Amparo Sánchez
Música
"Me siento una Cantaora"

Que Amparo Sánchez sea habitual en nuestras páginas significa que su trabajo, a la par que interesante, siempre aporta algo nuevo. Su segundo ábum bajo su nombre, 'Alma de Cantaora', sigue por la senda desértica en la que desarrollaba 'Tucson-Habana'.

02/04/13 · 19:55

"Alma de Cantaora" apareció hace ya unos meses. Presentarlo en directo le ha permitido volver a viajar por medio mundo, y parece que aún le quedan muchas fuerzas para seguir recorriéndolo. Mantenemos una interesante charla con ella poco antes de su siguiente parada, que será en la madrileña sala Caracol el próximo 18 de mayo. Concierto muy especial en el que colaborarán Bebe, Muerdo y Mane Ferret, que ya dejaron su huella en el disco y que ahora lo harán sobre el escenario.

Tanto el título del disco como la canción que le da nombre es toda una declaración de principios.

El título define muy bien lo que hay dentro, es una declaración de intenciones. Elegí ese nombre porque hay mucho corazón, mucha "Alma" dentro del disco. "Cantaora" también, no solo en el sentido que conocemos del flamenco, sino en un sentido mucho más global de cantaoras y cantaores que hay por el mundo que no graban un disco pero que sienten esa necesidad de expresarse a través de la voz y que a la gente le gusta escuchar. Yo me siento una Cantaora.

¿Qué dirías que lo diferencia de "Tucson-Habana"?

Creo que sigue la misma línea estética de fusión, con esas guitarras del desierto de Tucson y de la frontera y el guiño o la complicidad con Latinoamérica. A nivel de letras y sentimientos personales estoy en otra etapa, donde hay reflexión pero también hay mucha esperanza y mucha intención de dar fuerza a través de las canciones.

Tanto en las letras como en la colaboraciones, la Mujer tiene una gran presencia.

Soy una mujer y como tal escribo sobre lo que me ocurre y ocurre a mi alrededor, aparte de que me acompañan bastantes mujeres en el disco. Arianna Puello, que es una gran mujer, Bebe con una apuesta muy fresca y arriesgada, Mane Ferrer, una máquina cantando que componiendo y transmitiendo con los temas es única y la Abuela Margarita, que fue el remate. Encontrar a una mujer indígena, chamana con un mensaje maravilloso en sus palabras y en sus canciones, le gusta hablar pero también cantar, ella es una Cantaora y por supuesto habla del poder de lo femenino, no refiriéndose a la mujer, sino a que volvamos a los valores, tanto hombres como mujeres, del respeto a lo femenino que es la Tierra, la Vida Humana, la Naturaleza... lo esencial. Sí que hay muchos mensajes femeninos, desde un punto de vista femenino y feminista, porqué no, reivindico que soy feminista (y siempre lo seré) y la lucha de todas esas mujeres que consiguieron que nosotras tengamos estos derechos. También la lucha que nosotras tenemos que seguir para que las que vengan después puedan disfrutar de esos derechos que creo que todavía no están conseguidos al 100%, es un componente que me interesa mucho reivindicar y compartir.

El disco es menos viajero que el anterior, más cercano, minimalista pero, curiosamente, con más gente ¿Era la idea hacer "menos música" pero con más gente ?

No era la idea inicial, es que se fueron sumando. Si me hubiera propuesto hacer un disco de colaboraciones me faltarían muchos amigos que no están. El único concepto que había era el de hacerlo intimista y desnudo, con el abrazo de todas estas colaboraciones no está tan desnudo y creo que cada una de ellas está hecha con mucho cariño porque hay una relación personal fuerte. Hacen que vaya envolviéndote de principio a fin y lo enriquecen muchísimo. Yo no he viajado mucho, la mayoría de las canciones están escritas en mi casa, en mi estudio, que es donde yo trabajo. Pero es cierto que he recibido colaboraciones de muchas partes, de Nueva York donde está Ari, de Madrid Jairo y Bebe, etc. La música ha viajado pero están hechas en la intimidad de mi hogar investigando en letras, armonías, ritmos y todo.

Músicalmente es en América en donde más se desarrolla el disco. Parece que tienes una gran unión con el otro lado del Atlántico.

Hay un bonito intercambio. En el caso de los dos temas de Tucson, son recuperados de las grabaciones del anterior y creo que encajaban en el disco. Es cierto que hay esos puentes invisibles a través del océano. A partir de Tucson-Habana vi que esa conexión era posible, la música no tiene fronteras y aquí estamos nosotros para decirlo, constatarlo y para ser testigos de ello.

Parece que el ritmo frenético que llevabas con Amparanoia lo has rebajado ¿echas algo de menos de esa "energía perdida"?

Yo creo que esa energía se ha transformado, ya llevo un tiempo incluyendo algún tema de Amparanoia, llevado a esta nueva propuesta musical, pero sí que de alguna manera ya me he reconciliado con ellos porque con Tucson-Habana no quería que nada se pareciera a lo anterior, y tampoco quería meter en el directo nada que lo pudiera recordar porque estaba muy fresco aún, en carne viva. Ahora ya ha pasado el tiempo, ya han dejado de pedirme los temas de Amparanoia, y es justo ahora cuando incorporo esos temas, es un momento muy bonito para las dos partes, para mi por cantarlos y a ellos por escucharlos en mi voz.

Has incluido un tema con letra del Subcomandante Marcos...

Musicalicé este texto que aparecía en la declaración de la selva Lacandona al principio de todo el alzamiento zapatista. Quise recuperarlo porque es lo que todos los que intentamos llevar la verdad o compartir la verdad sentimos, que la flor de la palabra la entierran y que la voz del silencio está enterrada. Pensé que Ari podía acompañarme con un rap y añadirle algo nuevo.

Ante la reciente desaparición de Chavela Vargas, me parece obligatorio preguntarte sobre ella.

La vi en Madrid en el 95 o el 96 y me enamoré de ella para siempre, me ha acompañado a lo largo de todos estos años. Siempre me ha parecido una cantaora sublime, una chamana con una vida realmente apasionante, con una voz y un repertorio sin igual. Nadie puede cantar como Chavela porque es única. Yo he vivido su despedida con tristeza pero viéndolo venir, la última vez que estuvo en Madrid la oí en Carne Cruda y ese día lloré bastante porque sentía que se iba. Ahí ya lo vi, y cuando llegó la noticia de que nos había dejado me puse muy triste, escuché mucho a Chavela ese día. La noche anterior estábamos con Bongo Botrako grabando su disco y habíamos tenido una fiesta en la que yo canté La Llorona. Había una chica mexicana que al día siguiente me llamó para decirme que si me había dado cuenta de que la noche anterior habíamos estado despidiendo a Chavela sin saberlo. Ella no se ha ido, va a seguir conmigo, yo voy a seguir escuchándola y me va a seguir acompañando así que, como dice la Abuela Margarita: somos eternos y mientras que estemos recordando a los demás tendremos la eternidad.

Estamos viendo importantes movilizaciones en la actualidad ¿Cómo las estás viviendo?

A partir del 15m todos sentimos una esperanza renovada de que estábamos siendo un ejemplo también para el mundo. Lo notaba porque los periodistas extranjeros me preguntaban siempre por la "Spanish Revolution", así que incorporé al repertorio el “Somos viento” y aprovechaba los conciertos para explicarla. Esta gente no es nueva en esto, llevan años trabajando en colectivos, asociaciones y demás hasta que llegó el 25s, donde vimos a miles de personas manifestándose pacíficamente, recibiendo una represión y una criminalización exagerada y realmente podemos ver quiénes son los “violentos”. Me siento contenta porque estoy orgullosa de lo que estamos haciendo. Queda mucho por hacer, pero como decían los abuelos zapatistas, allí había una ceiba muy grande en medio de la comunidad, decían “nosotros quizá no veamos todo el esfuerzo que estamos haciendo, pero la ceiba lo va a ver seguro”, y es cierto. Hay que pensar que tenemos una vida y dentro de esta vida vamos a intentar evolucionar e ir hacia un mundo mejor, que es lo que nos merecemos y es lo que queremos el 99%, como dicen muy bien los de Occupy Wall Street, si somos el 99% no hay que tener miedo. Ellos tienen miedo, como hemos visto, pero creo que lo importante es estar unidos y cada vez seremos más fuertes, y creo que si no lo veremos nosotros, la ceiba, nuestros hijos o nuestros nietos lo van a ver y creo que esa tiene que ser nuestra fuerza. Volviendo a los zapatistas, estamos dando pasitos contra algo que lleva siglos de dominio sobre el ser humano y sobre los ciudadanos, tenemos que ver que estamos dando pasitos y que vamos bien.

Tags relacionados: Música
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador