PERFIL: ANNIE SPRINKLE
Una vida dedicada al arte del sexo

Si hay alguien que se ha dedicado con verdadera pasión a la exploración de la pornografía
como campo de experimentación política, ésa es Annie Sprinkle. Artista interdisciplinaria (actriz,
directora, fotógrafa, ‘performer’...) y educadora sexual, sus espectáculos de porno kitsch
feminista demuestran que otra forma de representar la sexualidad es posible. Os proponemos
algunas claves de su trabajo. Os damos algunas pistas para sumergiros en su trabajo.

01/03/07 · 0:00
Edición impresa
JPG - 1.7 KB
Randal Allan Smith

El sexo es positivo. Nacida
como Ellen Steinberg, con 18
años comienza a trabajar en
la prostitución, un oficio que
practicará de forma intermitente
durante 20 años. En
1973 se traslada a Nueva
York y se introduce en la industria
del porno, donde primero
trabaja como asistente
de rodaje y luego como actriz,
protagonizando decenas de
películas. Tras convertirse en
toda una estrella del género,
decide pasarse al otro lado de
la cámara y en 1982 dirige
Deep Inside Annie Sprinkle,
una película muy innovadora
que va a marcar el inicio de
una senda de experimentación
y relectura del porno. En
el filme, Annie se dirige al espectador
hablando directamente
a la cámara, y le hace
partícipe de su biografía mostrando
fotografías de su infancia
y adolescencia. Esta
ruptura de barreras entre lo
público y lo privado será una
constante en sus trabajos posteriores,
que hacen una lectura
política a partir de la propia
experiencia. Deep Inside...
pone el placer femenino
en el centro y cuestiona varios
mitos sobre la sexualidad
femenina -y masculina-.
Sprinkle también es un
referente para el feminismo
pro-sexo, con su lucha contra
la censura y su defensa
de los derechos de las prostitutas,
como miembro de
Prostitutas de Nueva York
(PONY).

El sexo es arte. 1978 es un
año importante para Annie,
porque conoce a William
DeRidder, que le enseña sobre
performance y arte conceptual.
Empieza a trabajar como
performer en clubs de striptease,
con espectáculos transgresores
que deconstruyen la
sexualidad. En 1985, un proyecto
de la Universidad de
Nueva York le invita a representar
su show burlesco Nurse
Sprinkle’s Sex Education; a
partir de aquí, Annie se dedica
por entero al mundo del arte y
de la performance.

El sexo es sano. Sprinkle
también ha destacado por su
interés en cuestiones de salud
sexual; de hecho, en 2002 obtuvo
el doctorado por el
Institute for Advanced Study
of Human Sexuality de San
Francisco. Su compromiso
data de los años ‘80, cuando
varios compañeros de profesión,
entre ellos su amante,
comienzan a infectarse y morir
de sida. Annie toma cartas
en el asunto y lucha para promover
el sexo seguro y el uso
de condones en la industria
del sexo, unas reivindicaciones
que caen en saco roto y
provocan su distanciamiento
del porno mainstream.
Además de las performances,
Annie ha dedicado estos
años a diferentes aspectos
educativos del sexo, dando
talleres sobre sexualidad,
relajación, exploración, tantra,
etc., con la firme creencia-
un tanto new age- en
los poderes curativos y sanadores
del sexo.

El sexo es múltiple. Sprinkle
también desarrolla el concepto
de ‘metamorfosexo’: es
decir, frente a una identidad
sexual ‘natural’, permanente
y escindida en dos opciones
excluyentes, defiende una visión
de la sexualidad como
práctica cambiante y mutante,
en el que las preferencias
varían y pueden ser muy diversas.
De hecho, habla con
naturalidad de sus experiencias
con amantes transexuales
F2M (female to male, de
mujer a hombre).

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador