"PROPIEDAD INTELECTUAL : LA ENTIDAD ENGORDA SUS BNEFICIOS GRACIAS A UNOS POLÉMICOS ""DERECHOS DE AUTOR"""
SGAE: el negocio de cobrar por todo

Con una imagen pública
deteriorada, entre
acusaciones de
irregularidades y críticas
internas, la Sociedad
General de Autores y
Editores aumenta sus
ingresos y se lanza a
aventuras empresariales.

29/05/08 · 0:00
JPG - 74.3 KB
 
IVAN SOLBES

Miguel González se quedó atónito
cuando un representante de la
SGAE entró en su bar de Badajoz y
le dijo que a partir de ese momento
tendría que pagar a la entidad 13,52
euros al mes por tener un televisor.
“No es lógico que nos quieran cobrar,
porque yo estoy en el bar desde
las 7 de la mañana hasta las 12
de la noche y tengo derecho a informarme
de lo que pasa”, señalaba
González, quien añadía: “Se están
pasando un poco, a este paso
nos van a cobrar por todo”. Estas
declaraciones del hostelero extremeño
en 2006 parecen una premonición,
corroborada por la explicación
de ese caso por parte del delegado
de la SGAE en Extremadura:
“Si todavía hay negocios que no
han sido visitados es porque no hemos
tenido tiempo de ir a todos”.

De momento, siguen sin conseguir
llegar a todos, pero cada vez
son más los que sufren el afán recaudatorio
de la SGAE: desde bodas
y bares hasta compañías de autobuses
y hoteles, pasando por festivales
solidarios y radios comunitarias.
Como es lógico, esta intensa labor
da sus frutos: la entidad alcanzó
en 2007 unos ingresos de 377,2
millones de euros, un 10,1% más
que en 2006. Y eso que en 2007 el
nuevo canon por copia privada a
los soportes digitales aún no se
aplicaba. Esta medida supondrá 40
millones más al año, según estimaciones
de Teddy Bautista, presidente
de su consejo de dirección. Se supone
que este dinero va a sus afiliados.
Sin embargo, según ha revelado
Público, la SGAE acumula 179,7
millones procedentes de recaudaciones
de ejercicios anteriores, porque
parte de sus beneficiarios últimos
están “en proceso de identificación”.

Si éstos no aparecen en
cinco años, el dinero pasa a la caja
de la entidad, según sus estatutos.
La normativa interna también especifica
que son los autores quienes
deben reclamar la cantidad,
pues la SGAE nunca reparte por voluntad
propia.

La vida sonríe a la SGAE, pero
ésta no se conforma con ser una sociedad
de gestión y busca, al estilo
de las empresas capitalistas, la expansión.
En los últimos años, ésta
ha venido de la mano de la compra
de cines y teatros, tanto en el Estado
español (por ejemplo, el Teatro
Fleta de Zaragoza, del que es copropietaria
junto al Gobierno de
Aragón) como en el extranjero (cines
Astro, en Buenos Aires, o el
Teatro Lírico de México DF).

Socios disidentes

No obstante, no todo es idílico en la
SGAE. La Agencia Tributaria tiene
abiertos expedientes e inspecciones
fiscales que abarcan sus últimos
cuatro ejercicios, de 2004 a 2007,
por haber detectado indicios de
fraude fiscal. Las críticas a la gestión
no sólo le vienen desde fuera.
Los músicos Luis Cobo “Manglis”,
José Antonio Prieto y Antoliano
Toldos, todos ellos socios de la
SGAE que tienen varias denuncias
interpuestas contra la entidad, convocaron
una rueda de prensa el pasado
7 de mayo con el fin de denunciar
la situación en que se hallan los
socios, así como las deficiencias del
funcionamiento interno y gestión
de la SGAE. Los músicos criticaron
que el 90% de los socios no tienen
ni voz ni voto en la gestión de la entidad
y que sólo una tercera parte
de los asociados perciben ingresos.
Según ellos, la SGAE abre expedientes
disciplinarios y sanciones
económicas a los socios que mantienen
discrepancias con la dirección.

Además, denunciaron la desaparición
de más de 60 millones de
euros procedentes de los fondos de
pensiones del Montepío de Autores
de la Fundación de la SGAE. Curiosa
fue también su narración de
las irregularidades en la ‘toma del
poder’ de la actual dirección de la
entidad en 1977. Fue en 1988 cuando
ésta misma incluyó a los editores
en la SGAE. Son éstos quienes manejan
la sociedad gestora en detrimento
de los autores, indicaron los
socios disidentes.

Otro de los indicios preocupantes
para la entidad son los reveses judiciales
que ha recibido últimamente
en cuanto a recaudación. Un caso
conocido es el hotel burgalés al que
la SGAE reclamaba 2.157 euros por
no pagar los derechos de autor por
la música que ofrecía a través de su
hilo musical, y que fue absuelto porque
pudo obtener dicha música mediante
un sistema de licencias libres.
Otro que también se libró fue el propietario
de una sala de Tomelloso. El
juez pidió a la SGAE que probara la
posesión de los derechos de los grupos
que sonaban en el bar, y la SGAE
rehusó hacerlo. Más curioso fue el
caso de la comisión de festejos de un
barrio ourensano, a quien la entidad
pedía 3.400 euros, pero la demanda
no prosperó al carecer la comisión
de personalidad jurídica. Se trata de
pequeños casos que, si se extendieran,
podrían hacer cumplir el viejo
refrán: “La avaricia rompe el saco”

A por las radios libres
_ En 2005, la SGAE la
tomó con las radios libres.
Exigía el pago de las «cuotas
no pagadas» (entre
2.000 y 3.000 euros) y el
pago de una cuota mensual
desde entonces (60
euros como mínimo).
Radio Vallekas, Onda Merlín,
Radio Cigüeña, Onda
Diamante, Radio Fuga,
Radio Utopía y Radio
Almenara (a la que pedían
30.000 euros) se
vieron en el banquillo de
acusados. Según Javier
García, de Radio Almenara,
«la estrategia de la
SGAE ha sido la presión y
coacción jurídica aprovechando
nuestro desconocimiento
y poca capacidad
de defensa legal». La
mayoría de los casos se
resolvieron con la retirada
de la demanda a cambio
de empezar a pagar la
cuota mensual, aunque
otras radios como Radio
Guinguada o Radio Libre
de Segovia consiguieron
escapar de la SGAE.

----
CNT responde en la calle
_ La SGAE no se conforma
con acallar las
críticas internas. En
febrero de 2006, su
director de Relaciones
Corporativas,
Pedro Farré, avisó:
«Vamos a ir hasta el
final. El que nos
llame gángsters, que
busque un buen abogado».
La Asociación
de Internautas, la Frikipedia
y Alasbarricadas
pueden dar fe de
lo caro que sale criticar
a la SGAE o a sus
miembros más destacados.
Las tres entidades
fueron condenadas
judicialmente
por «intromisión ilegítima
al derecho al
honor» de la organización.
Este año el sindicato
CNT y el diario Público
se han sumado a
la lista de víctimas. Al
primero la SGAE le
pide 9.000 euros por
escribir un comunicado
en solidaridad con
la web anarquista
Alasbarricadas.org. El
segundo se enfrenta
con la petición de
30.000 euros por llevar
a cabo una
supuesta «campaña
en contra» de la
sociedad de gestión.
La novedad que
supone el caso de
CNT es que ésta no
se ha limitado a
defenderse por la vía
judicial, sino que ha
comenzado una campaña
de acción directa
que ya ha dado
sus primeros pasos,
como se puede comprobar
en
www.cnt.es/sgae

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

1

  • |
    anónima
    |
    30/05/2012 - 12:09pm
    Frame was bought for my ofifce desk and is just right providing a continuous but not too distracting slide show of photos, a clock and digital calendar. Easy to set up, load and use. Internal memory not as large as some more expensive models but plenty big enough for my requirements, (1000 ish?). Very pleased all round.
  • separador

    Tienda El Salto