PROYECTANDO LA VOZ
Un proceso de creación desde el frenesí de la ciudad

Dedicamos la segunda entrega de este espacio a la compañía Xucrut
Teatre, que ha comenzado a presentar en las tablas catalanas una
reflexión ácida sobre el consumo. Artistas, grupos y espacios teatrales
y plásticos quedan invitados a enviar al mail de este suplemento
textos que expliquen sus proyectos, situaciones o conflictos.

03/04/08 · 0:00
Edición impresa
JPG - 3 KB
 
NO TE CONSUMAS. Una escena del montaje / Xucrut Teatre

Seis meses de investigación,
creación
y juego. El guión
surge al final y todo
junto genera en Barcelona
un consistente resultado.
No te consumas es un
montaje autogestionado del
grupo catalán Xucrut Teatre,
que está compuesto por
tres actores con formación
en la escuela francesa de
Lecoq. Ellos se lo guisan y
ellos se lo comen. El duro
pero ilusionante proceso
del automontaje teatral tiene
el paraguas del CRIC, el
colectivo de la revista Opcions,
que busca nuevos enfoques
y canales para reflexionar
sobre el consumo,
sus pautas y sus posibles
transformaciones.

Durante algo más de una
hora, Manel, Núria y Lucía
nos introducen en sus tiempos
cotidianos. Son tres
maneras de hacer, comer,
comprar, querer, quererse,
dormir y despertarse. Por
ahí empieza todo. Mientras
vemos cómo nuestros ritmos
de vida se convierten en ajenos,
Xucrut Teatre recorre
con su trabajo nuestras carreras
cotidianas. La sonrisa
y la carcajada cómplice no
desaprovechan la posibilidad
de entrecortar la respiración
para sentir el agrio regustillo
de la ansiedad que
acompasa nuestro reloj.
El montaje se adentra en
una sala de espejos: ¿en
qué se reflejan nuestros
tiempos? Manel, el mensajero,
parece comer de la
misma manera que cuando
sortea coches en los semáforos.
Núria necesita el
péndulo del zapping para
su hipnosis nocturna, una
conversación de pareja es
demasiado exigente cuando
aterriza en casa. Pero
en esa vida frenética, con
tiempo para todo y para
nada, ella no lo pierde; lo
colecciona. Todo su tiempo
quedará archivado en
los libros que compra pero
que nunca leerá.

Junto al precario atacado
y a la profesional workadicta,
aparece Lucía, una alternativa
de tomo y lomo. Ella
trata de pedalear, pero su
molesta conciencia no le da
un respiro, la sigue por los
pasillos del supermercado
con sigilosa mala leche. A la
par que escuchamos hablar
de los efectos de la globalización
y de la insostenibilidad
de nuestros modos de vida,
cualquier cambio cotidiano
choca con la variable del
tiempo: “No me jodas, no
tengo tiempo de buscar una
tienda ecológica”; “¿Cómo
quieres que no coja el avión
si no tengo un mes de vacaciones?”;
“¿Para quién hacen
los libros de cocina sana, para
personas jubiladas?”; “¡Sí,
en bici!.. ¿Y a qué hora quieres
que llegue?”...

Éste es un montaje sencillo,
de influencia lecqoquiana.
Sin grandes aspiraciones
intelectuales y
con sentido de comedia llana
y directa, echa mano de
la complicidad con el público.
Escenografía austera,
sin sonidos de lata, ni
nada prescindible, donde
los objetos se “animan” y
las personas se “objetualizan”.
El trabajo se acerca a
un costumbrismo del siglo
XXI que utiliza la imaginación
y la inocencia escénica
de los espectadores que
se dejan evocar.

Abierto a propuestas, No
te consumas ha izado velas.
Uno de los reflejos más interesantes
de nuestros ritmos
son nuestros consumos.
De ahí el título imperativo
de esta investigación
teatral. Porque viendo tu
nevera te diré cómo vives.

Tags relacionados: Barcelona Artes Escénicas
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto