VALORACIONES | ETA ABANDONA LAS ARMAS
El final de ETA abre un tiempo inédito en el País Vasco

El anuncio de ETA tras la Conferencia Internacional
de San Sebastián obliga a los actores políticos
a comenzar un nuevo proceso de diálogo.

01/11/11 · 8:00

“Nuevo tiempo”, “momento histórico”…
la insistente repetición de
ciertas palabras, especialmente en
los medios de comunicación, acaba
en muchas ocasiones por desvirtuar
su significado inicial. Sin
embargo, en el caso del “cese definitivo
de su actividad armada”
anunciado por ETA el 20 de octubre
parece que el significado se
mantiene. La desaparición de la
violencia de ETA obligará, tarde o
temprano, a modificar argumentos,
discursos e incluso leyes. “Ya
no cabe utilizar la existencia de la
violencia como argumento para no
abrir determinados debates
; entramos
en el terreno puramente político,
todo es planteable y discutible”,
opina para DIAGONAL el periodista
Javier Vizcaíno. “Quedarán
tics del pasado y no faltarán, desgraciadamente,
los que se resistan
a aceptarlo. Los que estaban acostumbrados
a jugar en terreno embarrado
deberán hacerlo ahora en
un césped liso”.

Quizás por esperado, y por el
trabajo de algunos medios de comunicación,
el abandono de las armas
ha suscitado escepticismo e
incluso críticas en algunos sectores
del Partido Popular y de UPyD.
La presidenta del PP madrileño,
Esperanza Aguirre, aseguró que
“los comunicados de ETA tienen
credibilidad cero” mientras Rosa
Díez consideraba que el último es
“idéntico a los anteriores en contenido
y en retórica” y su número
dos en la lista electoral, Carlos
Martínez Gorriarán, lo calificaba
de “broma socialista que nos saldrá
muy cara”. Sin embargo, los
gobiernos central y vasco, las direcciones
de los partidos y personalidades
del ámbito internacional
han saludado y destacado la trascendencia
de la decisión de ETA.

Éxito de la conferencia de paz

Fundamental en esta decisión, y en
las críticas que recibe, ha sido la
Conferencia Internacional celebrada
el 17 de octubre en Donostia. La
cumbre, organizada por Lokarri,
red ciudadana por el acuerdo y la
consulta, estuvo presidida por líderes
internacionales como el ex secretario
general de la ONU Kofi
Annan, el ex jefe de gabinete de
Tony Blair, Jonathan Powell, o el
presidente del Sinn Féin, Gerry
Adams, y contó con representaciones
de los principales partidos vascos,
excepto el PP, y de los agentes
sociales y empresariales. El acto
concluyó con la lectura de un
documento de cinco puntos en el
que se pedía a ETA el cese definitivo
de su “actividad armada” y a los
gobiernos español y francés iniciar
conversaciones si esto se producía,
además del reconocimiento
a las víctimas.

Tres días después, ETA contestó
asumiendo el primer punto y poniendo
fin amás de 50 años de violencia.
“A la vista de la plataforma
que ha supuesto la Conferencia,
difícilmente iba a encontrar ETA
una mejor oportunidad para dar
ese paso”, comenta el periodista
Mariano Ferrer, quien cree que la
Conferencia ha sido un éxito “por
encima de lo que podrían esperar
los más optimistas”. “Es un proceso
no tanto de legitimación sino de
cobertura, de “voy a facilitárselo
para que lo deje”, señala Pedro
Ibarra, profesor de la UPV-EHU y
miembro de Lokarri. Sobre las críticas
por la terminología empleada,
Ibarra considera que “el texto
no es ambiguo en el sentido de decir
que aquí todo es lo mismo y no
ha pasado nada. Si uno lee el documento
con un poco de sentido
común, éste viene a decir: esto se
ha acabado, ustedes lo dejan y
pónganse de acuerdo para abordar
las consecuencias de lo que ha
ocurrido”. Según Javier Vizcaíno,
se trata del “lenguaje clásico o la
jerga habitual en este tipo de declaraciones”,
donde “la escenografía
y los rituales tienen un peso
fundamental”.

