CULTURA LIBRE//
“Si nosotr@s creamos, ¿por qué no decidimos?”

Recogemos la introducción a la Carta por la Innovación, la Creatividad y el Acceso al Conocimiento redactada en el Free Culture Forum celebrado en Barcelona como uno de los pasos propositivos para elaborar un documento donde se fijen los derechos de ciudadanos y artistas en la Era Digital.

17/04/10 · 0:00
Edición impresa
JPG - 74.9 KB
Elaboración: DIAGONAL

“Una amplia coalición de ciudadanos, usuarios, consumidores, organizaciones, artistas, hackers, miembros del movimiento por la cultura libre, economistas, abogados, profesores, estudiantes, investigadores, científicos, activistas, trabajadores, desempleados, emprendedores, creadores provenientes de más de 20 países… Invitamos a toda la ciudadanía a que haga suya esta Carta, a que la divulgue y a que la ponga en práctica.

La cultura libre potencia nuevos modelos de implicación ciudadana en la provisión de bienes públicos y de servicios basados en el procomún. El gobierno del procomún reconoce e incorpora la participación, la inclusión, la transparencia, el acceso equitativo, y la sostenibilidad como objetivos a conseguir a largo plazo. Reconocemos el procomún como una forma distinta y deseable de gobierno, no necesariamente ligada a la forma convencional de actuar de las instituciones tradicionales, demostrando la fuerza actual de la sociedad civil.

Entendemos que la economía social, junto con el mercado, constituye una importante fuente de valor. La incorporación de una nueva y revitalizada idea del procomún a través de la tecnología digital (entre otros factores) amplía lo que entendemos por “economía” e insta a los gobiernos a respaldar el procomún al igual que respalda la economía de mercado. Para empezar a prosperar, el procomún necesita igualdad de condiciones.

Libre para crecer

La actual crisis económica ha mostrado los límites de modelos anteriores. Por otro lado, la filosofía de la cultura libre, heredada del software libre, es la mayor demostración empírica de que una nueva ética y una nueva empresa son posibles. Ha demostrado que existe una nueva forma de producción que funciona, basada en habilidades e intercambios, donde el/la autor/a o productor/a no pierde el control de la producción y puede liberarse de los mediadores en la producción y en la distribución. Y lo ha hecho basándose en la iniciativa individual, en la solidaridad con otros, con mecanismos de intercambio de acuerdo a las posibilidades y habilidades de cada persona, democratizando el conocimiento, en la educación, por medio de una producción y una distribución justa de los beneficios de acuerdo al trabajo realizado.
Expresamos nuestra preocupación por el bienestar de los/as artistas, investigadores/as, autores/as y otros productores/as creativos/as. En esta Carta proponemos varias fórmulas para remunerar colectivamente la creación y la innovación. El software libre, Wikipedia, las licencias libres en Net Labels o en editoriales de libros y otros muchos ejemplos muestran que el modelo de la cultura libre puede preservar la innovación y que no son necesarios monopolios del conocimiento para producir conocimiento.

La sostenibilidad de la producción de conocimiento y cultural depende significativamente del tipo de ‘producto’ (por ejemplo, los costes de una película son muy diferentes a los de una enciclopedia colaborativa en internet). Entre los proyectos e iniciativas de cultura libre se pueden identificar varias vías para conseguir sostenibilidad. Algunas de estas vías ya están consolidadas, mientras que otras aún están en fase de pruebas. Es necesario investigar y fomentar modelos económicos sostenibles capaces de entender la realidad de la sociedad digital y los nuevos usos y valores que emergen de la cultura.

Deben existir reglas claras que promuevan el conocimiento común y compartido, protegiéndolo de formas de apropiación exclusiva y que prevengan la aparición de monopolios u oligopolios a raíz de dichas apropiaciones. La era digital conlleva implícita la promesa histórica de un mundo más justo y beneficioso para todos”.

Puedes leer la carta completa en: http://www.fcforum.net

Artículos relacionados:

Obras libres: Los beneficios de la cultura

Procomún: Según la wikipedia el 'procomún' (de pro, provecho, y común) es un determinado ordenamiento institucional en el cual la propiedad está atribuida al conjunto de las personas. Nadie de forma individual tiene un control exclusivo sobre el uso y la disposición de un recurso particular bajo el régimen de procomún. El procomún lo forman las cosas que heredamos y creamos conjuntamente y que esperamos legar a las generaciones futuras. «No hay comunidad sin un procomún donde asentarse», dice el teórico Antonio Lafuente. El 'gobierno del procomún' (Acta por la Innovación y la Creatividad), hace referencia a las reglas y límites necesarios y acordados para gestionar la producción colectiva y el acceso a recursos compartidos. Reconoce e incorpora la participación, la transparencia y el acceso equitativo. Una forma distinta y deseable de gobierno que, entre otras cosas, generaría obras libres.

Cultura libre: Las culturas libres son culturas que dejan una gran parte abierta a los demás para que se basen en ella. Su definición tiene origen en el surgimiento y popularización de las licencias de software libre que contemplan las cuatro libertades básicas: la libertad de usar el programa con cualquier propósito; la libertad de estudiar cómo funciona el programa y modificarlo; la libertad de distribuir copias del programa; y la libertad de mejorar el programa y hacer públicas esas mejoras a los demás, de modo que toda la comunidad se beneficie. Esta filosofía se ha ido aplicando a diferentes ámbitos de la creación (editorial, musical, audiovisual) generándose proyectos específicos que permiten un mayor control de los creadores sobre sus obras y un acceso abierto a esa producción cultural e intelectual. La cultura libre asegura la permanente recombinación (copia, modificación y mezcla) de los elementos culturales sin los cuales no habría procesos de innovación y producción cultural.

Derechos de autor: Conjunto de derechos y facultades que tiene el o la autora sobre su obra. Estos derechos se dividen en dos: morales y patrimoniales. Los morales sirven para salvaguardar la relación entre el autor y su obra y tienen un carácter irrenunciable e inalienable; consisten en paternidad, integridad, divulgación, modificación, retirada y acceso a ejemplar único. Los derechos patrimoniales son el conjunto de facultades económicas de las que dispone el autor sobre su obra y cubren cualquier utilización de la misma. Estos derechos son independientes entre sí, es decir se pueden utilizar uno a uno, algunos, o todos. Se dividen en derechos de reproducción, distribución, comunicación pública, transformación y colección. Es precisamente en el ejercicio de los derechos de explotación donde los autores pueden decidir que su obra tenga todos los derechos reservados, ceder algunos derechos al público (como es el caso de las licencias Creative Commons) o ningún derecho reservado y que su obra pase al dominio público.

Innovación cultural: ¿El traje invisible del emperador? Últimamente todo el mundo usa la palabra 'innovación'. Desde los economistas de la onda de Joseph Schumpeter, hasta los artistas y gestores culturales. Innovación es literalmente la aplicación de una idea original en el mercado. Dotando de contenido mercantilista al concepto, las industrias culturales aplican la innovación dentro de la doctrina del libre mercado, y a los postulados neoliberales de negocio y eficiencia económica dentro de la llamada 'economía del conocimiento'. Pero el palabro se escucha también en teatros y museos: «qué obra más innovadora». En la Carta por la innovación, la creatividad y el acceso al conocimiento se utiliza en este contexto: «el software libre, Wikipedia, las licencias libres en Net Labels o en editoriales de libros y otros muchos ejemplos muestran que el modelo de la cultura libre puede preservar la innovación y que no son necesarios monopolios del conocimiento para producir conocimiento».

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Elaboración: DIAGONAL
Elaboración: DIAGONAL
separador