ALGUNAS EXPERIENCIAS DE RESISTENCIA GLOBAL

Europa: luchas de estibadores y ferroviarios

26/04/06 · 1:19
Edición impresa

Europa: luchas de estibadores y ferroviarios

El último intento de la
Comisión Europea por
liberalizar la gestión de los
puertos y por echar por
tierra las normativas laborales
que todavía protegen
las labores de carga y
descarga en el sector fue
derrotado en enero. Los
paros convocados por la
Confederación Europea de
Sindicatos (CES) paralizaron
450 puertos y forzaron
la negativa del Parlamento
Europeo a la directiva.
Los 75.000 trabajadores
del sector veían amenazados
sus puestos de trabajo
ante la pretensión de
los armadores de reducir
costes contratando al personal
de estiba entre su
propia tripulación o con
empleados no sindicados.
Parecidas directivas se
impulsan desde 1991 en
el sector ferroviario. En
este caso la CES, compuesta
por los grandes
sindicatos europeos de
concertación, se ha desentendido
de la lucha
contra las normas que
pretenden introducir la
competencia en el ferrocarril
y rebajar las condiciones
laborales. Sin
embargo, existe una coordinación
de sindicatos
encabezada por el británico
RNT (miembro de la
CES) y con participación
de CGT (Estado español),
Sud Rail (Francia), diversos
sindicatos sectoriales
italianos o el sueco SAC.
Juntos convocaron un
paro europeo en marzo de
2003.

El experimento de los May Day

El primer May Day nació
en 2001 en Milán como
forma de hacer visible en
el 1 de mayo los problemas
específicos de la precariedad.
Sus impulsores,
un colectivo de trabajadores
de establecimientos de
comida rápida, tenían más
que ver con los influyentes
centros sociales del noroeste
italiano que con un
sindicato al uso. Porque
de eso se trata: de una
movilización que intenta
reclamar, contra la precariedad,
derechos no reivindicados
por las centrales
más acomodadas: renta
básica, acceso a prestaciones
sociales (salud,
educación, vivienda), libertad
de acceso al conocimiento,
o el simple derecho
de ciudadanía.
El ejemplo ha cundido
desde entonces hasta formar
el Euro May Day, si
bien ninguna otra convocatoria
iguala a la original
milanesa, que ha llegado
a juntar a decenas de
miles de personas. El
manifiesto promovido por
la red Euro May Day -sindicatos
de base, centros
sociales y grupos de inmigrantes-
incide en la idea
de que ninguno de los
derechos reclamados
nace de la condición de
‘ciudadano’ o ‘trabajador’,
figuras que han quedado
desbordadas por las formas
de trabajo atípico
(comunicativo, de cuidados
o cooperativo) que
quieren visibilizar con este
experimento político.
// euromayday.org

El ‘planeta Maquila’

Las maquilas, como se
conoce en Centroamérica
a estas fábricas, forman
parte del paisaje de la globalización.
En las maquilas
se produce de todo:
desde camisetas falsas de
Ronaldinho hasta televisores.
Condición común de
la mayoría de ellas, que
emplean a millones de
personas en todo el
mundo, es que trabajan
para empresas multinacionales;
la otra, que lo
hacen en condiciones
similares a las del esclavismo:
insalubridad, largas
jornadas, salarios en fraude
de ley, trabajo infantil,
imposibilidad de organizarse
en sindicatos.
Este último factor es el
que explica la atención
que han recibido por parte
de organizaciones sindicales
y ONG en una solidaridad
que une lo local y lo
global: por un lado, las
maquilas de hoy son las
deslocalizaciones de ayer
(CC OO calcula que la
competencia asiática eliminó
20.000 empleos textiles
en el Estado español
entre 2004 y 2005) y por
otro las jornadas interminables
de hoy serán las
prendas expuestas en Zara
o Hipercor mañana. Así, la
campaña internacional
Ropa Limpia intenta promover
formas de consumo
responsable en las zonas
receptoras, así como campañas
de presión a las
empresas para que cumplan
las normas laborales,
hasta ahora con escaso
éxito. Otros grupos son el
canadiense Maquila Solidarity
o Sweatshop Watch,
que han seguido el rastro
de las maquilas hasta el
mismo interior de EE UU:
muchos inmigrantes que
trabajaban en maquilas al
otro lado de la frontera
engrosan los talleres textiles
clandestinos del norte.

Tags relacionados: Consumo responsable
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto