Empresas trasnacionales aprovechan la crisis para conseguir mayores beneficios
Las multinacionales exigen a Grecia que baje más los salarios

Numerosas empresas cierran o trasladan sus sedes y otras, como la minera Eldorado Gold, condicionan su permanencia a la seguridad policial y los salarios bajos.

, Atenas (Grecia)
25/04/13 · 8:00
Edición impresa
Marcha contra la explotación de oro de la multinacional canadiense Eldorado Gold

En los últimos meses, han sido varias las multinacionales que han cerrado sus puertas en Grecia. Así lo ha hecho la filial de la sueca Delica, que desde 1984 explotaba una fábrica de papel en Patrás. Y gigantes como McDonalds y Carrefour , al igual que hizo Aldi en su momento, han anunciado la venta de sus establecimientos. Por su parte, Michelin ha tenido que desmentir en un comunicado las informaciones según las cuales se retiraba también del país. Otras empresas que sí que pretenden continuar su actividad han hecho públicas sin embargo sus dudas sobre el traslado de sus sedes al extranjero. Entre ellas se cuentan Coca-Cola Helle­nic, Fage AG (alimentación) o Velti y Globo (telefonía). Entre los motivos aducidos, en todos los casos se incluye la imposibilidad de soportar la creciente carga fiscal impuesta “a regañadientes” por el propio ejecutivo heleno.

Permanecer y ganar más

A cambio de su permanencia, o de una expansión de sus inversiones, las multinacionales exigen incentivos. A principios de mes, así lo hicieron saber once empresas en un encuentro con el ministro de Fomento Kostis Jatzidakis, que, en principio, se mostró reticente a sus propuestas. Éstas, en la línea de la troika (Banco Central Europeo, Fondo Monetario Internacional y Comisión Europea), señalaban una nueva bajada del salario mínimo como receta para mejorar la competitividad y atraer inversiones

Modelos ‘más flexibles’

Entre los incentivos sugeridos por los representantes, entre otras,  de Nestlé, Unilever, Barilla y Philip Morris, estaban un descenso del precio de la energía y la simplificación de ciertos trámites burocrá­ticos. Sin embargo, la medida en la que las multinacionales pusieron más énfasis fue la reducción de los salarios, sobre todo los de los jóvenes, para los que pidieron modelos de empleo más flexibles.

Por trabajar tres o cuatro días a la semana estarían dispuestas a pagarles de 250 a 300 euros, convinieron. “El Gobierno debería pensar en bajar los salarios para que descienda el paro juvenil”, declararon sin ambages, “en especial ahora que cada vez se oye más ‘quiero un trabajo, me da igual de qué y por cuánto’”.Pero mientras que las grandes empresas pueden negociar y sacar provecho de la coyuntura, las pequeñas se encuentran comparativamente desprotegidas. Cerca de 170.000 pequeñas empresas (de ellas 64.000 en el sector del comercio) declaran estar en peligro de tener que cerrar durante los próximos 12 meses, según un estudio encargado por la Confederación Helénica de Profe­sionales, Artesanos y Comerciales (GSEVEE). Según las estimaciones del Instituto para la Pequeña Empresa, la cantidad neta en que retrocederá el número de negocios será de 55.000.

Sector energético y extractivo

También ha sido importante la presión de las empresas del sector de la producción energética y la extracción de recursos. Muchas de estas últimas, sobre todo, tienen los ojos puestos en Grecia desde que recientemente se comenzara a especular con el gran potencial de la región para la obtención de gas natural, petróleo u oro.

El sector de las energías renovables ha manifestado su descontento con las políticas que recientemente le han afectado. Así, la Unión de Productores de Energía Fotovoltaica ha presentado una queja a la Comisión Europea, mientras que siete multinacionales de la energía eólica, entre las que se encuentran las españolas Iberdrola, Acciona y Gamesa, han dirigido un segundo escrito de protesta al Gobierno griego. Amenazan con retirarse del país con motivo de un impuesto extraordinario a los ingresos obtenidos de los parques eólicos y la restrictiva nueva normativa en materia de energías renovables.

