" TESTIMONIOS: Serie ""Huida de El Aayún a Las Palmas"" "
’’Hay muchas familias que aún no saben si algunos de sus miembros están presos o muertos’’

Presente en el campamento el día del asalto, Abdulilá tuvo que huir al desierto, con un grupo de compañeros. Sólo llevaban agua, pues no pudieron cargar con comida. El viernes 12 les avistó un helicóptero marroquí y posteriormente fueron capturados.

- Acompaña todos los testimonios recopilados por DIAGONAL en el Especial El Aaiún

09/12/10 · 14:45

Isabel R. y Pedro Larré / Las Palmas de Gran Canaria

Abdulilá fue trasladado a la comisaría, en el barrio del Cementerio, pero como no había participado en la organización ni tenía ningún antecedente, estuvo preso apenas unas horas, de 10 de la mañana hasta las 18 horas de ese mismo día.

Casi todo el tiempo estuvo con los ojos vendados, y muchos ratos obligado a permanecer contra la pared. Relata que la gente permanecía varios días, hasta cuatro en algunos casos, en grandes estancias: todos juntos, hacinados, hasta cerca de 40 personas en una misma habitación, con graves heridas producidas por las crueles torturas, con todo tipo de hematomas y roturas, lamentándose y gritando. ’’En la comisaría olía mucho a sangre. A algunos hombres les torturaron y les machacaron las rótulas para dejarlos inútiles; a varios les sacaron los ojos, y a otros muchos les arrancaron las uñas’’. A Abdulilá le pegaron y le rompieron una muela con el mango de una porra, y también a golpes le arrancaron dos dientes.

Según su versión de los acontecimientos, hasta el mismo día en que vino a Canarias, todo seguía igual en las calles de El Aayún: detenciones, torturas, violaciones, asalto de viviendas de saharauis y secuestros de hombres. Declara que Marruecos tiene más de 225 personas detenidas, y sabe con certeza de 32 casos de desaparecidos, entre los cuales hay 19 niños. Asimismo, constata que las autoridades marroquíes no dejan visitar a los presos, y que hay muchas familias que aún no saben si algunos de sus miembros están presos o muertos.

Por último, confirma las declaraciones de violencia sexual contra las mujeres. Afirma que muchas mujeres que fueron vistas en el campamento, o en los disturbios de El Aaiún, fueron detenidas y violadas, y añade: ’’se les fotografiaba siendo violadas, y luego mostraban las fotos a los hombres de su familia, amenazándoles con difundirlas’’.

Piensa volver a El Aayún brevemente, pues cree que a pesar de todo lo que le está ocurriendo, hay que seguir luchando. Y nos pide ser fotografiado por si desaparece.

Entrevista realizada en Las Palmas, el martes 7 de diciembre.

Tags relacionados: Canarias El Aaiún Pueblo saharaui
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto