Autogestión y compromiso político
Asturies, cultura rebelde

Los movimientos artísticos y culturales protagonizan la escena más reivindicativa y se unen en contra de las políticas que impiden su democratización y su estabilidad.

, Redacción Asturies
24/05/15 · 8:19
Edición impresa

Repasando la realidad del activismo en Asturies queremos unirnos a las voces que luchan por un presente mejor y un futuro posible para el arte y la cultura. No hemos podido, por falta de espacio, dedicar líneas a todas las que se escuchan a lo largo y ancho del territorio astur, pero las que aquí están son representantes que evidencian que las mentes y los cuerpos quieren defender sus sitios.

Comenzamos señalando una iniciativa que data de mediados de 2004 y que retoma fuerza en la actualidad, la Plataforma Ciudadana Cultura Para El Arango, creada con el objetivo de recuperar el Teatro Arango, en Xixón, para un uso cultural y autogestionado. La respuesta social que consiguieron inicialmente se encontró con trabas por parte de Mercedes Álvarez, concejala de Cultura del Ayuntamiento de Xixón durante el gobierno del PSOE e IU-BA.

No obstante, en aquel momento la plataforma mantuvo un sólido apoyo social al que se incorporaron políticos del ámbito autonómico, como Francisco Valledor. Aunque la función terminó con el Teatro Arango como sede de Corporación Dermoestética en 2006, actualmente el espacio está vacío tras el cierre de la clínica el pasado mes de enero. Algunos de los agentes activos de aquella plataforma están retomando el proyecto de viabilidad que ya diseñaron en su día para reivindicar la recuperación del Teatro como espacio popular, tomando como referencia realidades concretas, como Nou Barris o el bilbaíno Teatro Antzokia.

SOS Cultura

Como llamada de urgencia y crítica social nació, hace ya cuatro años, la plataforma ciudadana SOS Cul­tura. Esta iniciativa lanzó sus propuestas para la recuperación de la cultura en Uviéu, entre las que figuraban un diseño de la política cultural de la ciudad que permitiera la participación ciudadana, y un equilibrio de tendencias en un panorama copado por la zarzuela, la ópera y la música clásica de género sinfónico.

El proyecto consiguió el apoyo de un nutrido número de artistas y trabajadores/as del mundo de la cultura. Una batería de iniciativas concretas se exponen en Alterna­tiva de Oviedo SOS Cultura, como la propuesta de una Fundación Municipal de Cultura abierta a la participación, la inclusión de criterios pedagógicos y artísticos en la programación infantil o la recuperación del Festival de Jazz y el Electronic Culture Oviedo. En Xi­xón ha surgido este año otro SOS Cultura, que ha comenzado denunciando el blindaje del uso del futuro proyecto cultural para el edificio de Tabacalera.

En Uviéu, y en el marco de propuestas artísticas de autogestión, se abre paso Local Paraíso. Se trata de un espacio financiado a través de las cuotas de sus socios/as, y cuyo origen está vinculado al desarrollo del 15M y a SOS Cultura. La organización de este garaje cultural es asamblearia y su participación, abierta. Funciona como un espacio de coworking, en el que los proyectos colaborativos asumen el protagonismo del proceso de dinamización del local. Actividades como el mercadillo alternativo Alter Rastro, o los festivales Cabaret y Lo­calidades Agotadas, comparten espacio con exposiciones, talleres o ciclos de cine.

Volvemos a Xixón para hablar de La Caja de Músicos, una asociación cultural autogestionada surgida en 2008 y abierta a todo el público que busca promover un cambio profundo en la situación actual del panorama musical asturiano. Tiene como objetivos la generación de nuevos contextos que propicien actividad cultural, apoyar su proyección social y dinamizar la vida cultural asturiana.

‘Oir la música, cuidarla’

Tras el robo en el local de dinero, equipo y material el pasado mes de octubre, la asociación hizó un llamamiento ciudadano para garantizar su continuidad. En febrero, el colectivo lanzó el manifiesto ‘Oir la música: cuidarla: Manifiesto por un activismo cultural’ con reivindicaciones centradas prioritariamente en los aspectos que influyen en la situación de la música cono sector cultural en España: denuncia de la privatización de los espacios públicos y culturales, exigencia de modificación de la legislación que pone trabas a la presentación y difusión de música en directo, reducción del IVA cultural, régimen fiscal y de seguridad social sostenible y accesible, etc. Este manifiesto fue presentado en la sala Acapulco, en Xixón, durante el festival, de carácter gratuito, ManiFestarte. En el evento participaron artistas como Nacho Vegas, Pablo Moro, Toli Morilla o Tejedor.

No queremos finalizar esta retrospectiva sin hacernos eco de Glayíos / Oihuak, iniciativa que une Asturies y Euskal Herria a través de las bandas que ponen música al modelo de gestión cultural de economía social cooperativo, autogestionado y transparente en el que se enmarca este proyecto no lucrativo. Glayíos/Oihuak surge de la colaboración entre Ixuxú Asturies-Euskal Herria Elkartea y el Colectivu Xuvenil Glayíos y tiene entre sus objetivos difundir la música asturiana y vasca respetando el trabajo de artistas y promotores/as, potenciar un circuito estable de conciertos a precios accesibles para el público y crear nexos de colaboración entre agentes culturales de ambos pueblos.

En esa línea de trabajo, desde el pasado mes de enero se viene celebrando un ciclo de conciertos (hasta cinco en total) en la sala WhippoorWhill de Uviéu en el que participarán cinco grupos asturianos y cinco vascos, representantes de estilos que van desde el punk hasta la música electrónica. El proyecto está trabajando en un nuevo ciclo de conciertos, pero esta vez en Euskal Herria. Se trata de ‘devolver’ la visita.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto