REDES DE CAMBIO / ANIVERSARIO DE LA PRIMAVERA ÁRABE
Nawaat: el blog colectivo activista que desafió la censura de Ben Ali

Tras ocho años de
vida, Nawaat sigue
trabajando para
promover valores
democráticos
y un periodismo
ciudadano.

09/04/12 · 10:05
Edición impresa
JPG - 90.5 KB
05_Nawaat

Se llama Nawaat, “el núcleo”,
un blog colectivo independiente
creado en 2004, en plena era Ben
Ali en Túnez, por varios blogueros
activistas, que fue creciendo y
reforzándose y a lo largo de los
años plantó cara a la férrea censura
de uno de los regímenes que
mayor control de la información
ejercían en el mundo. Hasta el 13
de enero de 2011, un día antes de
la caída de Ben Ali, Nawaat estuvo
censurado en Túnez.
Ese día,
el dictador se comprometió a respetar
la libertad de expresión y
abrió las páginas web durante
años acalladas por la censura, pero
ya era demasiado tarde para él.

En los años de cárcel informativa,
muchos tunecinos conseguían
burlar el control y consultar
Nawaat gracias a que utilizaba
servidores en el extranjero, y el 10
de enero, cuando el régimen se
tambaleaba, la página recibió cerca
de dos millones de visitas, el
70% desde el interior del país.

Un núcleo de contrapoder

“Se trataba de formar un núcleo de
contrapoder mediático independiente
pero no neutral, objetivo pero
comprometido”
, explica Ramzi
Betayeb, uno de sus miembros. Betayeb,
que regentaba un cibercafé
durante la dictadura, fue encarcelado
en 2005 justo antes de que se
celebrara en Túnez la Cumbre Mundial
de la Información, un lavado de
cara del régimen en el que participaron
gustosos numerosos gobiernos
occidentales. En los dos años y
siete meses que pasó en varias prisiones,
a menudo en régimen de aislamiento,
Betayeb vivió numerosas
escenas de brutalidad carcelaria:
“En este tiempo fui testigo de la tortura
y la represión. Empecé a documentar
lo que veía y, a través de un
contacto, hacía sacar la información
y la enviaba a Nawaat y al portal
Tunisnews”. Así empezó su implicación
en este blog activista.

Cuando estalló la revolución,
Nawaat hacía también de enlace
con medios de comunicación de todo
el mundo. “Había un blackout
informativo en el interior. Los manifestantes
filmaban y nos enviaban
la información, y nosotros la
comprobábamos y enviábamos en
modo viral
a todos los medios internacionales”,
explica Houssem
Hajlaoui, otro de sus miembros.
Pero después del 14 de enero, este
“núcleo” se convirtió en más que
un blog, creando también una asociación,
y sus miembros se involucraron
en todo lo que ocurría tanto
a nivel político como en la calle,
dando apoyo a los manifestantes
de la Qasba y también cediendo su
local a siete heridos de la revolución
que se pusieron en huelga de
hambre para reclamar sus derechos,
una huelga a la que también
se sumaron Betayeb y Hajlaoui hasta
que lograron sus objetivos a finales
de octubre.

Hoy, el blog colectivo cuenta con
varios miembros y más de 500 colaboradores.
“Nuestros valores son
la libertad de expresión y la democracia,
y nuestra única restricción
es que no se incite al odio o a la violencia
o se escriba contra las libertades.

Por lo demás, es un espacio
de diversidad y libertad total, en el
que no hay una afinidad ideológica,
y publicamos incluso textos que
nos critican y artículos que se contradicen
entre sí para promover el
debate”, explica Hajlaoui.
En proceso de crecimiento,
transformación y mejora, la web
de Nawaat, que tiene licencia
Creative Commons, ha presentado
el 26 de marzo su nueva versión,
mucho más ambiciosa y con nuevas
categorías, redes sociales integradas
e incluso un apartado de
monitoreo de los derechos humanos.

Por su parte, la asociación realiza
actividades de todo tipo en relación
con la sociedad civil para
“promover las libertades y el proceso
político y proyectar conceptos
democráticos y ciudadanos”. Nawaat
fue uno de los organizadores
del Arab Blogger Meeting que tuvo
lugar en Túnez en octubre, trabaja
en un proyecto de periodismo internacional
y también en la puesta
en marcha de una red de clubes de
periodismo ciudadano
en todas las
casas de juventud de Túnez, para
que cada una de ellas tenga su propio
blog, que quieren centralizar
en un único portal.

Reconocimiento a su labor

En reconocimiento por su trabajo
militante, activista y a favor de los
derechos humanos y las libertades,
sobre todo la de expresión e información,
Nawaat ha recibido varios
premios internacionales. El propio
régimen de Bahréin los quiso laurear
en mayo con el Arab eContent
2011, galardón que los blogueros
rechazaron
en “protesta contra las
prácticas de filtrado de Bahréin, el
arresto de cientos de blogueros y
activistas por los derechos humanos
y el cierre arbitrario de cientos
de páginas y blogs críticos con el
gobierno y su familia”.

Sin financiación del gobierno,
de partidos ni de empresas,
los
activistas sacan adelante el blog
con sus propios medios y trabajan
también, por qué no, con la ambición
de “que se convierta en el primer
medio del país, haciendo de
contrapeso incluso a la agencia
TAP”, finaliza Hajlaoui.

ENTREVISTA A HOUSSEM HAJLAOUI

Este miembro del
blog colectivo
Nawaat opina sobre
el papel de las
redes sociales.

DIAGONAL: ¿Cómo se está usando
internet para difundir información
más allá de las «verdades
oficiales» de gobiernos y medios
de comunicación progubernamentales?

HOUSSEM HAJLAOUI: La información
activista se difunde a tres
niveles: la información circula a
nivel virtual en los blogs y las redes
sociales; la información es retomada
por ciertos medios (es muy frecuente
que un reportaje activista
sea retomado por cadenas de televisión);
y por último, en las tribunas
mediáticas: la presencia de
activistas en platós de televisión y
en estudios de radio (incuso progubernamentales)
son siempre ocasiones
propicias para difundir la
información activista.

D.: ¿Son las redes sociales una
herramienta para organizarse?
¿Qué otros modos de organización
utiliza el pueblo en la calle?

H. H.: Sin ninguna duda, las redes
sociales son las herramientas de
organización por excelencia de
toda la esfera activista antes y después
de la caída de los regímenes.
Los mítines y concentraciones son
otras maneras de organizarse, pero
están restringidas a grupos oficiales
(partidos, organizaciones), algo
que no es (o al menos no era) el
caso de la mayoría de los activistas,
que son (o eran en su mayoría)
totalmente independientes.

D.: Occidente ha presentado estas
revoluciones como las revoluciones
de Twitter y Facebook. ¿Qué te
parece este enfoque?

H. H.: Estoy de acuerdo con la
tesis que presenta a Twitter y
Facebook como herramientas cruciales
durante las revoluciones
árabes, pero es totalmente infundado,
en mi opinión, calificar
estas revoluciones como «las de
Twitter y Facebook». Estas herramientas
se han utilizado para apoyar,
movilizar e informar y romper
el bloqueo mediático, que fue crucial
para la derrota del levantamiento
de 2008 en el sur tunecino.
Pero la revolución sigue siendo
concretamente la revolución de
los ciudadanos que se han manifestado
en las calles y aguantado
hasta la caída de los regímenes,
al menos en el caso de Túnez y
Egipto. Libia es un caso diferente.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

05_Nawaat
05_Nawaat
separador