Ronda de contactos

Tras el anuncio de ETA se abre un
proceso que, atendiendo a otros similares,
pasará por la negociación
con el Estado sobre la situación de
los presos y la entrega de las armas,
el debate entre las fuerzas
políticas y el reconocimiento de las
víctimas y el dolor causado. En este
sentido, el Lehendakari Patxi
López ya ha anunciado que iniciará
de forma “inmediata” una ronda
de contactos con los partidos
políticos, Bildu incluido, para analizar
la nueva situación. Para
Mariano Ferrer, los consensos van
a necesitar tiempo: “el problema
es el de saber nosotros mismos
qué queremos, tener tiempo de
discutirlo, crear unas confianzas
sociales que nos permitan hablar
de estas cosas sin miedo unos a
otros... y cuando se haya descargado
toda la tensión ya se verá
cuál es la mejor fórmula para seguir
avanzando”.

Un avance que podría estar condicionado
por una victoria del PP
en las elecciones generales del 20
de noviembre. “Después de dar
alas a todos los demonios, alimentar
a los mastines para que no haya
una salida más fácil y constituir
a las víctimas en un sujeto político
con capacidad de obstaculizar la
acción de Gobierno ahora, ¿cómo
embridas todo eso?”, se pregunta
Ferrer en referencia a la posición
del PP en esta materia. En opinión
de Vizcaíno, “igual que la izquierda
abertzale ha tenido que capear
la presión de una parte de su entorno,
el PP tendrá que vérselas
con una porción de inmovilistas
absolutos
que quedan en el suyo.
En otras cuestiones Rajoy ha demostrado
que se le dan bien esos
pulsos. Ojalá se empeñe en éste y
salga airoso”, concluye.

La Conferencia Internacional
ha servido de escenario para que
ETA anunciase el fin de su actividad
armada. Sin embargo, este escenario
sería impensable sin el
proceso de apuesta por las vías democráticas
que ha venido desarrollando
la izquierda abertzale en
los últimos dos años. Que al mismo
tiempo sería impensable sin la
ruptura del anterior proceso de
paz en 2006 y el inmenso descontento
y rechazo social que provocó.
Peldaños de una escalera en la
que, ahora sí, ya no habrá más
muertos.

Hacia un tiempo de paz

24.000 personas según la Policía
Local de Bilbao y 49.000 según el
diario Gara se manifestaron el 23 de
octubre para reivindicar el papel de
la sociedad vasca en el proceso de
paz en Euskal Herria. «ETA ha dado
una buena noticia a la sociedad
vasca, una noticia que nos acerca
hacia un escenario de paz», señalaron
las lectoras del manifiesto,
Belén Arrondo, y Ainhoa Etxaide de
los sindicatos STEE-EILAS y LAB, respectivamente.
En este manifiesto se
instó a los gobiernos de España y
Francia a dialogar con la banda
armada para «dar salida a las consecuencias
de décadas de confrontación
armada», en referencia a la
situación de los presos.

Tags relacionados: ETA Conflicto vasco Lucha armada
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

1

  • |
    anónima
    |
    08/11/2011 - 10:56pm
    ASUNTO TOTALMENTE SERIO SI NECESITA QUITARSE DE ENCIMA A ALGUIEN SEA CUAL SEA LA RAZON YO LO HAGO POR USTED DE LA MANERA MAS PROFESIONAL Y LIMPIA POSIBLE, SOLO TRABAJO EN SUDAMERICA Y ESPAÑA CONTACTEME EN EL_FAISAN_PAISA_343@HOTMAIL.COM
  • Conferencia de Paz Aritz Loiola
    separador

    Tienda El Salto