Más satisfechas en principio con la actitud del Gobierno se han manifestado las empresas concesionarias de los proyectos “de interés nacional”, como la exploración en busca de gas natural o la extracción de minerales. Para éstos se implementó en 2011 un programa “de vía rápida” para estimular la inversión. Así, el Ministerio de Medio Ambiente ha simplificado y acelerado la concesión de permisos. En este sentido, los repre­sentantes de empresas mineras como Glory Resources, Euromax Resources o Eldorado Gold han calificado de favorable la actitud del Gobierno, “que, con motivo de la crisis, se ha dado cuenta de que debe fomentar la minería para crear puestos de trabajo”.

Las gestiones por las que Eldo­rado Gold obtuvo en 2008 los derechos de la polémica explotación de la mina de Skuriés estuvieron envueltas en irregularidades según la Comisión Europea. La transacción, en la que participó la familia Bóbolas, con numerosos intereses empresariales también en los medios de comunicación, no generó ningún tipo de beneficios para el Estado.

La resistencia de Calcídica contra una mina de oro

Al noreste, en la península de Calcídica, varios pueblos luchan desde hace más de un año y medio contra la explotación de una mina de oro que cuenta con los permisos del Gobierno griego. Elinikós Jrisós (Oro Griego) subsidiaria de la multinacional canadiense Eldorado Gold, compró al Estado 31.700 hectáreas por 11 millones de euros, que vendió después a la trasnacional canadiense. La explotación de oro de Skuriés tendrá graves consecuencias ambientales y sociales: se arrasarán 300 hectáreas de bosque y la tierra y el agua serán conta­mi­nadas con residuos como el arsénico, que se usa en la extracción del mineral; además la mina consumirá 15 millones de m3 de agua al año. Las protestas se han sucedido y también la represión.

El 10 de marzo, fuerzas especiales detuvieron a dos vecinos del pueblo de Lerissos, uno de los afectados, irrumpiendo en sus casas. Se los acusa de estar implicados en la quema de maquinaria de la empresa Elinikós Jrisós. Debido a la violencia policial, se han repetido las protestas y cortado con barricadas el acceso al pueblo. Unas 15.000 personas se manifestaron en Tesalónica en contra de la explotación y contra la violencia policial y 3.000 salieron a la calle en Atenas contra el abuso policial en Calcídica.

Amenazas de Eldorado Gold

La multinacional canadiense Eldorado Gold, que opera también en Brasil, Turquía y China, también amenazó en marzo con abandonar la explotación de Skuriés, si el Gobierno griego no le daba garantías de seguridad suficientes y no creaba un “paisaje de inversión” adecuado.

Criticó la actitud, de quienes se enfrentan al proyecto, que según la empresa cumple con la normativa medioambiental y servirá para crear puestos de trabajo en una región con un paro por encima de la media griega. La explotación de la mina de oro ha sacado a miles de personas a la calle, que denuncian las consecuencias ambientales y contra la salud de la mina.

En 2003, el Gobierno se hizo con el control de Skuriés tras un acuerdo con TVX Hellas, expropietaria, por 11 millones de euros e inmediatamente la vendió al mismo precio a Hellas Gold, empresa creada en dos días, que pertenece en un 95% a la multinacional Eldorado Gold. El valor de la mina entonces superaba los 400 millones de euros.

 

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

2

  • |
    Ax
    |
    23/10/2013 - 9:36am
    La salida de la UE cada vez parece la mejor opción para Grecia, eso y dejar de hacer caso a las grandes corporaciones neoliberales. A quien tienen que hacer caso es al sentido común, y hacer cosas por el país y sus habitantes.
  • |
    comunal
    |
    26/04/2013 - 11:52pm
    1&ordf; solución: mandar al carajo a la empresa minera, y explotar ellos mismos la mina<br />2&ordf; solución: mandar al carajo al resto de multinacionales y expropiarles las instalaciones<br />gestionando ellos mismos las empresas...<br /><br />Resto: otra economía es posible. No esperemos que los gobiernos buitres hagan algo<br />por nosotros, porque está visto para quién trabajan.&nbsp; Hagámoslo nosotros mismos.