Repaso de los conflictos estudiantiles
Un curso de luchas sin tregua en la Universidad de Uviéu

Recordamos las luchas y los logros del movimiento estudiantil a través de un análisis de lo ocurrido durante el último curso en la Universidad de Uviéu.

, Redacción Asturies
16/08/14 · 8:00
Edición impresa

Llega a su fin un duro curso para la educación superior en Asturies. Recortes presupuestarios, reducción de profesores, cortes de calefacción, cierre de bibliotecas, aumento de la matrícula, reducción de becas y un reglamento de permanencia que dificulta compatibilizar la vida académica y profesional. Las estudiantes están cansadas. Éstas son algunas de las luchas que han protagonizado este curso.

Las movilizaciones comenzaron pronto con el curso académico y el 24 de octubre toda la comunidad educativa salió a la calle para mostrar su rechazo contra la LOMCE. A esta movilización acudieron las estudiantes de la Universidad con la intención de visibilizar el mazazo que significa la aprobación de la LOMCE para los niveles inferiores de la educación pública, pero también para rechazar la progresiva mercantilización que adolece la educación superior. Los colectivos congregados entienden que la LOMCE traslada a la escuela modelos empresariales de planificación y control de calidad que priorizan la empleabilidad frente a la inclusión social. Entienden además que esta es una norma aprobada sin consenso, una ley que obligará a los centros públicos a competir entre ellos y en la que la asignatura de religión católica será evaluable y contará como una nota más en el expediente académico. A pesar del descon­tento popular, la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa entrará en vigor en septiembre de 2014.

El proceso de mercantilización y elitización que denuncian las estudiantes pasa también por el recorte de ayudas al estudio. Así, el endurecimiento de los requisitos exigidos para demostrar un aprovechamiento adecuado de la beca general de educación superior ha obligado este año a más de 400 estudiantes de la Universidá d’Uviéu a devolver el importe correspondiente al curso 2012/2013. Las estudiantes denunciaron a principios de curso lo que consideran una medida lesiva para muchas familias que se verían obligadas a devolver hasta 5.000€, en el caso de las rentas más bajas. Si bien los requisitos establecidos hasta ahora eran excesivamente laxos, ahora se exige a las estudiantes aprobar más del 50% de los créditos para conservar la ayuda. El movimiento estudiantil aduce la dificultad de cumplir estos requisitos cuando se deben compatibilizar trabajo y estudios.

953.000 euros de deuda

Tras varias reuniones con Recto­rado y Gobierno Autonómico, las estudiantes no consiguieron que el Principado se hiciera cargo de los 953.000 euros que adeudaban las familias asturianas, tal como reivindicaban en un principio. Sin embargo, Principado y Universidad se comprometieron a establecer el marco jurídico adecuado para facilitar el pago de la matrícula de ahora en adelante y la devolución de la deuda. Además, el Rectorado acordó trabajar conjuntamente con las Asambleas de Estudiantes (portavoces de las afectadas) para asistir jurídicamente a quienes hubieran contraído una deuda con Hacienda. Finalmente, todas aquellas reclamaciones impuestas ante la administración en las que se pudo justificar enfermedad sobrevenida (propia o de algún familiar), así como pérdida del empleo del progenitor, entre otras, resolvieron a favor de las estudiantes.

A un inicio de curso accidentado le sucedió el conflicto que ha mantenido a las estudiantes en pie de guerra contra el Rectorado gran parte del segundo semestre: el conflicto de las bibliotecas. Debido a la jubilación del personal de servicios bibliográficos y a la imposibilidad de contratar nuevos responsables según el Real Decreto Ley de 2010 que exige la amortización del personal administrativo, el Rectorado puso en marcha una reestructuración del servicio de bibliotecas. En el caso del campus de Viesques esta reestructuración suponía el traslado de los materiales bibliográficos del edificio polivalente al edificio norte del campus en el que se encuentra otra biblioteca de mayor tamaño. De boca de las estudiantes, este cierre supondría dejar a parte del alumnado sin un servicio que consideran fundamental. Se inicia entonces un encierro de 64 días en la biblioteca del edificio polivalente. Finalizadas las primeras reuniones con el Rector Gotor con la biblioteca ya ocupada, se suceden numerosas acciones, tales como encierros en las facultades de Medicina y Psicología, escraches al Rector y Vicerrectores, performances, manifestaciones o la irrupción en un acto del chef Ferrá Adriá para protestar por el cierre que dio gran visibilidad al conflicto. Las estudiantes de la Politécnica de Viesques decidieron concluir el encierro una vez conseguida la cesión de la biblioteca ocupada para uso de la comunidad universitaria y la mejora del servicio de biblioteca del Aulario Norte a través de una mayor inversión de fondos bibliográficos y la ampliación del horario de apertura de esta.

Este curso el movimiento estudiantil ha vuelto a insistir en la necesidad de no subir las tasas universitarias. El Rectorado de la Universidá d’Uviéu, sabedor de la difícil situación que atraviesan las familias asturianas y presionado por el estudiantado, ha cedido a sus peticiones y ha congelado la primera matrícula por tercer año consecutivo, si bien los precios públicos que soportan las asturianas ya eran de los más altos del Estado.

Pero no todo son desavenencias entre las estudiantes y las autoridades académicas y el Consejo Social de la Universidá d’Uviéu ha reabierto el debate sobre la dureza del Reglamento de Perma­nencia Expulsión con respecto al número de convocatorias por año matriculado. Sin embargo, todavía no se ha alcanzado ningún acuerdo y hasta el momento no se ha materializado ninguna de las propuestas realizadas por el Conseyu d’Estudiantes (máximo órgano de representación estudiantil en la Universidad) cuya intención es que los requisitos para continuar los estudios superiores no sean tan duros. El principal obstáculo para llegar al acuerdo es la oposición tajante de Doña Míriam Cueto, Di­rectora General de Uni­versidades, a cualquier tipo de modificación que no sea endu­recer dicho Re­glamento.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

2

  • |
    gonzalo patrignani
    |
    28/08/2014 - 2:37am
    La educación no es un negocio! Puxe Asturies!
  • |
    Jorge_Newman
    |
    18/08/2014 - 6:23pm
    Gran artículo! Da gusto lo bien que trabaja el periodismo crítico en Asturias :)
  • Tienda El Salto