Afectará a 12.500 funcionarios
Grecia en pie de guerra contra miles de despidos

Las asambleas de profesores de secundaria se reúnen para votar más jornadas de huelga. Las dos principales universidades de Atenas deciden cerrar sus puertas.

, Atenas (Grecia)
26/09/13 · 7:00
Edición impresa
Movilizaciones de los funcionarios griegos la semana pasada. / Clara Palma.

Una nueva tanda de movilizaciones se dispone a llenar de nuevo las calles de Atenas cuando el mes de septiembre toca a su fin. La principal motivación de los paros llevados a cabo por los funcionarios radica en el “esquema de movilidad” aprobado por el Ejecutivo heleno con el fin de adelgazar el sector público siguiendo las exigencias de la troika. Un total de 12.500 funcionarios –de ellos, 1.500 en Educación­– han de pasar hasta finales de este mes a la reserva laboral, lo que implica que durante ocho meses percibirán un 70% del sueldo a la espera de ser relocalizados. En caso de no ser aptos para otro puesto, perderán sus empleos definitivamente.

Los profesores de secundaria, agrupados en el sindicato OLME, vienen realizando huelgas puntuales desde mediados de septiembre, y movilizándose desde antes de mayo, cuando el Gobierno empleó la conscripción [prohibición de faltar al trabajo] para evitar una huelga que hacía peligrar los exámenes de acceso a la universidad.

La mayor parte de las asambleas locales de OLME que se llevaron a cabo el pasado día 19 septiembre habían votado por una huelga de cinco días. Sin embargo, faltó un punto para alcanzar el 66,6% de mayoría compleja necesaria para aprobar la decisión, por lo cual finalmente el paro, al que se sumarían los maestros, duraría 48 horas. Para los días señalados para la huelga, 23 y 24, se convocaron asimismo protestas delante del Ministerio de Educación y nuevas asambleas para determinar la hoja de ruta. La intención de los docentes es llamar a otros dos días de huelga el 26 y el 27. En Creta, hasta 19 institutos de enseñanza secundaria han sido ocupados por los alumnos en señal de solidaridad con las reivindicaciones de sus profesores. No son menores las dificultades que atraviesan los profesores asociados que trabajan en distintos regímenes, muchos de los cuales han visto cómo este año sus contratos no eran renovados. Es el caso de Yiannis, maestro de griego para niños de padres inmigrantes en escuela primaria. Afiliado al sindicato DOE, tomará parte en las movilizaciones, aunque cree que la presión ejercida sobre el Gobierno no será suficiente. “Sería necesario que todos los sectores educativos se unieran y que junto con otros funcionarios afectados convocaran una huelga general de al menos cinco días. De ahí en adelante, se podrían plantear otras protestas”, explica. “Sin embargo, muchos docentes no están dispuestos a sacrificar el dinero que se les descontará por ir a la huelga, además de que no hay unidad en la comunidad educativa, en parte debido a los medios de comunicación, que enfrentan los intereses de padres y docentes”, dice Yiannis.

Sin administrativos

También el personal administrativo de las universidades ha ido a la huelga, en el momento en que se produce el anuncio de la interrupción de la actividad académica de algunas de las principales universidades griegas. Los órganos rectores de la Universidad de Atenas, la Universi­dad Capodistríaca y la Politécnica de Atenas acordaron una suspensión temporal de todos los procesos académicos, en vista de la carencia de personal administrativo con motivo de los despidos. También el Consejo de Rectores de dichas universidades se ha dirigido a los tribunales con intención de frenar el proceso, ya que “las universidades, en caso de aplicarse el esquema de movilidad, se encontrarán en completa incapacidad de atender a las necesidades de los estudiantes y sufrirán un daño irreparable”. Esto lo confirma Tasos, estudiante de sociología. “Los procesos burocráticos de la universidad ya son de por sí bastante lentos. Los despidos suponen más trabajo para el personal que queda, y más tiempo de espera a los estudiantes. Los administrativos son indispensables”, señala.

Por lo demás, no sólo el sector público irá a la huelga los días 24 y 25. A la convocatoria se ha sumado GSEE, el principal sindicato del sector privado. Como parte de las protestas, el 25 se llevará a cabo también una manifestación antifascista en repulsa por el asesinato de Pavlos Fyssas. Las movilizaciones vienen a coincidir con una inspección de la troika, que examinará nuevas reformas, mientras se cierne sobre Grecia la sombra de un tercer rescate financiero. El Gobierno heleno niega que vaya a implementar nuevas medidas de austeridad.

Tags relacionados: Grecia Número 206
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto