MIGUEL LANCHO, PROFESOR DE SECUNDARIA
“Las familias entienden que es un ataque”

La “huelga verde”, que ya paralizó la enseñanza
secundaria en Madrid durante los días 20, 21 y 22
de septiembre, repetirá el 4, 5 y 6 de octubre.

05/10/11 · 14:00
Edición impresa
JPG - 126 KB
 
Foto: Audrey Cordova.

DIAGONAL: ¿Qué datos manejan
del seguimiento de la huelga?

MIGUEL LANCHO: Los datos de
la comunidad y los sindicatos son
completamente divergentes, aunque
nuestros cálculos están en torno
al 70%. En la zona sur ha ido mejor
que en la oeste y norte, en Getafe
estamos en torno al 90%.

D.: ¿Cómo ha sido acogida la huelga
por los alumnos y sus padres?

M.L.: A los mayores se les ha explicado
y lo han acogido bien, algunos
están participando en las movilizaciones,
sobre todo los de bachillerato.
Están preocupados porque han
entendido que los recortes les afectan
directamente. A través de las
asociaciones de padres hemos reunido
a las familias, y se han prestado
a colaborar: han escrito cartas a
las direcciones territoriales y a
Lucía Figar solicitando la retirada
del decreto del 4 de julio. Entienden
que es un ataque a la enseñanza pública
y hay que defenderla, aunque
les esté costando que durante unos
días sus hijos no van a tener clase.

D.: ¿En qué se traducen los recortes
en el día a día?

M.L.: Hay muchas actividades que
no se van a poder realizar. Nuestro
trabajo comprende horas lectivas y
horas complementarias, para tutorías,
bibliotecas o salidas extraescolares.
En el caso de nuestro instituto,
los desdobles no se van a poder
hacer ni en el laboratorio. La mayoría
de institutos tenemos alumnado
diverso, de distinta extracción social
y con problemáticas que se traducen
en dificultades educativas.
Creemos que a los alumnos que tienen
mayores problemas, desfavorecidos
socialmente y culturalmente,
hay que prestarles mayor atención.
La biblioteca sólo funcionará
en horario de recreo. Tampoco se
va a poder abrir el aula de informática
para que los alumnos puedan
realizar tareas atrasadas. Esto ha
generado un descuadre del horario
previsto. Nosotros entendemos que
la educación no se acaba en la instrucción,
es algo más. Incluye que
los alumnos que difícilmente salen
de su entorno vayan a museos, entornos
naturales, etc. Eso va a ser
difícil hacerlo porque hay poco personal
para las guardias, cada salida
requiere que por 20 alumnos vaya
un docente, y por tanto estas actividades
peligran. Además, este año el
plan Refuerza, de actividades complementarias,
que dependía de los
Ayuntamientos, se lo han cedido a
empresas privadas. Están llegando
a los centros empresas privadas que
ofrecen clases de compensación
educativa, dirigidas a alumnos con
necesidades especiales. Y las becas
solicitadas son enviadas a una empresa
privada que determina quién
se lleva la beca y que por supuesto
factura por este servicio. El colmo
es que a la vez que están echando
interinos a la calle hay profesores
irlandeses contratados con sueldos
basura. Les engañan con la idea de
que van a ser asistentes y les están
poniendo a dar clase de Geografía
sin saber bien el español.

D.: ¿Cómo se gesta la respuesta al
decreto del 4 de julio?

M.L.: La circular se saca deliberadamente
en verano para que sea
más difícil articular una respuesta.
Aun así, ya en julio hay una asamblea
en la que se reúnen 800 profesores.
En la asamblea del 31 de
agosto, en el local de CC OO se quedan
fuera muchos profesores por el
aforo limitado. Es un movimiento
que está surgiendo de la base. Los
sindicatos están desbordados. Son
las asambleas de centro y las asambleas
de zona las que empujan.
Somos los profesores los que estamos
moviendo el tema.

D.: ¿Los profesores acogieron bien
que la asamblea se llevara al auditorio
Marcelino Camacho?

M. L.: Hay distintas sensibilidades.
Un sector del profesorado desconfía
de algunos sindicatos por determinadas
actuaciones del pasado,
como por ejemplo el pacto educativo
con la comunidad, para el equili-
brio entre pública y privada, que nunca
se llevó a cabo. Hay quien tiene
miedo de que la dirección de la huelga
la lleven solamente los sindicatos.
Lo que está refrendado por las asambleas
es que los comités de huelga sean
mixtos, que participen los sindicatos,
pero que tengan presencia las
asambleas para asegurar que son los
profesores realmente quienes estamos
dirigiendo esto. Los sindicatos
tienen que entender que hay varias
sensibilidades, muchas personas que
no están afiliadas y quieren estar presentes
en la movilización.

D.: ¿Existe miedo a que una negociación
sindical maquille el decreto o
hay unidad en cuanto a la impugnación
a la totalidad?

M.L.: Las asambleas lo que plantean
es la retirada del decreto, no por las
dos horas, sino por la serie de servicios
educativos que se dejan de prestar.
Lo que tienen muy claro las
asambleas es que para cualquier tipo
de negociación o acuerdo, se haga un
referéndum para ver si se acepta o
no se acepta, porque hay precedentes
en los que los sindicatos se han
dado por satisfechos con algunas
concesiones de la comunidad con las
que los profesores no coincidíamos.
Igual que hubo referéndum para
convocar la huelga, se pedirá para
ratificar un posible acuerdo. Lo que
parece inevitable es que la legalidad
impone que negocien los sindicatos.

D.: ¿Han existido reticencias desde
algunos sindicatos a convocar huelga
de tres días?

M.L.: Desde mi experiencia, creo
que las huelgas que son importantes
surgen y se imponen desde la base.
La huelga está siendo mucho más
radical, en el sentido de ir a la raíz,
de dar una respuesta contundente,
de lo que querían sindicatos como
CSIF y AMPE. Otros sindicatos sí
quieren una respuesta más contundente.
En la reunión intersindical
que tuvieron el 8 de septiembre, decidieron
dos días de huelga para
consensuar. Pero Setem se sale del
consenso con CGT y CC OO, que se
había comprometido a respetar las
decisiones de las asambleas, se reúne
con sus afiliados y decide también
convocar tres días.

D.: ¿Cómo está la situación en otras
enseñanzas públicas?

M.L.: Los centros de Formación
Profesional y las Escuelas de
Idiomas han sufrido recortes terribles,
Les han quitado enseñanzas
de alto nivel y hay muchos alumnos
por clase. Los conservatorios están
en peligro de desaparición. Los
compañeros de infantil, que ya han
sufrido recortes y privatizaciones en
favor de empresas del sector de la
construcción u otras, se encuentran
con situaciones absolutamente precarias.
Esta tendencia va a seguir,
por lo que tenemos que dar una contestación
sostenida si queremos que
los servicios públicos sigan existiendo.
Entre los compañeros de primaria
hemos tenido buena acogida y
está previsto que para las jornadas
del 4, 5 y 6 de octubre se incorporen
a la huelga junto con infantil y las
casas de niños que también han sufrido
muchos recortes.

D.: ¿En qué ha influido el 15M?

M.L.: La aportación más importante
es que la mayoría de implicados en el
asunto debatan sobre la política de
educación. Eso ya es haber ganado
una batalla de la lucha.

Tags relacionados: Número 158
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

2

  • |
    anónima
    |
    05/10/2011 - 6:11pm
    <p class="spip">Españistán y su Justicia. Familia perseguida y acosada desde el año 2001 (¿dónde se escondió la llamada Democracia y el tan cacareado Estado de Derecho?):</p> <p class="spip">http://aims.selfip.org/ zzz_AQ8OVAPXU62DG7YC/doc/cap_0700.htm</p>
  • |
    anónima
    |
    05/10/2011 - 6:09pm
    <p class="spip">No sé, pero me da la impresión de que esta táctica no es la adecuada. Sin extenderme doy algunos puntos básicos:</p> <p class="spip">1º Hacen huelga los públicos, pero la privada y la concertada no. 2º Los profesores que van a la huelga dejan de cobrar una pasta. 3º Los chavales de la pública pierden clase.</p> <p class="spip">A Aguirre le favorece, puesto que:</p> <p class="spip">1º La enseñanza privada se refuerza, pues se utiliza la lucha para denostar la pública.<br /> 2º Se ahorra una pasta en sueldos en cada jornada de huelga.<br /> 3º Se consigue lo que busca la estrategia neoliberal: que los que van a la pública, o sea, la mayoría del pueblo, sean burros, con perdón.</p> <p class="spip">Tiene que haber otras formas de lucha en la Educación. Hay que improvisar, no sé, aprobados generales, salirse de las líneas que marcan los planes de estudio, algo diferente... Joer, ¿quién mejor que los profesores para inculcar un pensamiento nuevo en las nuevas generaciones?</p> <p class="spip">Salud.</p>
  • Foto: Audrey Cordova.
    separador