Merkel arrasa en las elecciones
‘Angie’ de nuevo al frente de Europa

El partido neoliberal FDP se queda fuera del Parlamento alemán por primera vez desde hace más de 60 años.

, Berlín (Alemania)
25/09/13 · 16:00

Casi 90.000 votos perdió el Partido Liberal (FDP) en las elecciones al Parlamento alemán (Bundestag) el pasado domingo 22 de septiembre. El partido de la canciller Angela Merkel, la Unión Cristiano­demócrata CDU, fue el más votado, con un 41,5% de los votos, con lo que ocuparán 311 escaños junto a su socio bávaro, el también conservador CSU. Merkel pierde su actual aliado de Gobierno y se verá obligada a pactar con socialdemócratas (SDP) o verdes. Los primeros han subido ligeramente hasta el 25,7% de los votos registrados. Un sistema bipartidista se abre paso lentamente en un país cuya tradición ha sido siempre la de gobiernos de unidad. Si se forma una gran coalición, los 192 diputados del SPD contribuirán a un Gobierno cuyas propuestas y decisiones se llevarán a cabo sin mayor dificultad.

El partido verde ha bajado hasta el 8,6%, al contrario de lo que decían todas las encuestas de intención de voto. Los Verdes no se han opuesto, al igual que el SPD, a una coalición con la CDU. La CSU, sin embargo, la sección más conservadora dentro de los conservadores cristianos, se ha mostrado contraria. Y aunque el partido de la izquierda Die Linke ha bajado hasta el 8,9%, se ha convertido en la tercera fuerza más votada. La aparición en prensa y las intervenciones de sus 64 diputados en el Parlamento serán por ello esta legislatura más frecuentes.

Hasta 70.000 millones de euros ha costado hasta ahora a los alemanes el rescate a varios de sus bancos

El partido FDP es el gran perdedor de estos comicios, y ello supone una clara señal de la sociedad alemana al principio ideológico del liberalismo. El partido de Merkel, a diferencia del FDP, defiende lo que ellos llaman en su programa “economía social de mercado” (Soziale Markwirtschaft), frente al libremercado de sus socios.
Todos los partidos menos el FDP tenían en su programa un punto sobre el control de las actividades financieras, con enormes diferencias, pero incluso la CDU promete en su programa regular el sector: “Reglas estrictas para los mercados financieros”, reza un epígrafe de su propuesta electoral. Hasta 70.000 millones de euros ha costado hasta ahora a los alemanes el rescate a varios de sus bancos: 37.000 para salvar a cuatro bancos regionales, entre ellos el HSH Nordbank, cuya antigua cúpula es juzgada en Hamburgo por malversación en el primer juicio contra banqueros en Alemania, una cuestión que ha pasado desapercibida en la prensa extranjera, pero también en la alemana. 19.000 millones se han empleado para salvar al Hypo Real State. El Deutsche Industriebank ha recibido 9.000 y el Commer­zbank de 3.000 a 6.000 millones de euros.

“Un desastre en sus arcas”

Los alemanes se muestran indignados frente al desastre financiero producto de la especulación bancaria. La crisis de la Eurozona y los “rescates” a Grecia y otros países en apuros son percibidos por el alemán de a pie como un desgaste de sus arcas públicas. Tanto CDU como SPD y los Verdes están dispuestos a seguir con lo que ellos llaman “política de estabilización del euro”. Merkel explicaba en un discurso final de campaña que “la estabilidad del euro no es solamente algo positivo para Europa sino que se trata de un interés elemental para Alemania. Asegura puestos de trabajo y nuestra economía”. El socialdemócrata Steinbrück, en un mitin  en Frankfurt, decía casi lo mismo pero de manera más precisa: “[El euro es] un valor mucho más elevado que otras divisas y ello significaría que nuestros productos y servicios, que compran otros países, se encarecerían en un 30% o 40%”.

Sólo Die Linke (La Izquierda) se opone a la actual política europea de Alemania y propone la creación de un banco europeo de crédito, así como la retirada de los recortes de presupuesto de los estados en crisis. Es por ello, y por su política antimilitarista, que el resto de partidos les califica de “irresponsables” y se niegan a formar coalición alguna, pese a que se podría arrebatar el poder a Merkel con una coalición de socialdemócratas, verdes y Die Linke. Dentro de Die Linke hay algunas voces que pidieron una salida de Alemania del euro, pero en su programa se decantaron finalmente por la permanencia. El abandono de la moneda común es una idea que ha calado en una parte de la sociedad y no es raro que haya aparecido un partido populista que se ha quedado a tres décimas porcentuales de entrar en el Bundestag: Alternativ für Deutschland (Alternati­va­ para Alemania), partido que proponía hace unas semanas en plena contienda electoral crear un euro donde sólo entren ya no países, sino regiones fuertes.

Tags relacionados: Angela Merkel
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Merkel en la presentación de un modelo deportivo. / Rafael Schimanski
separador

Tienda El Salto