LOS IDEALES DEL GOL
Producto o identidad

Mi afición por el fútbol, tan insana como la de
Nick Hornby en Fiebres en las gradas, la entiendo
desde dos visiones: por un lado la social y,
por el otro, la artística. Con la social me refiero
al fútbol popular, el de cerveza en mano y charla
con los amigos, reencuentro con los vecinos
del barrio... cuando más que del fútbol de lo que
estás disfrutando es de la situación, de ese espacio

20/03/12 · 8:04
Edición impresa

Mi afición por el fútbol, tan insana como la de
Nick Hornby en Fiebres en las gradas, la entiendo
desde dos visiones: por un lado la social y,
por el otro, la artística. Con la social me refiero
al fútbol popular, el de cerveza en mano y charla
con los amigos, reencuentro con los vecinos
del barrio... cuando más que del fútbol de lo que
estás disfrutando es de la situación, de ese espacio
social que se nos niega
. El fútbol como foro
de sentimientos, pasiones, y, por qué no, de
conspiraciones. Con la artística me refiero al
disfrute del fútbol como enfrentamiento táctico,
con sus detalles técnicos, jugadas trenzadas, recortes,
balones al área, etc. El disfrute del fútbol
como un arte, igual que puedes disfrutar con un
libro, con una canción o con un cuadro.

Naturalmente hablo del fútbol humilde, de
ése que nunca desaparecerá porque lo mueve
la pasión y no el dinero. En el fútbol profesional
de élite, el que refleja las estructuras capitalistas,
no puede existir nada de eso
. La visión
social se esfuma porque desaparece la atmósfera
futbolera, la cultura de grada, la música
futbolera es sustituida por el waka-waka de
turno, los fanzines por revistas publicitarias, y
en el lugar de tu vecino el panadero hay un turista que sí puede permitirse pagar los 60 euros
de la entrada. Y la visión artística tampoco,
claro. ¿O acaso puede existir el arte tan mercantilizado?
¿Encorsetado en publicidad y más
publicidad, en sistemas rígidos y en cifras sonrojantes?

Decía João Havelange, presidente de la
FIFA, “yo he venido a vender un producto llamado
fútbol”. Un producto despersonalizado,
privado de su identidad y de sus códigos. Y eso
es lo que tenemos que recuperar, alejar al fútbol
de criterios monetarios para que vuelva a
ser un entretenimiento socializador
. //

Artículos relacionados:

- [Otro fútbol posible->http://www.diagonalperiodico.net/Otro-futbol-posible.html]

- [Menos deuda, más fútbol->http://www.diagonalperiodico.net/Menos-deuda-mas-futbol.html]

- [El fútbol, primer moroso del Estado español->http://www.diagonalperiodico.net/El-futbol-primer-moroso-del-Estado.html]

Tags relacionados: Número 170 Deportes
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto