación de jóvenes de la periferia ya no le basta con hablar de las marcas de ropa y de bebidas que desean, sino que quieren también participar en el consumo de ellas? En un país donde mucha gente se dice orgullosa de la que denominan una “democracia racial única en el continente americano”, los rolêzinhos han puesto en evidencia que ese mito de la democracia racial se basa en el hecho de que existe una segregación social y territorial entre los pobres –en su mayoría negros– y las clases media y alta –en su mayoría blancas–.

En ocasiones anteriores, jóvenes universitarios convocaron eventos parecidos a los rolêzinhos. Fue el caso de una concentración para bailar funk en un centro cultural de Río de Janeiro o un encuentro anual de centenares de estudiantes en un centro comercial de Sâo Paulo. En ambos casos, los eventos habían sido dados a conocer como flash mobs [acciones de baile en la calle], una idea de encuentros típicos de la era de internet.

Los rolezinhos, sin embargo, han sido descritos hace unos días en la revista conservadora Veja, una de las de mayor tirada en el país, como “una horda de bárbaros invadiendo una propiedad privada para causar disturbios”. Menos agresivos han sido otros periódicos que empezaron por relatar los eventos usando el término arrastão, palabra que define en Brasil un robo hecho en grupo, práctica urbana iniciada en la playa de Copacabana en 1980.

Entre tanto, en las últimas semanas, diversos movimientos sociales han convocado manifestaciones contra la represión y el racismo hacia los rolêzinhos. El pasado sábado 18 de diciembre fue convocada una protesta por el grupo Unión de Núcleos de Educación Popular para Negras y Negros y Clase Trabajadora en respuesta a la prohibición de uno de los rolêzinhos programado unos días antes en el centro comercial JK Iguatemi, uno de los más lujosos de Sâo Paulo.

La manifestación se dirigió a JK Iguatemi, que cerró sus puertas antes de su llegada. En la pancarta se podía leer: “En el país del Mundial, centros comerciales racistas prohíben la entrada de negros y pobres”. Ese día, otro centro comercial, el Shoping Leblon, cerró también durante todo el sábado y tuvo unas pérdidas de un millón de euros, según señaló el economista Daniel Plá.“En el país del Mundial, centros comerciales racistas prohíben la entrada de negros y pobres”

Finalmente, las grandes superficies han conseguido una orden judicial para impedir la entrada de cualquier persona que parezca “sospechosa”. Por su parte, la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, llevó a cabo una reunión con varios ministros para estudiar este fenómeno. En esa línea, el alcalde de Sâo Paulo, Fernando Haddad, ha señalado que mantendrá reuniones con los adolescentes y los dueños de los centros comerciales en las que intentará negociar con los jóvenes para evitar que continúen los encuentros.

6.000 jóvenes en el rolêzinho del 7 de diciembre
El primer rolêzinho reunió a más de 6.000 jóvenes llegados desde la periferia de Sâo Paulo en el párking del lujoso centro comercial de la capital Metrô Itaquera. La Policía reprimió violentamente el encuentro de los jóvenes.
 

23 detenidos en el segundo encuentro de diciembre
En el segundo encuentro, tras la represión del primer rolêzinho, celebrado 7 de diciembre, la Policía detuvo a 23 jóvenes y ejerció una dura represión. El centro comercial cerró sus puertas debido a los enfrentamientos entre manifestantes y Policía.

1millón de euros en pérdidas por un cierre
Según declaraciones de un economista brasileño, el rolêzinho en el centro comercial Shoping Leblon, el sábado 18 enero, ocasionó unas pérdidas totales a la gran superficie que superan el millón de euros.

Tags relacionados: Brasil Número 215 Pobreza São Paulo
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto