LA MUESTRA OVNI OCUPA EL CENTRO DE CULTURA CONTEMPORÁNEA DE BARCELONA Y LO CONVIERTE EN ZONA AUTÓNOMA
Sueño colonial e imágenes de resistencia

El Observatorio de Vídeo No
Identificado (OVNI) es un festival
atípico: una arqueología mediática
sobre el colonialismo y su
mutación en la globalización.

, codirector del documental Internacionales en Palestina
15/07/06 · 17:20
Edición impresa

Les Maitres Fous, de
Jean Rouch, muestra
cómo los miembros
del culto Hauka,
en el Accra de los años ‘50,
 trataban de desembarazarse
 de los traumas de la dominación
colonial escenificando -a
través de periódicos encuentros
 colectivos en los que los
espíritus del gobernador o el
 general les poseían hasta niveles
 de violencia y autocastigo
físicos increíbles- la realidad
 diaria de abandono y
opresión a los que eran sometidos.

René Vautier, a raíz de
 Afrique 50, fue objeto de censura
y prohibición, en la misma
década, por denunciar
 que el trabajo casi esclavo de
los negros de Costa de Marfil
 sustituía e impedía cualquier
industrialización o racionalización
de la economía africana,
en beneficio de una silenciosa
y cómplice mayoría de
los habitantes de la República
francesa que preferían mirar
 hacia otro lado cuando se denunciaba
 que sus soldados
conscriptos realizaban masacres
 de civiles a sangre fría en
 represalia por el impago de
 impuestos coloniales.

Medio siglo después, descubrimos
también, a través
 del visionado de documentales
 del Ejército español como
 Al pie de las banderas (Premio
 al mejor documental del
 Ejército en 1946), nuestra funesta
labor en los territorios
que se ocuparon y administraron
hasta bien entrada las
décadas de los ‘60 y ‘70. Interminables
 colas de población
 local que acudían, cautivas
 y cargadas de caucho, a
entregar el fruto de su trabajo
 al administrador franquista a
 cambio de un precio fijado
 por las autoridades ocupantes;
o nos sorprendemos al
verlos disfrazados de nazarenos
en la Semana Santa, bajo
la atenta y conmiserativa mirada
 de algún general curtido
en la batalla del Ebro o la caída
 de Cataluña.

¿La última aldea gala?

 Mientras veíamos estas y
otras películas realizadas o
recuperadas ‘arqueológicamente’
 con un espíritu radical mente
resistente, autónomo
 y libre, le comenté a Abu
Ali, organizador junto a Joan,
 Rosa y Simona del festival
 OVNI (Observatorio de Vídeo
No Identificado) 2006 en el
CCCB, “sois la última aldea
 gala, al mantener esta línea
 de programación”; su respuesta
 fue “ojalá seamos la
 primera y no la última”. Toda
una declaración de intenciones
 por parte de quienes
 mantienen, en un ejercicio de
coherencia absolutamente
 aislado en nuestro país, la
 muestra de documentales
 más completa, comprometida,
 provista de sentido, valiente
 y alejada del espectáculo
 de pseudo glamour y autoría
que acompaña cada vez
más a cualquier actividad relacionada
 con el mundo audiovisual.

Ni competiciones
ni categorías, ni bases excluyentes,
 ni demasiados ‘directores’,
 ni discursos personalistas
 de creadores que
utilizan su obra al servicio de
 sus propios intereses: contenidos,
 denuncia y propuestas
para el debate. La presencia
 del anciano pero vitalista ‘cineasta-
activista’ René Vautier,
del antropólogo Michael
 Taussig o de Serra Ciliv, del
 Festival Independiente de
Estambul, nos demuestran
que OVNI no se encierra ni
se aísla, sino que está en contacto
 con la historia y el presente
de otras latitudes.

A través de relatos desde la
frontera como Natives, Jesse
 Lerner y Scott Sterling nos
llevan, en la crónica de una
vergüenza anunciada, al escenario
 y la aculturación del
 próximo Muro de Apartheid
 que el imperio construirá para
proteger sus límites de la
 pobreza que le generan a su s
vecinos. Con La Foret, del
 Colectivo Frontera Sur, a través
 de las voces de los africanos
 recluidos en el bosque de
Benyounes que esperan para
tratar de entrar en nuestro país, entendemos que no somos
 mucho mejores que norteamericanos
o israelíes a la hora
 de reaccionar frente a las
 injustas realidades de las
 que somos tan responsables.

Mientras tanto, la imprescindible
 Palestine Trilogy de
B.H. Yael nos recuerda, pese
a que muchos no lo quieran
ver, que ante la realidad de la
limpieza étnica que el sionismo
aplica desde la masacre
 de Deir Yassín, recuperad a
también en OVNI, la obligación
 de la sociedad civil es
formar grupos que mantengan
viva la esperanza del futuro
 a través de la recuperación
 de la memoria histórica.

Vivienda y especulación

Casi sin salir de casa, c/ Guardia,
14 BIS 08001 BCN de
 Fernando López nos señala,
en épocas de plataforma
en defensa de una vivienda
digna, que la Barcelona
multicultural y el mito de l
Raval no son más que una
cortina de humo edificada
sobre el mobbing inmobiliario
 tolerado, cuando no
impulsado, por su Ayuntamiento,
 al mismo tiempo
 que Can Masdeu, de Jorgelina
Barrera, explica cómo
se defiende, desde la
ocupación, el último valle no
urbanizado del bosque de
Collserola.

“El poder [...] es el nombre
que se le da a una situación
 estratégica compleja en una
 sociedad dada. Si ya no hay
centralidad de un poder al
 que someterse o al que resistir,
 no puede existir una toma
 de poder (si en el centro no
 hay nada que tomar). Si el poder es reticular, se debe resistir
 en cada lugar y en cada
forma; si el poder se ejerce en
innumerables puntos, se le
 debe desafiar punto por punto”.
 Estas palabras, extraídas
 de un diálogo, grabado en Holanda,
 entre Michel Foucault
 y Noam Chomsky en 1971 y
proyectado la noche del 3 de
junio, resumen a la perfección
 el espíritu y la intencionalidad
 de la muestra audiovisual
 más completa en
 cuanto a intencionalidad y
 contenidos que se apropian
 de los espacios de libertad del
 Centro de Cultura Contemporánea
 de Barcelona.

LOS ARCHIVOS DEL OBSERVATORIO
_ Con Resistencias en el 2005 y El sueño colonial: zonas autónomas,
que se clausuró el 4 de junio, en los que se han mostrado en público las progresivas adquisiciones que viene realizando desde hace 14 años, continúan alimentando uno de los fondos de imágenes más valiosos de todo el Estado, los archivos del observatorio
([www.desorg.org->http://www.desorg.org]) que, como ellos mismos han escrito, «tienen un carácter intencional y temático; facilitar una crítica de la cultura contemporánea utilizando diversas estrategias: vídeo arte, documental independiente y arqueología de los medios», y tratan de generar un discurso donde «los principales valores son la
heterogeneidad, la contradicción y la subjetividad desde las cuales
se realiza. Por sí solo, un revulsivo a la clonación y la repetición
de los mass media corporativos».

Tags relacionados: Audiovisual Derecho a vivienda
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto