"HABEAS CORPUS PRESENTA ""JUSTICIA"""
“Pretendemos crear un clima de opinión favorable para el cambio”

Con motivo de su nuevo disco,
Habeas Corpus se asoman de nuevo
a nuestras páginas. Charlamos con
Chifly y Mars, las cabezas más
visibles de la formación madrileña.

10/07/08 · 0:00
Edición impresa
JPG - 99.3 KB
‘JUSTICIA’ es el título del último disco de Habeas Corpus

DIAGONAL: ¿Qué nos podéis
contar del nuevo disco?
Mantenéis en cierto modo el
sonido de Basado en una
historia real.

MARS: Quizá sea el disco
más dinámico que hemos
hecho. Armamente era más
denso, y en Basado en una
historia real la tendencia
era endurecerlo en todos
los sentidos, pero sin aportar
ese dinamismo que puede
tener éste. Es un resumen
de una etapa que viene
de Otra vuelta de tuerca y
que concluye en Basado...,
por lo tanto es consecuencia
de todos los anteriores,
de saber que la perspectiva
del tiempo te proporciona
la posibilidad de poder resumir
y coger lo que más
nos gustaba de cada uno, y
saber qué echábamos en
falta en ellos.
Hemos recuperado un
poco las melodías, y se vuelve
un poco con el hip hop,
ya que en el anterior no había
nada. Es rupturista en el
sentido de ofrecer tendencias
que teníamos abandonadas
y que han sido tendencias
en el grupo.

D.: Tras 15 años, ¿creéis que
habéis tocado techo como
grupo?

MARS: La época de las
grandes pretensiones desapareció
enseguida, si es que
la tuvimos en algún momento.
Somos un grupo que, por
decirlo de algún modo, está
en la segunda división de la
música de este país, cuando
la primera está ocupada por
gente como Reincidentes,
SA o Boikot. Estamos orgullosos
de estar ahí.

D.: Vuestro sonido cada vez
parece más exportable...

CHIFLY: Si saliéramos a
Europa sería de un modo
más underground, no tenemos
grandes pretensiones.
Sabemos hasta donde podemos
llegar y estamos contentos
de estar ahí. Si alguna
vez hacemos una gira por
Europa no será de la mano
de un gran sello. Yo creo que
ya no estamos en edad ni en
disposición de hacer una gira
complicada por Europa.
Son ideas que hemos abandonado.
Estamos contentos
con lo que hacemos y no nos
planteamos ir más allá.

D.: Vuestros directos se están
convirtiendo en una auténtica
fiesta para el público,
siguiendo esquemas de
la movida hardcore. ¿A qué
se debe?

M.: Lo que hemos pretendido
hacer es una comunión
con el público y que un concierto
no sea llegar y tocar
sin más. No se nos ocurrió
mejor forma que lo que hemos
visto en bandas que vienen
de fuera, y no porque
vengan de fuera, sino por lo
que hacen. Cuando invitamos
al baile, no lo hacemos
para poner a la gente en la
actitud de pogo salvaje con
puñetazos, sino para crear
una buena sensación y
que el directo sea lo más
ameno posible. Además hay
mucha gente que desconoce
esas fórmulas.

D.: Cada vez aumenta el
número de festivales y no
son pocas las multinacionales
que se han metido a patrocinarlos.
¿Cómo veis este
tema?

M.: Hemos tocado en festivales,
por ejemplo, cuyo
principal patrocinador era
una inmobiliaria.

C.: Eso pasa porque a veces
es el único que pone la pasta
para que el festival sea
gratuito, por ejemplo, o para
que salga adelante. Ojalá
eso no estuviera ahí. Si nos
vamos a ese lado (sin que
suene ofensivo) más talibán
de la música en el que ante
cosas así no tocaras, tocaríamos
poco o nada.

M.: Es muy legítimo que haya
quien considere que eso
es un error y por supuesto
lo que tiene que hacer es no
ir a esos festivales. Todo esto
sucede porque los festivales
cuestan dinero. Se
puede ser un poco más escrupuloso
al elegir donde se
toca, pero eso no significa
que no tengamos un criterio
contrario a todo eso.
Si no quieres potenciar a
la Coca Cola lo primero que
tienes que hacer es no mezclarla
con vino y dejarte de
grandes alegorías contra el
capitalismo y el imperialismo
norteamericano. Somos
críticos con la sociedad en la
que vivimos, y no por eso
volvemos a vivir en los árboles,
tenemos que tragar con
según qué cosas.

D.: ¿Quién es el enemigo en
la sociedad actual?

M.: El principal enemigo
que veo es la mentalidad de
la gente, todos los temas de
Habeas Corpus siempre han
intentado incidir en eso.
Sería muy pretencioso decir
que vamos a cambiar la realidad,
lo que pretendemos es
contribuir a crear un clima
de opinión favorable para el
cambio. Somos conscientes
de la capacidad de influencia
de la música, sobre todo
para los jóvenes, que pueden
incorporar en su ideario
referencias que de otro modo
no les llegarían.

D.: Tradicionalmente habéis
estado vinculados a los
movimientos sociales, ¿cómo
es esa relación en la
actualidad?

M.: Antes con preguntas como
estas a veces te quedabas
un poco ruborizado;
ahora todo lo contrario. Yo
me siento partícipe de una
idea que habrá a quien le parezca
muy cómoda. Mi aportación
diaria y mi forma de
vivir se ajusta perfectamente
a mis planteamientos, quizá
no con una trascendencia
social a nivel de compromiso
con un colectivo, pero mi
vida diaria se asemeja perfectamente
a mi criterio.
Mi aportación con el grupo
es a los colectivos que reclaman
nuestra presencia,
aportando nuestra faceta ‘laboral’
a sus necesidades,
igual que ellos a las nuestras.
Esa especie de simbiosis se
reproduce en este grupo y
nos lleva a participar de causas
sociales, como han sido
varios de los conciertos de
presentación de este disco.
Tratamos de buscar ese
equilibrio y no vamos a renunciar
nunca al mundo que
nos vio nacer y del cual surgimos,
no porque nos prestase
la oportunidad, sino
porque formábamos parte
de él y la seguimos formando
en cierto modo, no con el
mismo grado de implicación
que otros, pero acorde a
nuestras necesidades.
C.: Hay que ser conscientes
de que aportas en función
de tus posibilidades. Nunca
hemos dado la espalda a este
tipo de colectivos. Tocamos
en festivales, y no hemos
dejado de tocar en gaztetxes,
porque nos gusta
participar en esto.

D.: ¿Nunca os habéis planteado
trabajar con licencia
Creative Commons?

C.: En los sellos en los que
estamos una de las condiciones
que te ponen es llevarse
un porcentaje de la editorial,
que es lo que repercute de
tus derechos de autor. Casi
todos los sellos lo hacen. Las
licencias Creative Commons
son algo que está bien, yo
creo que la música debe estar
al alcance de todos. Al final,
creo que aun así alguien
intentará sacar tajada de
ello, y no precisamente el
más honrado.

El tema de la SGAE está
presente, y no actúa de una
forma limpia, es legal pero
no me parece justa ni de lejos.
Estamos ahí muchas veces
por obligación, por los
sellos en los que hemos estado.
Los sellos están tendiendo
a llevarse porcentajes
por otros lados porque
no recuperan la inversión
con las ventas.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador