VALENCIA // ATACAN A UN JOVEN EN EL PORTAL DE SU CASA
Denuncian la “vergonzosa impunidad” ultra

Ya es habitual que durante el mes
de octubre el País Valenciano viva
un repunte de los ataques de la extrema
derecha, enmarcados en dos
fechas señaladas: el día nacional
valenciano, 9 de octubre, y el Día
de la Hispanidad, el 12.

07/11/09 · 13:00
Edición impresa

Ya es habitual que durante el mes
de octubre el País Valenciano viva
un repunte de los ataques de la extrema
derecha, enmarcados en dos
fechas señaladas: el día nacional
valenciano, 9 de octubre, y el Día
de la Hispanidad, el 12.

El 9 de octubre, grupos ultras impidieron
participar en el acto oficial
a miembros del Bloc Nacionalista
Valencià (BNV), entre los que se encontraban
dos diputados autonómicos
de esta formación. Convocados
por España 2000, el Grupo de Acción
Valencianista (GAV) y Alianza
Nacional (AN), medio centenar de
ultraderechistas atacó la comitiva
del Bloc ante la pasividad de la policía.
Y eso que, ante las amenazas
difundidas en días previos a través
de web ultras, el BNV había solicitado
protección policial.

Provocaciones fascistas

Por la tarde tuvo lugar la tradicional
manifestación de la izquierda valencianista,
que se desarrolló sin incidentes
ante un gran dispositivo
policial, y pese a las provocaciones
de pequeños grupos ultraderechistas
que se apostaban tras la policía
durante el recorrido de la manifestación.
Aun así, diversas personas
denunciaron haber sido agredidas
en las inmediaciones de la estación
de tren y por el centro de la cuidad.
Dos días después, un joven administrador
de la web nacionalista valencianisme.
com denunció haber
sido apaleado en el portal de su casa
por de diez ultras con la cara tapada,
que le amenazaron de muerte
para que abandonara su militancia.
Al huir gritaron “arriba España” y
“Valencia es y será nuestra, fuera
los putos nacionalistas”.

Ante las protestas del BNV y del
resto de organizaciones que forman
la plataforma Acció Popular Contra
la Impunitat, creada precisamente
para denunciar la impunidad y la
pasividad política con los ultras, el
delegado del Gobierno, Ricardo Peralta,
relativizó los sucesos afirmando
que “en democracia, tenemos
que asumir que hay determinadas
actuaciones que, nos gusten más o
menos, forman parte de una determinada
normalidad”.

El año pasado, los ataques contra
locales y manifestaciones de la izquierda
valencianista ya pusieron al
delegado del Gobierno en una delicada
situación, y éste se tuvo que
comprometer a atajarlos deteniendo
a los culpables. Dichas promesas ya
venían oyéndose desde años atrás,
cuando en 2007 explotó, la víspera
del 9 de octubre, una bomba en la
sede del BNV. Este partido, junto
con Esquerra Unida (EUPV), presentó
una proposición no de ley en
el parlamento autonómico para condenar
los ataques fascistas y exigir
la detención de sus autores, moción
que fue respaldada por todos los
grupos políticos. Sin embargo durante
estos dos años, el País
Valenciano ha seguido liderando los
índices de violencia nazi-fascista
que cada año recoge el Informe
Raxen, y con una especial gravedad
que raras veces trasciende más allá
de la frontera valenciana. Lo más
significativo, los 15 artefactos explosivos
contra sedes políticas (BNV y
ERPV), centros sociales (La Quimera)
y ONG (CEAR) que todavía
no han sido resueltos.

Por otro lado, en el resto del Estado,
la celebración del 12 de octubre,
de reminiscencias franquistas, ha
vuelto a provocar protestas. En Iruñea,
la concentración de medio centenar
de falangistas para revindicar
la “españolidad” de Navarra fue contestada
con una manifestación de
unas 2.000 personas. En Barcelona,
el tradicional acto ultra, con unos
500 asistentes, fue rechazado por
una manifestación. En Toledo el intento
por un grupo de antifascista de
impedir un acto ultra se saldó con
seis personas detenidas. También en
Barcelona, Madrid y las capitales
vascas hubo protestas contra esta celebración
“colonialista”.


>
Nuevos intentos de unidad

Aprovechando el 12 de
Octubre, el partido ultraderechista
España 2000
celebra desde hace años
su convocatoria anual
más importante. Sin
embargo no logró reunir
a más de 200 personas,
pese a contar con el
apoyo de otras formaciones
ultraderechistas
como el Movimiento
Social Republicano
(MSR) y el Frente nacional
(FN). El 12 de septiembre
España 2000
había firmado un acuerdo
de colaboración con
estas dos organizaciones.
Posteriormente, el 3
de octubre el neonazi
Movimiento Patriota Socialista
anunciaba su integración
en el MSR.
Aunque estos movimientos
quedaron tocados al
conocerse la condena a
Juan Antonio Llopart, líder
del MSR, a dos años
y medio de cárcel por
difundir ideas genocidas
a través de su editorial
de temática nazi Ediciones
Nueva República.

Tags relacionados: Fascismos
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto