ENTREVISTA AL GRUPO HABEAS CORPUS
“En su origen, Habeas Corpus le debe todo a los centros sociales”

Hace ya más de un año tuvimos la oportunidad
de charlar en estas páginas con Mars, vocalista
del grupo madrileño Habeas Corpus. Ahora lo
volvemos a hacer con motivo de la aparición de
su nuevo disco, ‘Basado en una historia real’.

28/05/06 · 21:28



Habeas Corpus es
uno de esos grupos
que disco tras
disco han ido endureciendo
su sonido. En este
caso, según Mars, el cambio
ha sido mucho más notorio
que en anteriores ocasiones:
“Queríamos hacer un disco
mucho más contundente que
cualquiera de los anteriores,
fundamentalmente por la influencia
de tendencias como
el metal-core. Las letras siguen
el mismo formato, en el
sentido de que Habeas Corpus
es un grupo crítico desde
su origen, no tiene sentido
sin esa crítica, con lo cual la
confluencia de una idea y
otra es lo que da sentido a este
nuevo disco, mucho más
contundente y agresivo”.

Discográficas

La experiencia de Habeas
Corpus, como la de tantos
grupos, con las discográficas
(y más teniendo en cuenta
que siempre se han movido
en sellos independientes) no
ha sido todo lo buena que
ellos hubieran deseado. Prueba
de ello es que no han sacado
nunca más de dos discos
con el mismo sello. “No es algo
voluntario, es el resultado
de la situación que se genera
con cada discográfica; nuestra
intención es encontrar la
estabilidad. Salvo la marcha
de Potencial Hardcore, los demás
cambios han sido motivados
por una especie de queja
con respecto a esas compañías.

Es significativo que alguno
de esos sellos hayan desaparecido,
quizá tenga que ver
su propia forma de hacer,
aparte de los problemas de la
industria discográfica: mientras
que otras han sobrevivido,
ellas han cerrado. No se
trata de malos rollos, sino que
te generas unas expectativas
que la compañía no se presta
a hacer realidad”. Nano, uno
de los guitarras de Habeas
Corpus, creó hace unos años
el sello Lengua Armada, ¿una
posible salida para sus ‘problemas’
con las discográficas?

“Pretende servir como difusión
cultural y para dar rienda
suelta a las inquietudes que él
tiene dentro de la música.
Han sacado referencias interesantes
como Smokers o
Nancyhole. Nos hemos llegado
a plantear una coproducción,
pero él mismo considera
que no tiene infraestructura
para cubrir las necesidades
que le pedimos a las discográficas.
El aspecto de la autogestión
no lo contemplamos hasta
ese punto, lo que no quiere
decir que en un futuro no
nos lo planteemos. Nosotros
siempre nos hemos movido
en el ámbito antisistema, eso
repercute en que las compañías
a las que puedas tener
acceso estén en esa órbita, lo
que no significa que no haya
habido contactos incluso con
multinacionales que han pretendido
fichar al grupo. No
valoramos como algo absolutamente
negativo fichar
por una multinacional, en el
sentido de que muchas veces
estar en una independiente
tampoco te genera una relación
demasiado natural”.

Profesionalización

En determinados círculos, es
mucha la gente que piensa
que el hecho de que los miembros
de un grupo puedan dedicarse
exclusivamente a vivir
del mismo está reñido con
el compromiso político con
determinadas causas. Ellos lo
tienen claro: “En ningún caso.
Esto no nos ha hecho cambiar
de actitud, seguimos tocando
donde consideramos que debemos
hacerlo, rebajando el
caché cuando creemos que
debemos hacerlo y después
de este trabajo la música nos
reporta un beneficio económico
que nos permite dedicarnos
a esto, poder sacar un
disco cada año, año y medio y
seguir haciendo lo que nos
gusta. No creo que esté reñido
lo uno con lo otro, estaría
reñido un cambio de actitud,
pero no un cambio en que podamos
o no vivir de esto”.

Escena madrileña

Han pasado ya muchos años
desde que empezaran como
grupo habitual en los conciertos
de los centros sociales madrileños
a principios de los
noventa, y muchas son las cosas
que han cambiado en su
ciudad. “Habeas Corpus es un
grupo que, en su origen, se lo
debe todo a los centros sociales.
Surgió en torno a ellos y a
los colectivos que los gestionaban
y yo creo que ese panorama
ha dejado de existir.
Eso repercute en que un grupo
como el nuestro haya dejado
de tener tanta presencia en
Madrid, y la siga teniendo de
la misma e incluso de mayor
forma en Euskal Herria y
Cataluña, que es donde existe
un circuito alternativo mayor.

Encuentro un déficit en la actualidad
en Madrid en todos
los sentidos, en ese terreno,
con lo cual es lógico que nosotros
no nos prodiguemos
demasiado y otros grupos no
tengan esa oportunidad que
brindaban los centros sociales,
y se vean relegados a sitios
muy minoritarios en los
que no se les presta ningún tipo
de amplificación”. Por desgracia,
está claro que ésta es
la situación madrileña, pero
¿a qué se debe? “Tanto en
Cataluña como en Euskal
Herria la gente está mucho
más organizada, hay un mayor
número de colectivos, y la
gente tiene una inquietud que
trasciende el tema político o
social. En Madrid todos sabemos
que, salvo algunas excepciones,
apenas se ha hecho
algo medianamente válido,
se tienen buenas intenciones
pero no se traducen en resultados,
y me refiero a que se
cumplan unas condiciones
mínimamente óptimas y que
se obtengan resultados para
los colectivos y para los grupos.

En Cataluña, por ejemplo,
en un pueblecito, una
asamblea de jóvenes te organiza
un concierto, con lo que
sacan se financian y a los
grupos, además, se les paga.
Es increíble que aquí, en una
ciudad con seis millones de
habitantes y con la inquietud
que ha habido siempre y la
cantidad de gente susceptible
de acudir a estos eventos
esto no ocurra, y cuando hay
posibilidad de hacer algo como
puede ser el Palomeras
Rock es prohibido por una
concejala. En definitiva, se
unen las dos cosas”.

FASCISMO
_ El disco se cierra con un himno
en clave oi en el que abordan
el siempre presente tema del
fascismo. Mars señala que
«nos preguntaban en un periódico
si veíamos como una
amenaza posible la vuelta del
fascismo. Me molesta enormemente
la gente que considera
que la historia se ha acabado y
que no hay ni vuelta atrás ni
pasos hacia delante. Tanto en
un sentido como en otro. El
fascismo no sólo es el pasado
franquista o el tardofranquismo,
también lo son actitudes
que vemos en la actualidad: el
PP es el ejemplo más claro de
posfranquismo, de posfascismo
y, en definitiva, de un inquirir
inmediato y constante en la
falta de libertades. Creo que
eso es una amenaza real que
existe en la actualidad, bajo
nuevas formas, y sean las que
sean hay que hablar de eso, de
que no se repitan».

Tags relacionados: autogestión Conflicto vasco Música
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto