HERSTORY: LA HISTORIA DESDE LAS MUJERES
Flora Tristán, una paria ilustrada



03/06/10 · 21:29
Edición impresa



Es el feminismo de Flora
Tristán un feminismo de
transición que arranca de
las ideas ilustradas en las que
todos los seres humanos son
libres e iguales. Con el paso de
los años lo enlaza a la lucha
obrera, dirigiendo el discurso a
la ruptura de las desigualdades
por sexo y a la unión de todas
las trabajadoras y los trabajadores
e introduciendo el internacionalismo
que heredarían otros
idearios y movimientos. Esta
parisina de ascendencia peruana,
nacida en el lujo en 1803 y
desheredada, comenzó a trabajar,
a la edad de 15 años, en
una fábrica donde se casó por
conveniencia con el propietario.

De él recibiría agresiones de
todo tipo, por lo que decidió huir
y separarse, en un entorno en el
que para ser aceptada en un trabajo
tenía que hacerse pasar
por viuda. Estos dos hechos fueron
los que más marcaron su
vida, reconociéndose a sí misma
como doble paria, por hija bastarda
y por mujer separada.
A los 30 años viaja a Perú en
busca de sus raíces y de su
herencia, algo que nunca conseguiría.

En este país elabora
Peregrinaciones de una paria.
Lo que comenzó siendo un libro
de viajes se convirtió en toda
una denuncia de la exclusión
social existente en Arequipa.
Cuando vuelve a Francia,
emprende una campaña a favor
de la emancipación de la mujer,
los derechos de las trabajadoras
y trabajadores y por la abolición
de la pena de muerte.
Tras una fuerte crítica a la
situación del proletariado en
Inglaterra, publica La Unión
Obrera, documento en pro de
la justicia a un nivel universal
de la humanidad, poniendo en
la base del problema la distinción
de clase por sexo: “Todas
las desgracias del mundo provienen
del olvido y el desprecio
que hasta hoy se ha hecho de
los derechos naturales e
imprescriptibles del ser mujer”.

Flora muere de tifus en medio
de una campaña con la que
quiere acercarse a la clase trabajadora
francesa. Esta mujer,
que se quitó el corsé en plena
época napoleónica, que se
separó de su pareja, que
clamó contra el matrimonio y
el poder eclesiástico, murió
aquejándose, irónicamente,
de “fuertes dolores en la vejiga,
en la matriz”.

Tags relacionados: Número 127
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto