El negocio de la caza y la biomasa
Privatizar los montes valencianos

La Comunitat Valenciana sigue los pasos de Castilla-La Mancha y privatiza la gestión de sus montes.

24/09/13 · 8:00

El Gobierno valenciano quiere privatizar la gestión de los montes públicos. El Plan de Acción Terri­torial Forestal (Patfor), presentado en mayo pasado por el presidente autonómico Alberto Fabra (PP), plantea “rentabilizar los montes y crear empleo”, ya sean Montes de Utilidad Pública (MUP), con titularidad de la Comunitat Valenciana, o de particulares, a los que se invita a ceder la gestión de sus terrenos forestales a las empresas contratadas por la Generalitat. El 26 de agosto los técnicos de la Comunitat se reunieron con representantes de cazadores, propietarios, ingenieros y empresarios del sector turístico para impulsar el plan Patfor.

Biomasa y madera

La Comunitat Valenciana argumenta que los montes cuentan una “falta de rentabilidad histórica”, por ello proponen vender la madera para la producción de biomasa, energía térmica y eléctrica, dicen, y aprovechar la caza y los montes desde un punto de vista turístico. Al proyecto han sido convocados también alcaldes de distintos municipios.

La consellera de Territorio y Medio Ambiente valenciana, Isabel Bonig Trigueros, ha señalado que el 70% de de la masa forestal que se encuentra en la Comunitat Valenciana pertenece a propietarios pequeños muy diseminados, de ahí el interés de agruparlos para la explotación forestal de las plantas de biomasa. Además, desde Medio Ambiente se argumenta que, si se gestionan de forma privada los montes, se evitará la creación de incendios y se crearán nuevos puestos de trabajo.

Por su parte, los grupos ecologistas denuncian que esta medida da continuidad al proyecto privatizador del Partido Popular, que, además, pretende favorecer al sector maderero de la región, con muchos intereses en esta comunidad, fomentar el negocio de la caza y el turismo. Señalan también el riesgo de aumentar la presión turística en los montes y construir más infraestructuras en zonas sensibles con especies protegidas en muchos casos.

Ya no serán los municipios y sus vecinos los que aprovechen, exploten la madera, las setas o la caza de los Montes de Utilidad Pública, ahora serán las empresas que se hayan presentado a la subastas respectivas y que previamente hayan presentado sus proyectos para invertir en los montes valencianos, según recoge la normativa de esta comunidad.

Tras los pasos de Cospedal

Este año, casi al mismo tiempo que se daba a conocer el Plan de Acción Territorial Forestal en Valencia para privatizar la gestión de los montes, saltaba a los medios de comunicación la intención de la presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, de
ir todavía más allá: vender los Montes de Utilidad Pública de esta comunidad.

Una lista de 57 Montes de Utilidad Pública, más de 40.038 hectáreas de espacios naturales de gran riqueza natural y cuya titularidad es pública salían a la venta e incluso varios terratenientes y banqueros habían mostrado su interés por algunas fincas lindantes con sus grandes terrenos. Sin embargo, la Ley de Montes señala que estos montes son inalienables, imprescriptibles e inembargables.

Tras una fuerte campaña contra la venta de los montes públicos y con el rechazo de la mayoría de los ediles de los municipios, parece que la Junta de Comuni­dades manchega ha desestimado el plan, como explica Miguel Ángel Hernández, responsable de especies de la federación de Eco­logistas en Acción.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Inicie sesión para comentar
El presidente Alberto Fabra y la consejera de Medio Ambiente, Isabel Bonig Trigueros, en un acto oficial. / Generalitat Valenciana
separador