Conflicto palestino-israelí
Desobediencia civil a la palestina

La octava Conferencia por la Lucha Popular de Bil’in apela de forma unánime a la unidad de la clase política y la sociedad civil palestina contra la ocupación israelí.

, Ramallah
10/10/13 · 8:00
Los activistas abren la puerta de hierro que el ejército israelí había construido para bloquear una carretera palestina. / Pau Fabregat

Del 2 al 4 de octubre se dieron cita en la pequeña localidad cisjordana de Bil’in un gran numero de activistas, políticos y diplomáticos tanto palestinos, como israelíes y de otros puntos del planeta para debatir en torno a la lucha popular no violenta del pueblo palestino contra la ocupación israelí. El escenario elegido fue una carpa montada para la ocasión a escasos metros del Muro ilegal construido por Israel, que confisca tierras palestinas y contra el cual llevan más de nueve años luchando diversos municipios de Cisjordania, entre ellos Bil’in.

El objetivo principal de la Conferencia era fortalecer y mejorar los mecanismos de coordinación entre los diferentes actores implicados en la protección de los defensores y defensoras de los Derechos Humanos en Palestina. El miércoles 2 de octubre se dio el pistoletazo de salida al encuentro, en el que se congregaron diferentes representantes políticos palestinos como el primer ministro Rami Hamdallah o el secretario general de Al Mubadara y activista Mustafa Barghouti entre otros.

En un animado debate en el que participaron los principales actores de la esfera política palestina, incluido Hamas, hubo un llamada general a superar la fractura la sociedad palestina y a la unidad contra la ocupación israelí. Entre las intervenciones más críticas con la Autoridad Palestina destacó la de Khalida Jarrar, del Frente para la Liberación de Palestina (PLF en inglés) quien junto al representante de Hamas, arremetió duramente contra las conversaciones de Paz con Israel, y apeló a “respetar las diferentes formas de lucha, todas ellas legítimas, del pueblo palestino ”.

Acciones directas contra la Ocupación

Bajo la inusual convocatoria de que “se necesitaba gente para ir a buscar un rebaño de ovejas que se había perdido” los organizadores movilizaron, el segundo día de conferencia, a más de 80 personas para realizar diversas acciones de desobediencia civil en el sur de Cisjordania contra la expansión de los asentamientos ilegales y la política de colonización israelí.

Por miedo a filtraciones, sólo cinco de los coordinadores sabían el lugar exacto y la acción a realizar. Aproximadamente a las 12h llegaban los activistas a Wallaja (Belén) donde se abriría una puerta de metal que fue construida por el ejército israelí cuatro meses antes y que separaba una familia palestina de sus tierras. De camino a esa misma acción, fueron retenidos durante cuatro horas en un checkpoint los activistas y defensores de Derechos Humanos Abdallah Abu Rahma, Mohammed Khatib y Naji Tamimi. Tan pronto se supo de su retención, los participantes improvisaron una manifestación en dicho emplazamiento consiguiendo su posterior liberación.

La última acción directa y la más arriesgada que se realizó durante el segundo día de conferencia, consistió en hacer un agujero en el Muro a su paso por Jerusalen Este. Un grupo reducido de 20 personas con diversas mazas estuvo horadando el Muro durante unos minutos hasta que las Fuerzas de Defensa israelíes lanzaron desde el otro lado bombas de sonido y granadas de gas.

La Conferencia por la Lucha Popular de Bil’in se clausuró el viernes 4 de octubre con una manifestación hasta las tierras confiscadas ilegalmente por el cercano asentamiento de Modin Illit. Esta exhibición pacífica lleva celebrándose desde hace nueve años cada viernes después de la oración con el fin de reclamar la destrucción del Muro, el fin de la ocupación israelí y la desmantelación de los asentamientos. Un gran número de personas asistentes a la Conferencia participaron en la manifestación. Aunque la presencia de medios de comunicación tanto locales como extranjeros era significativa, el ejército israelí reprimió duramente a los manifestantes con gases lacrimógenos, bombas de sonido y balas de goma.

Crece la inestabilidad en la zona

La situación del conflicto entre Israel y Palestina se encuentra en momentos delicados. Pese al inicio meses atrás de las Conversaciones de Paz, la actualidad sobre terreno dista mucho de la aparente tranquilidad que se esfuerzan por transmitir las autoridades palestinas. En los últimos meses cinco jóvenes palestinos y dos soldados israelíes han sido asesinados en los Territorios Ocupados, y el pasado sábado una niña israelí de nueve años fue disparada en el asentamiento de Psagot, cerca de Ramallah.

Los disturbios y protestas en Hebrón, Jerusalén y diferentes campos de refugiados durante las últimas semanas escenifican la desconfianza de gran parte de la población palestina en el proceso de Paz y la clase política que lo comanda, la Autoridad Palestina. Según una encuesta realizada el pasado miércoles por el periódico israelí The Jerusalem Post, el 58% de la sociedad palestina esperaría una tercera Intifada si las negociaciones de Paz fallaran. Preguntamos a uno de los coordinadores de los Comités Populares sobre la posibilidad de un levantamiento popular y su respuesta es clara, “una tercera Intifada sería lo mejor que le puede pasar al pueblo palestino, siempre y cuando conserve el espíritu de la Primera Intifada, es decir que no sea armada”.

Los Comités de Lucha Popular

El Comité de Coordinación de la Lucha Popular está formado por activistas de diferentes partes de los Territorios Ocupados y abarcan todo el espectro político palestino. Su organización está basada en la comunidad y la resistencia siguiendo la tradición de la primera Intifada palestina. Los Comités hacen frente a la ocupación israelí aplicando diversas estrategias no-violentas tales como marchas, huelgas, manifestaciones, acciones directas y campañas legales, así como apoyando el movimiento por el Boicot Desinversiones y Sanciones al estado de Israel. Desde las aldeas de Bil'in, Ni'ilin, al-Ma’asara o Qufar Kaddum pasando por los pueblos del valle del Jordán, las colinas del sur de Hebrón, Tulkarem, Nablus, Qalqilya y el oeste de Ramallah resisten a los diversos embistes de la Ocupación. El principal objetivo de los comités es promover y fortalecer la resistencia palestina de base. www.popularstruggle.org

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto