Crónica de una manifestación pre-8M
Las feministas gallegas exigen "menos discursos y más recursos"

La marcha compostelana convocada por la Plataforma Feminista Galega el domingo 6 de marzo fue la antesala a la celebración del 8 de marzo Día Internacional de las Mujeres, y reunió a colectivos de todo el territorio gallego.

, Diagonal
08/03/16 · 1:00
Salta

Domingo 6 de marzo de 2016 –Santiago de Compostela, Galiza, España– 12-14h. Hace sol, ya ha llovido y ha vuelto a hacer sol. Llevo un fin de semana celebrando el 30 aniversario de Matarile Teatro, la compañía galega de teatro independiente más antigua y en activo, dirigida por Ana Vallés.

Cerca de la estación de tren me cruzo con la manifestación 'Feminismo para avanzar, juntas en la misma lucha', convocada por la Plataforma Feminista Galega “para gritar en contra de las violencias machistas y reclamar un cambio en las políticas y medidas que oprimen a las mujeres, como la discriminación en el ámbito laboral”, explican desde la Plataforma.

Unas ochocientas personas, la mayoría mujeres, participan en una marcha alegre que –a ritmo de batucada, petardos, humos de colores y sufragistas (dependiendo de donde estés)– terminará dos horas después en la Praza Quintana.

Diversas familias, diversas edades, diversas estéticas, muchas mujeres lesbianas, una pluralidad de pancartas y mensajes contundentes, de denuncia ante los recortes y privatización de servicios públicos y su repercusión extrema en las mujeres (sobre todo de clase trabajadora). Denunciar de nuevo la vulneración de derechos fundamentales, y, en términos generales, el escrache a un sistema sexista que debe revisar sus marcos culturales.

La marcha compostelana fue una antesala preciosa a la celebración del próximo martes 8 de marzo de 2016 –el año y las circunstancias no son baladí– Día Internacional de las Mujeres, en cada ciudad, pueblo y aldea.

Escucho corear, bailar, gritar a una multitud de mujeres indignadas y unidas, de nuevo. Muchas consignas contra los asesinatos de mujeres, contra las violencias machistas. Ingeniosas, asertivas. Señalan las relaciones de poder sexistas, clasistas y racistas. Exigen garantías habitacionales, educativas, sanitarias, culturales a las administraciones gallegas y españolas. "Sin asistencialismos, sólo pedimos lo que es nuestro".

Colectivos de mujeres feministas de Lugo, Pontevedra, A Coruña, Vigo, El Ferrol se han reunido en Compostela para –digamos– performar juntas la política un domingo. Organizando la rabia compartida en las calles. Organizar la vida junto a otras compañeras, e invitar a escucharla. Y el colectivo trans allí presente también, cantando: “Trans somos, trans seremos, y en el armario no nos quedaremos”.

Estudiantes en apoyo a la presa gallega María Ossorio hacen una acción quieta con máscaras neutras blancas que llevan en la boca la bandera de España. Estudiantes valientes sostienen en marzo de 2016, en Praza Galiza, la pancarta vestidas y vestidos con monos blancos. Pancarta blanca y una bandera. Levantarse es el camino.

Con alegría, batucada de mujeres poderosas, con garrafas pintadas y transformadas cuidadosamente en tambores: “Tengo el corazón contento, el corazón contento, lleno de alegría... ¡¡Que mi día comienza cuando me conocí!!”

Praza da Quintana, final de la manifestación que ha recorrido las principales calles del centro histórico. Las campanas de la catedral dan más fuerza todavía a unas palabras de Chelo Dorejo. Resuenan las palabras de la actriz feminista entre las paredes de los viejos edificios: “¡Arriba mulheres!”.

Cantos contra la Conferencia Episcopal por machista y patriarcal. Y leen poemas las activistas Laura Bugallo, Rosa Enríquez y Luz Fandiño. Yo no conozco a nadie, sólo a Bugalho, pero me siento en casa. Y entonces, después de que haya salido el sol, llovido y vuelto a salir el sol, brota el sonido de folk galego desde el escenario del feminismo organizado. Son Habelas Hainas. Todo es emocionante. Todo vibra. Centenares de feministas bailan y Santiago, hermosa su casa y hermoso el santo, al lado de esta mani-fiesta-acción, quizás está cambiando el chip, por fin. No en vano, este año la catedral divina tiene una puerta abierta por detrás, y yo doy fe de que estaba abierta, pues entré a saludarlo.

 

Aborto en Galiza

Son decenas las denuncias que se amontonan por falta de asistencia a mujeres que abortan en hospitales de A Coruña. Las mujeres exigen garantías y el cumplimiento de la ley actual. Para ello la Plataforma Galega polo Dereito ao Aborto se reunirá el 12 marzo. Esta plataforma insiste en la urgencia de tratar el tema como una "cuestión de Estado". La Xunta de Galicia en los últimos años se ha caracterizado por recortar servicios públicos como los centros Quérote, los Centros de Información á Muller, y, además conceder subvenciones a varias asociaciones antiabortistas (“pro vida”).

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

1

  • |
    Sela
    |
    09/03/2016 - 3:32pm
    Teño o CONACHÓN contento, o conachón contento, cheo de alegría Teño o CONACHÓN contento desde aquel momento en que me coñecín Eu quixera que sepas, que nunca quixen así, que a miña vida comeza, cando me coñecín...